por qué sus estrellas odiaban a Gene Kelly


Para muchos, es el mejor musical de todos los tiempos. Uno que no envejece con el paso del tiempo, el correr de los años y la aparición de distintos formatos, VHS, DVD, Blue-ray y hasta de las plataformas de streaming. Cantando en la lluvia, de Stanley Donen y Gene Kelly, cumple 70 años de su glorioso estreno.

Las consultas a especialistas o al público en general, determinaron que el musical que coprotagonizaron Kelly, Donald O’Connor y Debbie Reynolds esté allí, arriba en la consideración de todos, en la lista de lo mejor. En 2007, el American Film Institute la clasificó como la quinta película más grande de todos los tiempos. Y fue votada como la décima película más grande de todos los tiempos por Entertainment Weekly, siendo el musical mejor clasificado.

Pero, y siempre que hay un pero… No todo fue alegría en el set del rodaje.

Gene canta bajo (poca) lluvia. La presión del agua era bajísima, y debieron suspender el rodaje. Fotos Archivo Clarín

A continuación, algunas cuestiones que dejó la película, sobre un artista del cine mudo que se enamora de una corista, cuando intenta pasar del cine silente al sonoro, y que tiene la famosa escena de Don Lockwood (Gene Kelly, ya verán, todo un tirano en el set, pese a su eterna sonrisa) bailando, sí, en la lluvia.

El rodaje de Crazy Veil del Broadway Ballet tuvo que detenerse por varias horas cuando se descubrió que el vello púbico de Cyd Charisse era visible a través de su disfraz.

La última toma del número Good Morning, con Don, Kathy y Cosmo cayendo sobre el sofá, espectacular, demandó no una, ni dos, ni cinco, ni diez, ni veinte, ni treinta: tomó 40 tomas filmadas hasta que salió todo cronométricamente bien.

Cosmo, Kathy y Don en una de las secuencias más famosas. Demandó ¡40 tomas! hasta que Kelly quedó conforme.

Cosmo, Kathy y Don en una de las secuencias más famosas. Demandó ¡40 tomas! hasta que Kelly quedó conforme.

“La” escena

Los técnicos del estudio tuvieron que cubrir dos bloques de la ciudad al aire libre en el backlot con lona, y oscurecerlos para la escena nocturna, y luego los equiparon con rociadores superiores para que Gene Kelly bailara el número del título. Pero había una grave escasez de agua en Culver City el día que se rodó la secuencia. Durante décadas muchos pensaron que el número en realidad se filmó en un interior, en un escenario callejero construido dentro de uno de los grandes estudios de MGM.

Gene Kelly tenía 39º4 de temperatura cuando rodó la secuencia, que, aunque parece rodada en interiores, fue en exteriores.

Gene Kelly tenía 39º4 de temperatura cuando rodó la secuencia, que, aunque parece rodada en interiores, fue en exteriores.

La primera vez que intentaron filmar la secuencia Cantando en la lluvia lo hicieron al final de la tarde. Pero lamentablemente los propietarios de viviendas de la zona acababan de llegar del trabajo y habían encendido los aspersores de riego del césped, por lo que no había suficiente presión de agua para que la “lluvia” funcionara. Finalmente rodaron la secuencia al día siguiente, lo suficientemente temprano para que todos estuvieran en el trabajo y la presión del agua fuera adecuada para la toma.

Gene Kelly estaba enfermo: tenía 39°4 de temperatura cuando filmó la escena.

Debbie y Donald, contra Gene

Donald O’Connor y Debbie Reynolds admitieron que no les gustaba trabajar con Gene Kelly, ya que Kelly era un tipo menospreciador y tirano. O’Connor dijo que durante las primeras semanas le aterrorizaba cometer un error y que Kelly le gritara.

Gene Kelly, que codirigió el filme con Stanley Donen, era un tirano en el set de rodaje.

Gene Kelly, que codirigió el filme con Stanley Donen, era un tirano en el set de rodaje.

Debbie Reynolds comentó muchos años después que las dos cosas más difíciles que había tenido que hacer en su vida fueron hacer esta película y sobrevivir al parto de Carrie Fisher (la actriz que fue la princesa Leia en Star Wars, y que murió un día antes que su madre, en 2016). La experiencia de filmación fue particularmente desagradable, debido al duro trato que le dio un perfeccionista Gene Kelly. Pero décadas más tarde, Kelly expresó un remordimiento por su comportamiento: “No fui amable con Debbie. Es un milagro que todavía me hable”.

Es que Debbie Reynolds no tenía experiencia profesional en baile. Nunca había bailado antes de que comenzaran los ensayos. Fred Astaire, que estaba en un estudio de danza adyacente, la encontró llorando debajo de un piano y le aseguró que todo su arduo trabajo valía la pena.

Don y Kathy (Kelly y Debbie Reynolds). Ella tenía 19 años, se despertaba a las 4 de la madrugada  y tomaba tres colectivos para llegar al rodaje.

Don y Kathy (Kelly y Debbie Reynolds). Ella tenía 19 años, se despertaba a las 4 de la madrugada y tomaba tres colectivos para llegar al rodaje.

Entonces, ¿por qué aceptó el papel de Kathy? Ella avisó que no sabía bailar cuando le pidieron que participara en la película, y Gene Kelly decidió que podía enseñarle como había hecho con Frank Sinatra en Leven anclas (1945). Reynolds había sido gimnasta, por lo que estaba familiarizada con el movimiento físico.

Después de que terminaron el número de Buenos días, Debbie Reynolds tuvo que ser llevada a su camarín, porque tenía algunos vasos sanguíneos reventados en los pies. Y a pesar de su arduo trabajo, Kelly decidió doblar el sonido de sus pies…

Con solo 19 años cuando fue elegida para interpretar la película, Debbie vivía con sus padres y viajaba diariamente por su cuenta al set de rodaje. Tenía que despertarse a las 4 AM y viajar en tres autobuses diferentes al estudio. Y a veces, para evitar el viaje, simplemente dormía en el set.

O'Connor, Reynolds y Kelly: la convivencia no fue sencilla.

O’Connor, Reynolds y Kelly: la convivencia no fue sencilla.

Pero Reynolds también luego se sinceraría: “Aprendí mucho de Gene Kelly. Es un perfeccionista, el director más emocionante para el que he trabajado. Y tiene buen temperamento. De vez en cuando me gritaba y me hacía llorar, pero le tomó mucha paciencia trabajar con alguien que nunca antes había bailado. Es increíble que yo pudiera seguirles el ritmo a él y a Donald O’Connor”.

Con la muerte de Debbie Reynolds el 28 de diciembre de 2016, Rita Moreno, quien interpretó el papel de Zelda, es la última estrella sobreviviente de la película.

Donald subiendo por las paredes

Casi el final de la secuencia que da título a la película. Cuando el policía mira raro a Don...

Casi el final de la secuencia que da título a la película. Cuando el policía mira raro a Don…

La secuencia Make ‘em Laugh se creó porque Gene Kelly sintió que Donald O’Connor necesitaba un número en solitario. Como señaló O’Connor en una entrevista, “Gene no tenía idea del tipo de número que debía ser”. Ambos se reunieron y tiraron ideas en la sala de ensayo y se les ocurrió un compendio de bromas y cosas que O’Connor había hecho durante años, muchas en su etapa de vodevil. O’Connor recordó: “Cada vez que tenía una idea nueva o recordaba algo que me había funcionado bien en el pasado, Gene lo escribía y, poco a poco, se construía el número completo”.

Entonces, para ese número de Make ‘em Laugh, Kelly le pidió a Donald O’Connor que reviviera un truco que había hecho cuando era un joven bailarín: subir corriendo una pared y completar un salto mortal. El número era tan exigente físicamente que O’Connor, que fumaba cuatro paquetes de cigarrillos al día, terminó en una cama de hospital durante varios días. Sufría de agotamiento y dolorosas quemaduras. Desafortunadamente, un accidente arruinó todo lo que se rodó, así que después de un breve descanso, O’Connor accedió a hacer el número… de nuevo.

Increíble cómo volaban Donald O'Connor y Gene Kelly en "Cantando en la lluvia".

Increíble cómo volaban Donald O’Connor y Gene Kelly en “Cantando en la lluvia”.

Donald O’Connor lo recordó así: “Entonces fumaba cuatro paquetes de cigarrillos al día, y subir esas paredes era criminal. Tuvieron que inclinar una pared para que yo pudiera subir, y luego atravesar otra pared. Filmamos toda esa secuencia en un día. Lo hicimos en un piso de concreto. Volví al set tres días más tarde. Todos los técnicos me aplaudieron. Gene Kelly aplaudió, me dijo que era un gran número. Entonces fue que me contó lo que había sucedido, “vamos a tener que hacerlo de nuevo mañana. Nadie había revisado la apertura de la cámara y empañaron toda la película”.

Se escondió un micrófono en la blusa de Debbie Reynolds para que sus líneas de diálogo se escucharan con mayor claridad. Durante uno de los números de baile, se puede escuchar el latido de su corazón.

El afiche original de la película, que estrenó el 11 de abril de 1952 en los Estados Unidos. ¿En la Argentina? Dos años después, el 14 de abril de 1954.

El afiche original de la película, que estrenó el 11 de abril de 1952 en los Estados Unidos. ¿En la Argentina? Dos años después, el 14 de abril de 1954.

La jornada laboral a veces se alargaba hasta 19 horas.

El negativo original de la película fue destruido en un incendio.

El guion se escribió después de las canciones, por lo que los escritores tuvieron que generar una trama en la que encajaran las canciones.

El inicio de la secuencia. Primero escribieron las canciones, y luego el guion, que debió adaptarse a la música.

El inicio de la secuencia. Primero escribieron las canciones, y luego el guion, que debió adaptarse a la música.

La secuencia del Ballet de Broadway  tardó un mes en ensayarse, dos semanas en rodarse y costó 600.000 dólares, casi una quinta parte del presupuesto total.

Gene Kelly coreografió sus escenas de baile con Cyd Charisse, para ocultar que ella era más alta que él. Para evitar que la diferencia de altura fuera obvia, Kelly organizó la rutina de modo que los dos difícilmente estuvieran erguidos cuando estaban uno al lado del otro, siempre inclinándose o alejándose el uno del otro.

Cantando en la lluvia fue la carta de Gene Kelly para poder salir de su contrato con la Metro Goldwyn Mayer. Es que el estudio nunca le había permitido a su estrella actuar papeles principales en otras películas, como Ellos y ellas (Guys and Dolls). Fue tan hostil Kelly durante el rodaje de Cantando en la lluvia que MGM lo liberó de su contrato de exclusividad.



Fuente