Qué vitaminas tomar para el crecimiento del cabello


Tener el cabello sano y fortalecido no es una cuestión que pueda estar sólo atada a variables genéticas, la actividad hormonal y la predisposición que pueda generar la historia familiar, sino que en su crecimiento también puede tener influencia una serie de vitaminas que están presentes en alimentos de consumo cotidiano.

Como parte integral del organismo, el pelo necesita del aporte de una variedad de nutrientes para crecer. Es por ello que se aconseja mantener una alimentación balanceada también para que el cabello no sufra consecuencias.

Por ejemplo, debes asegurarte de obtener la cantidad recomendada de proteínas. Algo esencial ya que en torno a un 80% de la estructura capilar está formada por este tipo de moléculas, en concreto por queratina.

El hierro y el zinc también son minerales esenciales que ayudan al cabello a crecer y estar saludable, pues favorecen la producción de keratina.

Además de cuidar el cabello con cortes de puntas, hay que asumir una alimentación multivitamínica.

A su vez, una dieta equilibrada y balanceada conlleva un consumo adecuado de las 13 vitaminas esenciales para el organismo. Por ello, consumirlas en los niveles recomendados no solo tendrá beneficios para tu salud en general, también ayudará al bienestar del cabello.

Las vitaminas clave para el crecimiento del pelo

Hay algunas vitaminas que son determinantes para el crecimiento saludable del cabello. Si bien la mayoría de personas les prestan más atención a los componentes de los productos cosméticos, hay muchos nutrientes clave que se pueden obtener a través de la dieta.

De hecho, ante problemas de caída excesiva, sequedad o debilidad, es importante revisar la alimentación y optar por la ingesta de productos que ayuden a nutrir el pelo.

Un estudio publicado en Dermatologic Therapy, un archivo que atesora múltiples tratamientos para la piel, afirma que las vitaminas A, B, C, D, E, además del hierro, el selenio y el zinc, intervienen en el desarrollo normal del folículo y el crecimiento del pelo. Incluso, su correcta asimilación contribuye a reducir el riesgo de alopecia.

Homero Simpson intentó a lo largo de la serie recuperar su cabello.

Homero Simpson intentó a lo largo de la serie recuperar su cabello.

Ahora bien, hay que tener en cuenta que el crecimiento del cabello varía de acuerdo a la genética, el género, la edad y la actividad hormonal. Sin embargo, hay evidencias que demuestran que las deficiencias nutricionales pueden retrasar este proceso.

La vitamina C no puede faltar en la alimentación para tener un cabello saludable. Actúa como antioxidante y brinda un efecto protector contra el estrés oxidativo causado por los radicales libres. De este modo, se evita el proceso de envejecimiento. Por otro lado, la vitamina C ayuda a la síntesis de colágeno, parte importante de la estructura del pelo.

Además de los cítricos, el kiwi y las frutillas, esta vitamina se encuentra en brócoli, coliflor, pimientos, espinaca. y perejil.

Afirman que un kiwi mediano contiene la misma cantidad de vitamina C que 3 o 4 naranjas.

Afirman que un kiwi mediano contiene la misma cantidad de vitamina C que 3 o 4 naranjas.

Aunque no hay suficientes evidencias para respaldar los efectos de la vitamina B3 (también conocida como niacina) sobre el crecimiento del cabello, hay estudios que respaldan su capacidad para hacer frente a los radicales libres. Actúa como antioxidante y ayuda a reducir el envejecimiento prematuro del cabello. Está presente en trigo y sus derivados, arroz, anchoas, atún, pollo y tomates secos.

En el caso de la vitamina B7, influye en la producción de ácidos grasos dentro de las células, los cuales nutren los folículos pilosos del cuero cabelludo. Su consumo regular tiene un efecto positivo contra el cabello frágil y favorece su crecimiento. Su carencia está asociada con la pérdida del pelo. Para ello hay que consumir almendras, nueces. yema de huevo, arvejas, leche y derivados, pescados y lentejas.

Como en el caso de la C, la vitamina E cumple con un rol antioxidante que promueve la salud capilar. En un estudio publicado en Tropical Life Sciences Research, los participantes que tomaron suplementos de vitamina E durante ocho meses tuvieron un aumento del 34.5% en el crecimiento del cabello.

Las almendras son una fuente de vitamina A.

Las almendras son una fuente de vitamina A.

Este suplemento se encuentra en aceites vegetales, maní, avellanas, brócoli, espinacas, acelga y semillas de girasol. Por su efecto antioxidante, la vitamina E contribuye al cuidado capilar. Por supuesto, debe ingerirse en el marco de una dieta balanceada y saludable.

Otra vitamina que es reconocida por su capacidad antioxidante es la A. Por eso, es una de las vitaminas recomendadas para promover el crecimiento del cabello. En estudios hechos en animales, la deficiencia de este nutriente se asoció a varios problemas de salud, incluyendo la caída excesiva de pelo. Está presente en zanahoria, paté de hígado, manteca, quesos duros y almendras.

La vitamina D está muy relacionada con la exposición al sol y es importante para estimular la absorción de nutrientes. El calcio, uno de ellos, es vital para la salud de los folículos del pelo. Obtener esta vitamina en cantidades adecuadas resulta beneficioso para el crecimiento del cabello porque facilita la asimilación del calcio. Se puede obtener de leche, cereales enriquecidos, aceite de hígado de bacalao, embutidos, hongos y quesos.

Mirá también

Mirá también



Fuente