Tinnitus: de qué se trata la condición que afecta a Luis Miguel


Un pitido, un zumbido, un rugido percibido de manera constante o intermitente. Quienes padecen tinnitus (o acúfeno) escuchan sin ninguna fuente acústica externa sonidos molestos. La segunda temporada de la serie Luis Miguel puso el foco sobre esta condición que afecta al cantante desde hace años y que, se estima, presenta entre un 15 y un 30 por ciento de la población, aunque solo entre el 1 y 2 por ciento se trata de grados severos e irreversibles.

¿Cómo se escucha un sonido sin que se genere en el ambiente? La respuesta tiene que ver con la percepción: “Hay una alteración a nivel periférico, y eso se traduce en un cambio en el estímulo que se produce a nivel del sistema nervioso central, y es ahí donde se generan los cambios que hacen que se perciban zumbidos. El zumbido no se percibe porque el oído lo genere, sino porque la corteza lo interpreta en forma errónea”, explica Analia Nicassio, otorrinolaringóloga del Hospital Italiano.

Si se experimenta de manera severa, el tinnitus puede afectar no solo la audición sino también la calidad de vida. Foto ilustrativa Shutterstock.

El tinnitus no es una enfermedad, sino un síntoma que “se manifiesta cuando existe algún daño o alteración en la vía auditiva, y el paciente suele referirlo en uno, en ambos oídos o en la cabeza. Están asociados a deterioro auditivo en el 90 por ciento de los casos”, expone Nicassio, y aclara: “es la pérdida auditiva la que puede desencadenar un acufeno, y no lo contrario”.

Qué la origina y cómo prevenirla

Las causas de esta condición son variadas: “pueden ser genéticas, un trauma acústico, golpes en la cabeza o latigazos, enfermedades del oído asociadas a vértigo o a pérdida auditiva, enfermedades del sistema nervioso central, entre otras”, enumera la doctora Carolina Binetti, jefa del Servicio de Otorrinolaringología del Hospital Británico, que cuenta con un equipo especialmente dedicado al tratamiento de personas con enfermedades de oído.

Por eso, la única forma de prevenirlo es cuidar la audición en los casos en que están referidas a fuertes ruidos o golpes: ”Por ejemplo, si uno realiza un trabajo en que debe utilizar protección auditiva, debe usarse en forma correcta y deben ser los protectores acordes al nivel de ruido. También si un músico toca en una banda de rock, debería utilizar tapones con filtro para evitar el daño auditivo por la exposición periódica, sin perder calidad auditiva”, refiere.

Y aclara: “El volumen sonoro en discotecas y recitales debe ser controlado y siempre hay que evitar exponerse a un sonido de parlantes en forma cercana, elegir dónde ubicarse en lugares con ruido o si se camina cerca de una manifestación, taparse los oídos, por si tiran alguna bomba de estruendo que pueden ser muy dañinas para la audición”.

El volumen sonoro en recitales y discotecas debe ser regulado para que no afecte a la audición. Foto Shutterstock.

El volumen sonoro en recitales y discotecas debe ser regulado para que no afecte a la audición. Foto Shutterstock.

En este sentido, la exposición a altos sonidos por tiempo prolongado puede agravar el cuadro, como explica el doctor Zernotti, Jefe de Servicio de Otorrinolaringología del Sanatorio Allende de Córdoba y referente de MED-EL: “La información queda guardada en el sistema nervioso central, el zumbido deja de pertenecer al oído y pasa a ser producto de esa grabación que funciona como una memoria, razón por la cual el sonido aparece permanente y principalmente al estar en silencio”.

¿Puede tratarse?

“La percepción del acúfeno es muy perturbadora inicialmente pero, en general, si el paciente efectúa una evaluación de la señal y no lo encuentra como un estímulo negativo, la percepción deja de estar presente todo el tiempo a nivel de la conciencia. Decimos, en ese caso, que generó habituación” explica Nicassio.

Ese sería de alguna manera el objetivo del tratamiento, cuyo abordaje dependerá de las características de cada caso. “El tratamiento del acúfeno es un desafío para los otorrinolaringólogos. El ‘consejo médico’, esto es, el proceso de asesorar al paciente con el objetivo de enseñar estrategias para minimizar el impacto en su calidad de vida; es el punto inicial”, agrega la especialista.

La “habituación” es una función del cerebro que hace que podamos adaptarnos a estímulos externos recibidos, por lo que muchos quedan bloqueados y no llegan a ser conscientes. Los tratamientos buscan que el paciente deje de percibir el sonido que le molesta.

“La estimulación auditiva es una forma de tratamiento que busca favorecer la ‘habituación’. Son ejemplos de ella la terapia de reentrenamiento auditivo, el uso de generadores de ruido, enriquecimiento de sonido ambiental y audífonos, si el deterioro auditivo lo requiere”, agrega Nicassio.

Los golpes en la cabeza pueden ser una de las causas del tinnitus. Foto Shutterstock.

Los golpes en la cabeza pueden ser una de las causas del tinnitus. Foto Shutterstock.

“La terapia cognitivo conductual es una parte importante del tratamiento, que se encarga de mejorar el aspecto emocional del paciente y permite transformar las emociones negativas que se desencadenan por la percepción del acúfeno en ideas positivas que ayuden al paciente” detalla.

Aún no se cuenta con fármacos específicos para la afección en si misma, sino que pueden medicarse los síntomas asociados, como insomnio, ansiedad o depresión.

La gran pregunta es si esta condición es reversible. “En algunos casos lo es, sin embargo generalmente se logra disminuir la molestia asociada al tinnitus y que el mismo resulte menos intrusivo en la vida de quien lo padece, esto mejora mucho la calidad de vida”, cierra Binetti.



Fuente