Tesla está construyendo una megabatería para solucionar los problemas de electricidad en Texas


Los cortes de electricidad podrían convertirse en un recuerdo del pasado, al menos en las afueras de Houston, gracias a una megabatería de Tesla diseñada por Elon Musk, que se conectará a la misma red energética que estuvo al borde del colapso en la helada de febrero y podría dar servicio a 20 mil hogares.

Este martes trascendió que una subsidiaria de Tesla llamada Gambit Energy Storage LLC está construyendo un proyecto de almacenamiento de energía de más de 100 megavatios en Angleton, Texas, una ciudad a unos 65 kilómetros al sur de Houston.

Lo interesante de esta iniciativa energética es que esto se podría conseguir sin aumentar el costo por vatio de la electricidad.

El ‘truco’ consistiría en recargar la batería gigante de Tesla sólo durante las horas en las que la electricidad está más barata. Cuando la demanda y por lo tanto los precios, aumenten y empiecen los problemas de suministro, la energía almacenada podría entonces ser repartida.

Pero no se trata de un proyecto que se enreda en interminables estudios y consideraciones logística. El Consejo de Confiabilidad Eléctrica de Texas (ERCOT) le aseguró a Bloomberg que el sistema comenzará a operar los primeros días de junio.

Semanas atrás, cuando una tormenta invernal azotó Texas, se desencadenó una interrupción de energía eléctrica por varios días que dejó a millones de personas sin el servicio.

En ese momento, Musk se burló del ERCOT, el grupo sin fines de lucro que administra el flujo de energía eléctrica a más de 26 millones de clientes. “No merece esa R”, escribió en Twitter, aludiendo a la confiabilidad (Reliability) del nombre.

La “batería gigante” en realidad sería una gran instalación, controlada y monitorizada a distancia y sin personal en el sitio. Estaría a una cierta distancia de los hogares a los que proporciona servicio y oculta por vegetación para no afectar al paisaje.

Las baterías a escala de servicios públicos son necesarias para almacenar la electricidad producida por el viento y la energía solar, pero también pueden convertirse en oportunidades lucrativas.

Al almacenar el exceso de electricidad cuando los precios y la demanda son bajos, los propietarios de baterías pueden venderla a la red cuando los precios son altos.

El proyecto tiene una fecha de operación comercial propuesta para el 1 de junio. Mark Felix/Bloomberg

El uso de baterías para este rol evita las batallas contenciosas de permisos para nuevas líneas de transmisión. Además, las baterías pueden hacer cosas útiles cuando la red no se enfrenta a una escasez de energía, lo que agrega valor en relación con los cables que solo transmiten energía.

Tesla ha pasado años expandiéndose en la dirección de la tecnología energética residencial. En marzo de 2015, Musk reveló un producto de batería para el hogar, denominado Powerwall, con un evento llamativo en su estudio de diseño cerca de Los Ángeles, al que asistieron decenas de ejecutivos de empresas de servicios públicos y energía.

Un año después, Tesla adquirió SolarCity, el instalador de paneles solares fundado por Musk y sus primos. Musk luego anunció un “techo solar” que ha pasado por varias iteraciones sin convertirse en un fuerte competidor en el mercado.

SL



Fuente