Rusia anunció un corredor humanitario para civiles refugiados en una fábrica


Las fuerzas rusas habilitarán un corredor para que puedan salir civiles retenidos en una fábrica. Foto: AFP

Las tropas rusas trataron este martes de rodear a las fuerzas ucranianas que “siguen resistiendo” en Severodonetsk, ciudad estratégica del este que se convirtió en epicentro de los combates y donde el Kremlin anunció la apertura de un corredor humanitario para evacuar a aproximadamente 500 civiles atrincherados en una fábrica química.

Esta localidad industrial, que antes de la guerra tenía 100.000 habitantes, así como su vecina Lisichansk, se encuentran desde hace semanas bajo el fuego cruzado de las milicias locales y las tropas enviadas por Moscú contra las tropas ucranianas.

Su caída significaría la pérdida del último reducto que controla Kiev en Lugansk, una de las dos regiones que junto a Donetsk conforman la cuenca minera del Donbass, región que maneja parcialmente fuerzas locales prorrusas desde 2014.

El ejército ruso anunció que organizará este miércoles un corredor humanitario para los civiles atrincherados en la fábrica química de Azot, de Severodonetsk, y que los evacuados serán transportados a la región separatista prorrusa de Lugansk.

La ONU dijo que está tratando con ambas partes la posibilidad de apoyar la evacuación, como ya hizo en colaboración con la Cruz Roja en el caso de la acería Azovstal de Mariupol, en el sureste de Donetsk.

“Seguimos trabajando con nuestros socios y en contacto con las partes para prepararnos para dar asistencia una vez que la situación de seguridad lo permita”, dijo en su conferencia de prensa diaria el portavoz de la organización Stéphane Dujarric.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, aseguró que el costo humano de esta batalla “es muy alto, simplemente aterrador”, pero se mostró confiado un vuelco de la situación si recibe más armas occidentales.

Varias horas después, en un video filmado frente a la sede del Gobierno, Zelenski instó a las tropas a “aguantar” los embates rusos en el Donbass, porque esa batalla es “vital” para el transcurso de la guerra.

“Es vital permanecer en el Donbass. La defensa de la región es esencial para dar una indicación de quién dominará (sobre el terreno) en las próximas semanas”, afirmó.

Estados Unidos ya empezó a entregar armas pesadas a Ucrania. El secretario norteamericano de Defensa, Lloyd Austin, presidirá este miércoles una reunión en Bruselas del Grupo de Contacto para Ucrania donde se discutirá una posible aceleración de las entregas.

Severodonetsk es desde hace varias semanas escenario de violentos enfrentamientos Foto AFP
Severodonetsk es desde hace varias semanas escenario de violentos enfrentamientos. Foto: AFP


Autoridades ucranianas dicen que solo recibió de sus aliados occidentales apenas “un 10% de las armas” que precisa para enfrentar la invasión rusa, afirmó la viceministra de Defensa ucraniana, Anna Maliar, y exhortó a los países a definir “plazos claros” para las entregas de armamento.

“Hemos recibido un 10% del armamento que indicamos necesitar. Por muchos esfuerzos que haga Ucrania y por muy profesional que sea nuestro ejército, sin la ayuda de nuestros socios occidentales no podremos ganar esta guerra”, declaró Maliar a la televisión ucraniana, informó la agencia de noticias AFP.

Para Rusia, controlar Severodonetsk allana el camino para hacerse con otra gran ciudad del Donbass, Kramatorsk, una etapa importante para conquistar toda esta región.

El gobernador ucraniano de Lugansk, Serguei Gaidai, afirmó que los rusos “intentan rodear” a los ucranianos en Severodonetsk y Lisichansk, así como en las localidades cercanas de Pryvillya y Borivske. Según Gaidai, los rusos recibieron el refuerzo de “dos grupos de batallones tácticos”.

“La situación es extremadamente grave”, añadió el gobernador, que admitió el lunes que las tropas ucranianas habían sido expulsadas del centro de Severodonetsk después de semanas de resistencia.

Oleksandr Striouk, jefe de la administración de Severodonetsk, informó de la destrucción de un tercer puente que unía la ciudad con Lisichansk en “bombardeos masivos”, pero aseguró que no están “aislados”. “Hay vías de comunicación, aunque son complicadas”, señaló.

La prxima batalla ser por el control de Lisichansk ltimo bastin de Kiev en Lugansk Foto AFP
La próxima batalla será por el control de Lisichansk, último bastión de Kiev en Lugansk.. Foto: AFP


“Las tropas rusas no renuncian a sus intentos de tomar la ciudad, pero los militares [ucranianos] resisten”, añadió.

El gobierno ucraniano anunció que recibió los cuerpos de 64 soldados que murieron defendiendo la acería de la ciudad Mariupol, ahora en manos rusas. Se trata de un intercambio con Rusia, que a su vez recuperó los restos de un número no precisado de sus soldados.

En Lisichansk, los daños son también considerable y la localidad no dispone de agua, electricidad ni cobertura telefónica.

Desde allí, la artillería ucraniana aprovecha la posición elevada de la ciudad para atacar a las tropas rusas que tratan de hacerse con Severodonetsk, al otro lado del río Donetsk.

Más allá de la situación en el terreno, también hay una batalla con las sanciones.

En ese marco, Rusia anunció que prohíbe la entrada a su territorio de 49 ciudadanos británicos, entre ellos destacados periodistas y representantes del sector de la Defensa, como represalia por las medidas adoptadas por el Reino Unido contra el Kremlin en relación con el conflicto en Ucrania.

“En relación con las acciones antirrusas del Gobierno británico que impuso sanciones a los principales periodistas de nuestro país, jefes de las empresas de defensa nacionales, se decidió incluir en la ‘lista negra’ rusa a los jefes y corresponsales de varios principales medios de comunicación británicos”, destaca el comunicado de la cancillería rusa.

El listado incluye también a “representantes del mando de las Fuerzas Armadas, del sector militar-industrial y del ámbito de defensa”, dice el documento citado por la agencia de noticias Sputnik.

El Reino Unido es uno de los más firmes apoyos a las autoridades de Kiev, después de que el presidente ruso Vladimir Putin ordenara invadir Ucrania el pasado 24 de febrero.

“Los periodistas británicos en la lista están implicados en la difusión deliberada de falsas y sectarias informaciones sobre Rusia y los acontecimientos en Ucrania y el Donbass”, explica la cancillería en Moscú.

Entre las personas sancionadas figuran 29 periodistas y responsables de la cadena BBC, de los diarios The Guardian y The Times, de la cadena Sky News, y del Financial Times, entre otros medios.



Fuente