‘Star Wars: La Remesa Mala’: un gran espectáculo que engancha con las peculiares aventuras de la Fuerza Clon 99


‘Star Wars: La Remesa Mala’ ya está aquí. No por casualidad Disney+ ha elegido el 4 de mayo, un día de lo más especial para la saga creada por George Lucas, para estrenar esta continuación de ‘The Clone Wars’ a partir de un grupo de clones que ya fueron presentados a los fans de la saga en dicha serie.

Por mi parte, he tenido la oportunidad de ver los dos primeros episodios, pero hoy solamente se lanza el primero y voy a centrarme exclusivamente él. Quizá os parezca poco, pero es que se trata de capítulo de más de 70 minutos de duración que combina la necesidad de plantear una historia que enganche al espectador con otra serie de elementos para que quede claro que ‘Star Wars: La Remesa Mala’ haya conseguido rápidamente un hueco entre las series que hay que ver.

El arranque de ‘Star Wars: La Remesa Mala’ coincide con la ejecución de la Orden 66, la misma que llevó a un exterminio de la práctica totalidad de jedis y al ascenso del Imperio. Todos esos detalles que ya conocíamos están ahí, pero planteados desde una perspectiva fresca al centrarse en unos personajes que dan forma a la Fuerza Clon 99 que por sus particularidades no se ven obligados a acatar la orden.

Una buena puerta de entrada

Obviamente, aquellos que hayan visto ‘The Clone Wars’ estarán más familiarizados con ellos y con ciertos apuntes que se hace sobre su pasado -y no me cabe duda de que seguirá sucediendo en episodios venideros-, pero no es imprescindible haber visto esa otra serie para poder disfrutar de lo que plantea ‘La Remesa Mala’. Si eso suponía un obstáculo para poder darle una oportunidad, no temáis.

Y es que la presentación de todos los miembros de La Remesa Mala está planteada de tal forma que sirve como carta de presentación sin que esa sea realmente su función. Un equilibrio difícil de conseguir que se hace a través de una misión en la que quedan claras las habilidades y características de todos ellos mientras hacen su trabajo.

De esta forma, los primeros 20-30 minutos de episodio sirven a modo de avanzadilla para situarnos en un momento muy importante dentro de la cronología de Star Wars. Una guerra ha llegado a su fin pero no está del todo claro cómo va a ser la galaxia a partir de entonces. Para ello, la serie de Disney+ se adentra dentro del imperio, donde existen ciertas dudas sobre la conveniencia de seguir utilizando a los clones.

Es ahí donde un elemento inestable como la Remesa Mala se erige como principal hilo conductor primero para ver que la versión oficial que se está vendiendo de la historia puede que no sea la real y más tarde para convertirse en una especie de rebeldes, creando así una tónica entre los personajes que, hasta cierto punto, conecta a la serie con el estilo de ‘Rogue One’.

Muy efectiva en todos los frentes

Remesamala

Sin embargo, aquí no existe una premura tremenda a la hora de cumplir una misión, pues el primer episodio sirve para plantear la necesidad de ir por libre, algo que no está exento de tensiones y sorpresas dentro del propio grupo. Un detalle clave para que el lado más básico del relato nunca haga que se resienta la serie, pero sin que ello suponga recurrir a la sorpresa por la sorpresa. Todo tiene su sentido.

Visualmente es cierto que uno quizá hubiese agradecido una mayor inventiva en lugar de una continuidad tan marcada respecto a su predecesora, pero eso no quita para que funcione bastante bien, sobre todo en las escenas en las que el espectáculo pasa a primera plana, ya sea en el campo de batalla o en un entrenamiento que acaba complicándose más de lo inicialmente previsto.

A eso hay que añadir un cuidado desarrollo de personajes. Es cierto que en el primer episodio no se atisba mucho más allá de la superficie, pero es más que suficiente para que uno se interese por los protagonistas y les coja cierto cariño. Tampoco me quiero olvidar del gran trabajo vocal de Dee Bradley Baker para dar a cada uno de ellos su propia personalidad.

En resumidas cuentas

Cartel Remesa Mala

Ahora habrá que ver cómo evoluciona todo en episodios venideros, ya que, a priori, ninguno tendrá una duración tan abultada como el primero y eso deja menos margen de lo que se puede hacer en cada uno de ellos. Eso sí, yo tenía ciertas dudas sobre sí iba a engancharme y he quedado tan satisfecho que no me cabe duda que estaré ahí como un reloj cada vez que aparezca un nuevo episodio en Disney+-



Fuente