Xiaomi no para de crecer: los números de la marca china que aprovechó la caída de Huawei


Xiaomi atraviesa un presente inmejorable en parte gracias a la caída de uno de sus principales rivales, Huawei, por el efecto de las sanciones de Estados Unidos. De acuerdo a los últimos informes, la tecnológica china duplicó sus beneficios en 2020, año en el que vendió un 17,5 % más de teléfonos inteligentes, y que lo posiciona detrás de Samsung y Apple.

Según la cuenta de resultados que la compañía remitió el miércoles a la Bolsa de Hong Kong, el beneficio neto se situó en 20.356 millones de yuanes (3.122 millones de dólares) en 2020, lo que supone un incremento de un 102,7 % frente al año anterior.

Sin embargo, Xiaomi también ofrece un cálculo ajustado de los resultados que excluye, entre otros factores, los efectos de los cambios en el valor de las inversiones de la compañía, y dejaría el beneficio neto en 13.006 millones de yuanes (1.995 millones de dólares), un 12,8 % superior a la misma cifra en 2019.

Xiaomi vendió un 17,5 % más de teléfonos inteligentes durante el 2020. Foto: REUTERS.

En los dos últimos años, la tecnológica ya elaboró cálculos alternativos ante la multimillonaria prima concedida en 2018 a su consejero delegado, Lei Jun, que hizo que en 2019 el beneficio neto cayese un 25,9 % pese a que su facturación aumentó en un 17,7 %.

En 2020, los ingresos de Xiaomi se elevaron en un 19,4 %, hasta los 245.866 millones de yuanes (37.711 millones de dólares).

Smartphones y mercados internacionales

La compañía sigue recibiendo la mayor parte de su facturación de su negocio de teléfonos inteligentes, que pasaron de reportarle un 59,3 % a un 61,9 % del total, después de que los ingresos de ese segmento se elevasen en un 24,6 % interanual.

Por su parte, los ingresos derivados de los llamados “productos de estilo de vida y del internet de las cosa (IoT)”, que van desde televisiones y portátiles a purificadores de aire o aspiradoras robot, avanzaron menos, un 8,6 %, y cayeron del 30,2 % del total al 27,4 %.

La facturación por servicios de internet, que sigue representando menos del 10 % del total, subió un 19,7 % en 2020, principalmente gracias a la publicidad y a los juegos.

En cuanto al reparto geográfico, China sigue siendo el principal mercado para Xiaomi aunque, de continuar la tendencia, es posible que pronto deje de ser así: en 2019 su peso fue del 55,7 % sobre el total de ingresos y en 2020, del 50,2 %, mientras que el 49,8 % restante ya proviene de mercados extranjeros.

La facturación en otros países -Xiaomi vende productos en más de un centenar de mercados- se elevó un 34,1 % en 2020.

A pesar de no tener presencia oficial en Argentina, la compañía destaca el papel de los países latinoamericanos entre sus mercados emergentes, al alcanzar la cuarta posición en ventas en el cuarto trimestre, lo que supone un crecimiento del 215 % y le reporta una cuota de mercado en ese territorio del 9,1 %, mientras que en el mismo período de 2019 era del 2,7 %.

Las expectativas de cara al 2021

Xiaomi vivió un 2020 positivo y eso se vio reflejado en la valoración de sus acciones en Hong Kong, que subieron más de un 200 por ciento.

Parte del optimismo de sus inversores se debió a que en esos últimos tres meses, la cuota mundial de mercado de teléfonos inteligentes de su rival Huawei se desplomó debido a las sanciones impuestas por Washington -que le impiden, entre otras cosas, acceder al sistema operativo Android-, cayendo por primera vez en seis años del top 5 de vendedores.

De hecho, entre los cinco primeros, Xiaomi fue la que más creció en el último trimestre al elevar sus ventas un 31 %, hito que también se trasladó al global del año, al crecer un 19 % en un contexto adverso, ya que las ventas mundiales celulares se redujeron un 7 %, según Canalys.

Xiaomi ocupa el tercer lugar del ranking de fabricantes de teléfonos a nivel mundial. Fuente: Counterpoint.

Xiaomi ocupa el tercer lugar del ranking de fabricantes de teléfonos a nivel mundial. Fuente: Counterpoint.

No obstante, tras la alegría del final de 2020 llegó la inesperada inclusión, a mediados de enero, de Xiaomi en una lista negra elaborada por EE.UU. de compañías con supuestos vínculos con el Ejército chino -que la firma siempre negó-, lo que venía acompañado de la prohibición para los inversores estadounidenses de comprar sus acciones.

Esto supuso que los títulos de Xiaomi perdiesen más de un 33 % de su valor en menos de dos meses e hizo que su directiva anunciase, el pasado 12 de marzo, un plan de recompra de acciones valorado en 10.000 millones de dólares hongkoneses (1.289 millones de dólares) para demostrar confianza.

Sin embargo, un día después un juez estadounidense dio la razón a un recurso presentado por Xiaomi contra la decisión de Washington al considerar que los argumentos que probarían los supuestos vínculos con las Fuerzas Armadas chinas era “profundamente defectuosa”, y desde entonces las acciones de la compañía han subido casi un 24 %.

Con información de EFE.



Fuente