VIH-sida: la "Paciente de Buenos Aires", un caso único que genera asombro en el mundo


Fue durante un pase médico habitual, mientras discutían casos de distintos pacientes, cuando las infectólogas Analía Urueña e Isabel Cassetti se convencieron de que estaban frente a uno totalmente diferente. Se trataba de una mujer con VIH, que había debutado con enfermedad avanzada (sida) y que tras suspender el tratamiento seguido durante una década, no experimentaba rebote de la carga viral. Tras más de 12 años sin medicación, casi no se hallan rastros de virus en su organismo, a tal punto que ya no tiene anticuerpos contra el VIH, su test hoy es negativo. La “Paciente de Buenos Aires” es un caso único a nivel mundial, estudiado en profundidad entre Argentina y Estados Unidos, para el que todavía no se encuentra explicación.

Pérdida de peso, visión borrosa, debilidad en el lado izquierdo del cuerpo y fiebre fueron los síntomas que la llevaron a la consulta en 1996. En el Hospital Naval, donde quedó internada, la testearon para VIH y dio positivo. Además, por sus síntomas neurológicos, se le indicó una resonancia de cerebro, que mostró lesiones compatibles con la infección, que se sometieron a biopsias.

El cuadro de la mujer, hoy de 56 años, era avanzado: su recuento de linfocitos CD4, actores claves del sistema inmunológico, era muy bajo, por lo que sus defensas estaban debilitadas. Inició un tratamiento antirretroviral (TARV) con tres drogas y evolucionó favorablemente, tras lo cual obtuvo el alta.

En 1997 comenzó a atenderse en Helios Salud, fue una de las primeras pacientes de la institución. “La conozco en 2005, al reemplazar a la doctora que la atendía. Tenía bastante toxicidad por la medicación, principalmente lipodistrofia, un trastorno de la distribución de la grasa (que con los antiguos antirretrovirales era muy frecuente) y una dislipemia bastante marcada, estaba muy cansada de tomar los comprimidos que le caían muy mal y, a su vez, los tomaba bastante mal. A pesar de eso, su carga viral estaba indetectable, pero sabemos que eso puede fallar con el tiempo y terminar generando resistencia”, cuenta Analía Urueña.

Los esfuerzos por mejorar la adherencia al tratamiento no llegaron a buen puerto por lo que, debido a los efectos adversos que presentaba, en 2007 decidieron hacer una suspensión programada de la medicación. Aclaración importante: esa conducta no se recomienda en la actualidad, advierten las médicas.

“En la gran mayoría de las personas que viven con VIH la suspensión no está recomendada porque enseguida hay rebote, sube la carga viral, los virus se replican, eso impacta en el sistema inmune, las defensas bajan y puede haber complicaciones clínicas”, enfatiza Cassetti. Además, la gran mayoría de las personas bajo tratamiento mantiene su carga viral indetectable, lo que también vuelve intransmisible al virus.

“Después aprendimos que los pacientes que suspenden la medicación con el tiempo pueden reaccionar peor. No es algo aconsejable para hacer -insiste Urueña-. Pero en ese momento lo hicimos y sorprendentemente ella no tuvo un rebote de carga viral.”

El virus, que le había provocado a la mujer enfermedad avanzada y por el que ya no recibía tratamiento hacía años, prácticamente era inhallable: las pruebas de anticuerpos daban negativas y tampoco se encontraba ADN del virus. “Parecía una persona que nunca había tenido VIH”, afirman.

Analía Urueña sigue a la paciente desde 2005.

A fondo

Al advertir la excepcionalidad del caso, las médicas resolvieron estudiarlo en profundidad. Recurrieron al laboratorio de Virología del Hospital Garrahan y trabajaron junto a la doctora Andrea Mangano. Descartaron así que la mujer presentara características de los “controladores de élite”, que controlan naturalmente la infección sin necesidad de tratamiento (se estima que representan entre el 0,5 y 1,5% de la población con VIH).

En 2014, Urueña presentó el caso en un congreso internacional. Entre los asistentes, la escuchaba Clifford Lane, director adjunto de Investigación Clínica y Proyectos Especiales del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas (NIAD, por sus siglas en inglés), que integra los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH), quien les sugirió realizar allí estudios de mayor complejidad.

La paciente viajó acompañada por sus dos médicas en dos oportunidades, en 2015 y 2017, a la sede de los NIH, en Bethesda, Washington. Tras firmar el consentimiento informado, se sometió a biopsias de ganglios linfáticos, 30 de intestino, leucoféresis (análisis de células de la sangre más específicos) y punción lumbar para la obtención líquido cefalorraquídeo, con el objetivo de buscar reservorios del virus.

Los estudios, realizados en diferentes laboratorios especializados de Estados Unidos, hallaron trazas o fragmentos de virus en la biopsia de cerebro, en el ganglio linfático y respuesta celular T a los antígenos del VIH. Eso documenta que la paciente estuvo infectada, pese a que el testeo da negativo.

Para confirmar que el diagnóstico de VIH realizado en 1996 no se tratara de un falso positivo, las médicas pudieron además rescatar una muestra de tejido cerebral almacenada en el Hospital Naval, que confirman que estaba infectada en ese momento.

“Se trata del primer informe de seroreversión completa (N de R: es decir, pérdida de anticuerpos), supresión prolongada del virus tras el tratamiento, un reservorio de VIH profundamente pequeño y células T específicas de VIH persistentes en un adulto con sida previo”, concluyen las médicas argentinas, junto a Clifford Lane y otros investigadores del NIH en un artículo recientemente publicado en el Open Forum Infectious Diseases. La última medición con carga viral indetectable se informó en febrero de 2020.

Es un caso único entre los controladores postratamiento“, dice Cassetti. Los controladores postratamiento son una población especial dentro de las personas que viven con VIH que mantienen la carga viral indetectable sin tratamiento por largo tiempo. La serie más amplia descripta hasta el momento es la cohorte Visconti, que reúne 27 casos. 

“Cada controlador postratamiento es único. Este caso de Buenos Aires es interesante debido a la evaluación clínica, inmunológica y virológica muy completa“, dijo en diálogo con aidsmap.com Asier Saez-Cirion, investigador principal del estudio VISCONTI, en el que no está la paciente argentina.

Las características que configuran a la “Paciente de Buenos Aires” como caso excepcional es que se trata de una persona con enfermedad avanzada con remisión virológica sostenida sin medicación antirretroviral durante 12 años, uno de los ejemplos más largos de control postratamiento, además de la pérdida de anticuerpos, un fenómeno muy inusual. “Se piensa que al tener poca cantidad de virus, no actúan como antígenos para generarlos”, explica Cassetti.

Cassetti en la actualidad es una de investigadoras del estudio local de una vacuna preventiva frente al VIH. Foto Lucía Merle.

Cassetti en la actualidad es una de investigadoras del estudio local de una vacuna preventiva frente al VIH. Foto Lucía Merle.

Berlín-Londres-Buenos Aires

¿Es similar a los casos de los pacientes de Berlín y de Londres? No. Timothy Ray Brown -quien murió en septiembre a causa de una leucemia- y Adam Castillejo llegaron a curarse del VIH luego de recibir trasplantes de médula ósea para tratar las enfermedades oncohematológicas que padecían. En ambos casos, se buscaron donantes con la mutación CCR5, que otorga inmunidad natural frente al virus. En el caso de la argentina, no hubo ninguna intervención dirigida. Y Brown, incluso, había conservado los anticuerpos.

En este caso no se habla de cura real, que implica que no haya virus en sangre periférica ni tampoco en ningún reservorio. Algunos autores hablan de cura funcional, concepto que las investigadoras prefieren evitar y en su lugar hablar de remisión virológica sostenida.

 “Si bien no es claro de qué forma esta paciente logró controlar el virus, este caso abre la puerta para futuras investigaciones que nos lleven a encontrar los mecanismos del control del virus y diseñar las estrategias que lleven a una cura definitiva del VIH”, sostienen.

“El artículo es muy interesante. Es uno de los pocos casos en los que se puede hablar de control postratamiento, en este caso prolongado. Y tiene la particularidad de ser una paciente que tiene una historia clínica que indica que reunía los criterios de una enfermedad avanzada”, afirma en diálogo con Clarín el infectólogo Pedro Cahn, director científico de la Fundación Huésped y referente argentino en investigación en VIH-sida, que no participó de la investigación.

“Creo que esto hay que mirarlo de dos maneras -añade Cahn-: no generar expectativas en la población general que vive con VIH que puedan llevar a pensar que la cura está a la vuelta de la esquina; pero al mismo tiempo es muy estimulante ver que hay casos en los que la situación de remisión postratamiento se produce. Eso indica que estamos en el buen camino de seguir buscando alternativas para poder obtener una cura. Es una señal positiva, hay que felicitar a las autoras por el trabajo, que está muy bien hecho y documentado, pero al mismo tiempo advertir a la comunidad sobre que es un caso que abre el camino para más estudios, no para efectos prácticos en el consultorio al día de hoy.”

Urueña destaca un artículo titulado Aprendiendo de las excepciones. “Y esto es una excepción. Un caso muy raro, único. La idea de estudiar a estas personas es tratar de encontrar algo en común“, afirma.

“Esto sirve para decirle a la comunidad científica ‘hay pacientes que pueden ser diferentes’ y que vale la pena profundizar en eso. Pero sin perder el foco de nuestra actualidad: tenemos que testear y tratar a más gente, avanzar en la profilaxis preexposición (PrEP), ya que la epidemia sigue creciendo”.



Fuente