Una actriz de Ni idea reveló que padecía anorexia y casi sufre un ataque cardíaco en la filmación


Después de pelear por un lugar en la industria, por fin era parte central de una película que se convertiría en hito para toda una generación. Sin embargo, una de las actrices principales de Ni idea acaba de revelar que mientras filmaba aquella comedia adolescente de 1995, atravesaba el peor calvario de su vida.

En el podcast Celebrity Catch Up: Life After That Thing I Did, Elisa Donovan, quien interpretó a la pelirroja Amber Mariens, reveló que estuvo a punto de sufrir un ataque cardíaco durante la filmación, como resultado de una anorexia grave.

“Sufría de anorexia, pero lo negaba”, recordó Donovan, de 50 años. “En aquel momento, quizás tuve tres o cuatro días libres en una semana, y casi me da un infarto”, agregó.

Según Donovan, un amigo suyo tuvo que llevarla a un centro de atención de urgencia en ese momento. “El médico empezó a hablarme sobre los trastornos alimentarios”, recordó. “Y dije, ‘Bueno, estás loco’, porque pensé que estaba demasiado gorda para ser anoréxica, una reacción que es parte de la enfermedad”, afirmó.

“En ese momento, tenía mucho miedo de perder mi trabajo. Mi vida había comenzado a despegar de la manera que yo quería con mi carrera, y me preocupaba que esto de repente fuera un impedimento”, rememoró.

Según contó, en ese momento se dio cuenta de que necesitaba ayuda con sus problemas alimenticios. “Inicialmente, la única razón por la que comencé a buscar ayuda fue porque me preocupaba no poder continuar trabajando”, confió. “Pero, en última instancia, eso no es lo que te ayuda a recuperarte. Tiene que provenir de un lugar más puro, de querer ser mejor”, indicó.

Esa decisión de buscar un tratamiento profesional la tomó en medio de la filmación. “La película cambió mi vida de muchas maneras. Incluso, me ayudó a estar saludable”, evaluó. Luego de “varios años de terapia, amor propio y amor”, finalmente pudo superar su trastorno.

Sobre el tema, la actriz le explicó a People: “Habiéndome recuperado de la anorexia hace muchos años, he convertido en una forma de vida el no hablar de mi cuerpo, o de tu cuerpo, o del cuerpo de otra persona”, explicó. “Aprendí hace mucho tiempo que, en esencia, los trastornos alimentarios y los problemas de ‘imagen corporal’ tienen muy poco que ver con el cuerpo físico. Se trata de control, perfección y el tamaño de nuestros sentimientos y deseos, no del tamaño de nuestras caderas“, afirmó la actriz.

“A través de mi perseverancia y cuidado, he llegado a estar agradecido por los desafíos que una vez enfrenté. Porque mi recuperación me hizo trabajar sobre la base espiritual desde la que ahora llevo mi vida, sino que también me dio un gran conocimiento y una visión de la verdadera metas y deseos que tengo para mi futuro“, finalizó.



Fuente