Tras el gran arranque de Red Bull, ¿Max Verstappen solo puede con Mercedes?


La Fórmula 1 recuperó en este 2021 la emoción que parecía no iba a reencontrar hasta el cambio reglamentario que se pospuso por la pandemia. La emoción se vivió desde la primera fecha, en Baréin, cuando los límites de pista impidieron la victoria de Max Verstappen, que debió cederle el lugar a Lewis Hamilton en una lucha que se estiró hasta la bandera a cuadros. Sin embargo, surge un interrogante: ¿el neerlandés compite solo contra los dos Mercedes?

Así pareció en Imola, donde Checo Pérez cometió errores que lo condenaron al 11° puesto, al contrario que Verstappen, quien tras sobrepasar a Hamilton con una maniobra al límite en el inicio, lideró en soledad el segundo Gran Premio.

En cambio, el fin de semana pasado en Portugal, el mexicano fue competitivo y eso le permitió a Red Bull implementar un juego de equipo. ¿Cómo? Mantuvo a Checo en la pista todo lo que pudo hasta su único pit stop para que Verstappen recortara la distancia con los Mercedes y terminara segundo.

Incluso, el equipo austríaco hasta dejó en ridículo a Mercedes, que casi paga cara la estrategia de hacer entrar a Bottas una vuelta antes para lograr el punto extra por el giro más rápido. Los límites de pista -una vez más- evitaron el éxito del neerlandés y el que río último fue la escudería alemana con dos pilotos en el podio y la vuelta rápida.

“Tuvimos una superficie bastante anormal, viento extremo y condiciones frescas en Portugal, así que si conseguimos una Barcelona bastante estándar, creo que podrás ver dónde están nuestras fortalezas y debilidades. Lo que podemos ver en cada sesión es que es increíblemente ajustado. Creo que el mayor ganador de eso es la Fórmula 1. Y si sigue así durante 23 carreras, será muy peleado, cabeza a cabeza”, analizó Christian Horner, el jefe de equipo de Red Bull.

En Portimao, además, Red Bull mostró modificaciones aerodinámicas que por las condiciones de pista y el problema de agarre de los neumáticos no pudo probar al ciento por ciento, algo que espera lograr en el Gran Premio de España de este fin de semana.

Los cambios no involucran solo una parte del auto, sino que van de adelante hacia atrás, con conductos de freno delanteros modificados, una disposición de bargeboard reconfigurada, cambios en el borde exterior de la forma del piso y las diversas paletas, que convergen hacia un nuevo difusor, donde está la clave del funcionamiento aerodinámico. En ese sentido, quedó al descubierto un cambio significativo en la parte central del extractor.

Sin referirse específicamente a lo técnico, Verstappen reconoció que prefiere esperar “a Barcelona y ver cómo será la progresión desde el inicio de temporada hasta esa pista”. “Este fue un fin de semana un poco extraño en términos de agarre, pero claramente todavía tenemos que mejorar y hacerlo mejor porque deberíamos ser más rápidos en cada pista y en cada condición, porque la pista es la misma para todos”, remarcó.

Con lo que se mostró entusiasmado fue con su lucha con Hamilton. “Ha sido realmente genial, especialmente cuando compites con un piloto que sabes que puedes llegar al límite absoluto, supongo que puedes confiar el uno en el otro para correr súper duro. Siempre tengo plena confianza en Lewis de que todos nos damos suficiente espacio”, explicó.

El heptacampeón concordó: “Creo que, naturalmente, se debe al respeto y creo que ambos son muy, muy difíciles pero justos, y creo que eso es lo que hace que las carreras sean excelentes y los pilotos de carreras excelentes y creo que continuaremos manteniéndolo limpio y al límite”.

Lewis Hamilton y Max Verstappen en la que parece ser la batalla del año. 
Foto: EFE/EPA/JOSE SENA GOULAO

Lewis Hamilton y Max Verstappen en la que parece ser la batalla del año.
Foto: EFE/EPA/JOSE SENA GOULAO

Pese a esa buena relación entre los pilotos, en Mercedes miran con preocupación este arranque tan bueno de Red Bull. “Tenemos muchas cosas de las que preocuparnos en nuestra lista”, reconoció el director de ingeniería en pista de la escudería alemana, Andrew Shovlin, de cara a la cita en Barcelona.

“Puede hacer bastante calor allí. Barcelona se parece un poco más a Baréin en el sentido de que siempre estás sobrecalentado, y Baréin no fue un lugar muy amable con nosotros en algunos aspectos. Es un asfalto que se está volviendo bastante agresivo y le da a los neumáticos un trato difícil. Acabamos de hacer dos circuitos que han estado bastante fríos y ha sido bastante difícil colocar los neumáticos en la ventana correcta”, admitió.

Al igual que Horner, Shovlin predijo que la lucha por el campeonato “será muy ajustada”. “Creo que todo el año va a ser así y tenés que disfrutar de la competencia y no dejar que te estreses demasiado porque va a ser un año largo y duro”, concluyó.



Fuente