¿Pueden comer frutas los perros?


Cuando se piensa en qué darle de comer a un perro, la carne -de vaca, pollo, cerdo, cordero- aparece en primera línea como base en su alimentación para aportarle las proteínas imprescindibles para su bienestar. Es una costumbre que vimos en nuestras casas familiares, con patios grandes y amor perruno que se heredaba.

Pero una dieta equilibrada incluye además pescado, huevos cocidos, cereales y verduras, que se incorporan tanto en la elaboración casera como en los alimentos envasados. Eso es lo ideal que debe comer un perro que esté bien cuidado. Y los alimentos balanceados de primer nivel se hacen con ese equilibrio de productos.

Las frutas, por su parte, constituyen una fuente de energía para cualquier organismo, aunque no representan un ingrediente fundamental en la alimentación de las mascotas. Pero hay muchos canes que disfrutan de una ración de manzana, banana o pera y hasta se desviven por unos exóticos arándanos. La pegunta que uno se hace entonces es si las frutas son sanas para ellos, si los perros pueden comer frutas. 

¿Pueden comer frutas los perros?

Tendencia. Las frutas se agregan a la alimentación saludable de los perros.

“Sí, por supuesto”, responde terminante la médica veterinaria Graciela Castillo. Y agrega: “Pueden comer frutas sin ningún tipo de problema y en función de su gusto. Manzana, banana, melón, sandía. También hay perros a los que les encantan las frutillas o los arándanos”.

Pero el consumo de frutas no sólo implica acceder al deseo del can. La ventaja de incorporar algunas frutas en la dieta de los perros ha sido estudiada y avalada por nutricionistas de animales de todo el mundo, como el estadounidense Rick Woodford, autor del libro “Alimenta mejor a tu mejor amigo” (Feed your best friend better), publicado en 2012 por la editorial Andrews McMeel.

Woodford explica que los alimentos procesados contienen proteínas, grasas, vitaminas y minerales que el animal necesita, pero carecen de antioxidantes y otras sustancias que se encuentran en las frutas y que también contribuyen a cuidar su salud a largo plazo. “Previenen enfermedades como el cáncer o las dolencias de corazón en el perro”, afirma el experto en su libro. Es decir que les aportan a las mascotas beneficios tanto nutricionales como fisiológicos.

Alimentos saludables: los envasados carecen de los nutrientes de las frutas.

Alimentos saludables: los envasados carecen de los nutrientes de las frutas.

Las que no pueden comer

O sea que , en cantidades moderadas (por la dosis de azúcar natural que contienen), los perros pueden comer frutas. ¿Por qué mucha gente cree que es malo para el perro? ¿Es un mito urbano? No. La veterinaria Castillo aclara que en la dieta de los perros habrá que obviar siempre las uvas, las pasas de uva y los frutos secos con semilla, así como cualquier otra que posea muchas pepitas ya que contienen una sustancia tóxica para los animales.

Por esta misma causa se deberán evitar el corazón de la manzana y de la pera. “Es importante, además, evaluar la salud de la mascota ya que las frutas aportan un extra de azúcares y, en el caso de un perro que padece diabetes, no son aconsejables. También habrá que descartar determinada fruta si uno detecta que le provoca vómitos o diarrea a su perrito”, concluye la especialista.

Fruta prohibida. Los perros no pueden comer uvas, ni pasas, ni frutos secos con semillas.

Fruta prohibida. Los perros no pueden comer uvas, ni pasas, ni frutos secos con semillas.

Mirá también



Fuente