Sony asegura tomarse en serio las acusaciones de discriminación, pero insiste en que la demanda sea desestimada


Mientras los conflictos judiciales y de plantilla en Activision Blizzard todavía están pendientes de ser resueltos, un nuevo frente sobre la discriminación se ha abierto en la industria. Sony ha recibido una demanda por parte de una antigua empleada a la que se han sumado otras ocho mujeres con diversas acusaciones de ambiente hostil en la empresa.

Mientras todavía se mantiene a la espera una audiencia sobre el caso en abril, Sony ha reiterado su posición de que se desestime la demanda. La compañía japonesa, tal y como desvela Axios, asegura tomarse “en serio” todas las acusaciones, pero tiene claro que no existen datos suficientes que permitan respaldar la propia demanda.

Emma Majo, demandante original, ha buscado ampliar su testimonio recogiendo el de más trabajadoras de Sony a lo largo de los Estados Unidos, ya que considera que se trata de una situación extendida y común en la empresa.

Sony reconoce las problemáticas sufridas por todas aquellas que se han sumado a la causa de Majo, lo que ha derivado en que “SIE [Sony Interactive Entertainment] ha abordado o abordará los problemas planteados a su debido tiempo, ya que SIE valora a sus empleadas y toma medidas proactivas para garantizar que tengan todas las oportunidades para prosperar y ser escuchadas.”

Es la segunda vez que Sony se pronuncia sobre su posible camino hacia un juicio, ya que anteriormente se mostró contundente al no considerar que la demanda posea la suficiente validez probatoria como para seguir adelante.

Los testimonios de Majo y el resto de trabajadoras abordan cuestiones como insinuaciones fuera de lugar por parte de compañeros, falta de atención a las propuestas creativas, comentarios denigrantes y grandes dificultades para recibir ascensos.



Fuente