Por qué George Michael no reemplazó a Freddie Mercury en Queen


En 1992, George Michael dejó a todo el mundo con la boca abierta con su interpretación de Somebody to Love junto a Queen durante el homenaje realizado en Wembley en 1992 a Freddie Mercury. Entonces circularon rumores acerca de su posible incorporación a la banda británica. Sin embargo, eso jamás sucedió y nadie supo por qué.

En una entrevista reciente, el baterista Roger Taylor explicó por qué les resultaba imposible pensar en Michael como su nuevo compañero de ruta y negó que el cantante fallecido en 2016 hubiera rechazado la oportunidad de convertirse en el nuevo líder de la banda tras la muerte de Freddie Mercury.

Cuando Michael interpretó de gran manera tres canciones durante el Concierto Tributo a Freddie Mercury de 1992 en el estadio de Wembley, todos especularon con que se convertiría en el nuevo vocalista de la banda.

George Michael y Queen en el estadio de Wembley, en 1992. Lo presenciaron más de 72 mil espectadores. FOTO: ARCHIVO CLARIN

Pero Taylor asegura que a Michael nunca se le ofreció el trabajo, porque no habría sido adecuado para el grupo como un reemplazo a largo plazo. “Recuerdo haber escuchado los rumores, pero no nos habría gustado”, manifestó en declaraciones a Classic Rock.

George no estaba realmente acostumbrado a trabajar con una banda en vivo. Cuando escuchó el poder que tenía detrás de él en el ensayo, no podía creerlo. Pensó que estaba en el Concorde o algo así”, confió el baterista.

Entre 2004 y 2009, Queen tuvo como vocalista a Paul Rodgers, de Bad Company. Después, en 2011, el grupo lo reemplazó por Adam Lambert, un cantante surgido del reality show American Idol, que sigue siendo su voz actual.

George Michael, junto a Freddie Mercury. FOTO: ARCHIVO CLARIN

George Michael, junto a Freddie Mercury. FOTO: ARCHIVO CLARIN

El concierto homenaje a Freddie Mercury para el conocimiento del sida (el título original en inglés fue The Freddie Mercury Tribute Concert for AIDS Awareness) se celebró en el estadio de Wembley, Londres, el 20 de abril de 1992, cinco meses después de la muerte de Freddie Mercury.

Lo presenciaron más de 72 mil espectadores, y se transmitió en vivo por radio y televisión para 76 países. Lo vieron o escucharon unas 500 millones de personas, y la recaudación fue de 20 millones de libras (unos 28 millones de dólares al cambio actual).

El objetivo del evento, aparte de homenajear a Mercury, era concientizar al público sobre la existencia del sida, una enfermedad que en esos momentos recién estaba conociéndose, y recaudar fondos para la Mercury Phoenix Trust, la fundación que crearon los integrantes de Queen tras la muerte de Mercury.

George Michael durante el homenaje a Freddie Mercury en Wembley. FOTO: ARCHIVO CLARIN

George Michael durante el homenaje a Freddie Mercury en Wembley. FOTO: ARCHIVO CLARIN

El concierto reunió a un seleccionado de estrellas del rock y el pop. Participaron Metallica, Guns N’ Roses, Extreme, David Bowie, Elton John, Def Leppard, Ian Hunter, Mick Ronson, Seal, Roger Daltrey, Robert Plant, Bob Geldof, Tony Iommi, Zucchero Fornaciari, Lisa Stansfield, Liza Minnelli, Annie Lennox, Spinal Tap, Paul Young y Chris Thompson.

Pero George Michael fue el más destacado. Interpretó tres canciones: ’39, que solía ser una de las más pedidas por el público en los conciertos de Queen; These Are the Days of Our Lives junto a Lisa Stansfield; y Somebody to Love acompañado por un coro gospel.

Esa última fue la que más impactó al público y a los propios integrantes de Queen. Michael no sólo estuvo a la altura en la interpretación, sino que mostró una gran sintonía con el público, al que le dio la oportunidad de cantar “love” en esa parte de la canción, tal como lo hacía Mercury en vida.

Brian May y Roger Taylor. Foto AP

Brian May y Roger Taylor. Foto AP

Entonces se pensó que el ex líder de Wham! tomaría el lugar de cantante de Queen. Pero nada de eso sucedió. En 1995, Queen logró completar el álbum Made in Heaven, con las voces grabadas por Mercury en su último año de vida. Se convirtió en el más vendido por el grupo en su historia.

En 1997, Brian May, Roger Taylor y John Deacon se reunieron nuevamente en un estudio para grabar el que hasta el día de hoy es el tema final de Queen, No-One But You (Only The Good Die Young).

A finales de 2004, May y Taylor anunciaron que volverían a salir de gira en 2005 junto a Paul Rodgers, cantante fundador de las bandas Free y Bad Company, bajo el nombre de Queen + Paul Rodgers. El bajista John Deacon declinó de participar y fue reemplazado por el bajista Danny Miranda, de Blue Öyster Cult.

Luego Lambert reemplazó a Rodgers. Y el 25 de diciembre de 2016, a los 53 años, George Michael apareció muerto en su residencia de Goring-on-Thames, en Oxfordshire (Inglaterra). De esa manera, se cerraba definitivamente la posibilidad con la que todos, menos los miembros de Queen, soñaron alguna vez: verlo al frente de la legendaria banda.

POS



Fuente