Sin autocrítica, Steven Soderbergh habló tras el fracaso del Oscar 2021


La autocrítica brilló por su ausencia en los primeros comentarios públicos que hizo el director Steven Soderbergh después de los decepcionantes resultados de la última ceremonia de entrega del Oscar, de la que fue uno de los productores junto a Stacey Sher y Jesse Collins.

“Hay que entender que este show fue visto por nosotros y por la Academia como una gran oportunidad para hacer algo diferente”, se excusó Soderbergh, responsable del armado de una transmisión televisiva que fue calificada casi de manera unánime como un enorme fracaso, al punto que obtuvo los registros de audiencia televisiva más bajos de toda la historia del premio. “Hay cosas que funcionaron y otras que no. Cosas que al público le gustaron y otras que no. Ese es el punto”, dijo en una conversación con el diario Los Angeles Times.

También justificó algunas de las decisiones más cuestionadas de la organización de la ceremonia, que se celebró el domingo 25 de abril y cuyos escasos logros dieron la vuelta al mundo. Reveló, por ejemplo, que la decisión de cambiar el orden de anuncio de los premios principales y dejar para el final el reconocimiento a los mejores actores ya estaba resuelta con mucha anterioridad. “Lo discutimos desde enero, antes del anuncio de las nominaciones. Estábamos convencidos, y creo que con bastante fundamento, de que la palabra de los actores tiene más carga dramática que la de los productores”, señaló.

Soderbergh recordó que este año el gran favorito para ganar el premio al mejor actor era Chadwick Boseman. A la convicción previa sobre el poder de la palabra de los actores, los productores le sumaron la posibilidad cierta de que la viuda de Boseman, Simone Ledward, repitiera el discurso de agradecimiento de altísimo poder emotivo que entregó después del premio póstumo para Boseman en los Globo de Oro. “Si eso ocurría hubiésemos vivido un momento tan devastador que volver para atrás hubiese sido imposible. Yo dije que si llegaba a darse la eventualidad de que Boseman ganara y su viuda hablara teníamos que considerar seriamente que ese momento debía ser el cierre del show”, admitió.

También defendió la idea de haberle dado un nuevo giro narrativo al Oscar, aunque por lo que se vio en la ceremonia la mayoría no lo entendió. Dijo que se logró el efecto buscado de poner en escena la ceremonia a partir de las historias narradas por los presentadores, que rompió el distanciamiento de las ceremonias previas. “Me gusta contar historias. Me gusta que se sepa más acerca de los nominados. Creo que eso le permite a la industria bajar a la realidad”, dijo.

Y finalmente, cuando se le preguntó si se arrepentía de la decisión de vetar todo tipo de uso de Zoom durante la ceremonia, respondió con un rotundo “No”. Muchos siguen creyendo en Hollywood que con esa herramienta en sus manos Anthony Hopkins hubiese participado de la ceremonia en conexión desde su hogar en Gales, además de aceptar y agradecer el Oscar que la Academia le concedió como actor protagónico por El padre.



Fuente