Previo a la siembra de la fina, definen claves para realizar el muestreo de suelo



Según el Relevamiento de Tecnología Agrícola Aplicada (Retaa) de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en la última campaña de trigo fue bajo porcentaje de productores que realiza análisis de suelos para conocer el porcentaje de materia orgánica, agua y nutrientes antes de la siembra. En la campaña 20/21 solo el 22 por ciento de los productores lo hicieron, 3 por ciento menos que en la campaña anterior.

Ante este contexto, desde la Red de Buenos Prácticas Agrícolas elaboró un nuevo documento elaborado que contiene una serie de recomendaciones que le permitirán al usuario conocer los distintos procesos a implementar para realizar un correcto muestreo del suelo. Con esta guía se atiende a una de las problemáticas más comunes entre los actores que llevan adelante esta tarea, al considerarse la variabilidad que existe en los datos de suelos únicamente por un muestreo realizado en forma incorrecta.

Al estandarizar los criterios técnicos del muestreo a campo se podrán obtener muestras de suelo homogéneas y representativas, para luego analizar en cualquier laboratorio del país.

A su vez, asesores y productores podrán también generar una correcta planificación de su fertilización.

Para la confección de la guía, remarcaron que se tuvieron en cuenta diversos antecedentes técnicos y otras publicaciones relacionadas con la temática, que permitieron establecer criterios con una base común y estandarizada, bajo el concepto de mejora continua a través del tiempo.

Entre los contenidos del documento se encuentran la delimitación de áreas homogéneas de muestreo, elementos y materiales a utilizar, puntos clave para la extracción de las muestras y submuestras, recomendaciones para el acondicionamiento, conservación y transporte de las muestras, entre otros aspectos relevantes.

El análisis del suelo es clave para comprender sus propiedades y características intrínsecas.

“El estudio de sus propiedades edafológicas, el muestreo y su posterior análisis, es la mejor guía para el diagnóstico de la fertilidad. Esto permitirá una mejor planificación de las actividades anuales y un manejo racional de los insumos para la producción, específicamente de aquellos relacionados a la nutrición de los cultivos. Sin embargo, el valor diagnóstico que aporte un análisis de suelo será insatisfactorio, si el proceso de muestreo del sitio que se desea evaluar no ha sido adecuado ni estadísticamente representativo”, remarcaron desde la red que está integrada por más de 90 instituciones.



Fuente