Un dueto que se las trae: arañuelas y trips


Ambas plagas afectan la capacidad fotosintética de las hojas del cultivo de soja y, en casos graves, provocan su caída prematura.

Poseen características comunes: son polífagos, de alto potencial reproductivo, intervalos generacionales cortos y ocasionalmente vectores de enfermedades virósicas. Su control químico es difícil ya que suelen ubicarse en sectores protegidos de la planta y porque además generan infestaciones continúas durante el ciclo del cultivo.

Complejo de Trips
Este grupo lo integran diferentes especies como Frankliniella schultzei, Thrips tabaci y Caliothrips phaseoli, siendo esta última, la especie que presenta mayor reporte de daño en nuestro país. Poseen un aparato bucal con estiletes con los que raspan la epidermis para succionar savia y así, provocan la muerte de los tejidos y generan una vía de entrada de patógenos al cultivo.

Su ciclo biológico es relativamente corto, entre huevo y adulto pueden transcurrir de 12 a 15 días y tiene un período prolongado de oviposición que puede llegar a los 30 días. Esto dificulta su control, sumado a que los huevos se ubican en la cara inferior de los folíolos y a que suele reaparecer la plaga a los 15 días del tratamiento ya que los adultos se protegen en el suelo. Además, la plaga avanza desde los estratos inferiores de las plantas, por lo que el control tiene que asegurar una buena penetración en el canopeo.

Arañuelas
La arañuela roja (Tetranychus sp.) mide entre tres y cuatro milímetros y vive debajo de una fina tela en el envés de las hojas. Tienen estiletes bucales con los que extrae jugos de las células, provocando pérdida de superficie fotosintética, agua y acelerando su envejecimiento.

Su ciclo biológico es bastante corto y tiene rápido desarrollo, con generaciones superpuestas. Esto hace que, en poco tiempo, alcanzan importantes niveles de infestación, provocando folíolos totalmente “amarronados”, un cuadro virtualmente irreversible.

La arañuela empieza en pequeños grupos que se identifican por una coloración más pálida en su inicio (se aprecian zonas más claras), daño que suele atribuirse al déficit hídrico y despreciarse. Pero si persiste el calor el crecimiento de la plaga y el deterioro del cultivo son exponenciales, afectando severamente el potencial productivo.

INFORME DE SITUACIÓN
La semana pasada no llovió y en varias zonas ya se acumulan entre dos y tres semanas sin precipitaciones importantes. Esta situación está provocando “manchoneo” en los cultivos y aparición de trips y arañuelas en varios lugares alrededor de San Francisco (Luxardo, Colonia Castelar, Colonia Prosperidad y Morteros).

En el resto de la zona, la evolución de los cultivos es óptima. En muchos lotes se aplicaron fungicidas e insecticidas esta semana.

CAPTURAS EN TRAMPA DE LUZ E INFORME DE CAMPO
En la tabla 1, se observa de manera conjunta la evolución de los recuentos en la trampa de luz en relación a la semana anterior y las observaciones realizadas a campo, durante los últimos siete días.

Tabla 1: Evolución de las capturas en trampa y observaciones a campo

En la tabla 2, se presenta el estado de situación en relación a la presencia de enfermedades en soja. La guía de observación que utilizan los colaboradores de campo relaciona la presencia de la enfermedad (Incidencia) y la intensidad de su ataque (Severidad), en ambos casos las opciones de respuesta son baja o alta.

Tabla 2 presencia de enfermedades en soja (observaciones a campo).

En la figura 2, se presenta la evolución en las capturas de adultos en trampa de luz.

Informe realizado en base a las capturas de la trampa de luz del IPEA Nº 222, a cargo de la Ing. Agr. Florencia Ghizzoni.



Fuente