¿Para qué sirve el aceite de ricino y cómo se usa?


Seguramente lo hayas visto en las fórmulas de productos cosméticos como jabones, cremas y lociones. Aunque también es posible usarlo puro. En ese caso, por su concentración de aceites esenciales, sólo bastará con un par de gotas agregadas a la crema de día o el producto capilar de uso diario.

Pero antes de sumarlo a la rutina de cuidados diarios es importante saber ¿Para qué sirve el aceite de ricino y cómo se usa?

​¿Qué es el aceite de ricino y para qué sirve?

Por sus propiedades laxantes, desde tiempos antiguos el aceite de ricino se usa para fines medicinales. Como su denominación en inglés es “castor oil“, también se lo suele llamar aceite de castor, aunque su origen nada tiene que ver con ese animal.

Contiene una enorme cantidad de vitamina E, proteínas, minerales, además de tener propiedades antifúngicas, antiinflamatorias y antibacterianas. Por eso, se ha usado como remedio para todo tipo de problemas dermatológicos y capilares.

El aceite de ricino es un triglicérido, compuesto de ácidos grasos esenciales, como el ácido ricinoleico (omega 9) que, según se cree, es el responsable de sus exclusivas propiedades.

Se extrae de las semillas de la planta de ricino, conocida como Ricinus Communis, originaria de África y de la India. Las semillas contienen un 40-50% de su peso en aceite que, a diferencia de las propias semillas, no es tóxico.

El aceite de ricino se hace con las semillas de una planta llamada Ricinus Communis.

El aceite de ricino es rico en vitamina E, y puede ayudar a estimular la producción de colágeno y elastina e hidratar la piel. Su ácido ricinoleico, además, es capaz de reducir la inflamación, por lo que ayuda a combatir las bacterias que causan el acné.

Sin embargo, se debe tener cuidado de no usar demasiado aceite ya que esto podría causar el efecto contrario al deseado: obstruir los poros.

¿Cómo se utiliza el aceite de ricino en el cabello?

Se cree que las propiedades del aceite de ricino estimulan el crecimiento de cabello y su reparación en caso de estar seco o dañado, permitiendo un crecimiento más rápido. Se recomienda calentarlo un poco antes de aplicarlo y dar un masaje en el cuero cabelludo durante unos 5 minutos antes de irse a dormir, todas las noches.

Otra opción es aplicarlo directamente en las puntas con los dedos, sin excedernos en la cantidad de producto. Por último, si queremos integrarlo en nuestra rutina de forma ocasional, el aceite se puede mezclar con un baño de crema o máscara, para mantenerlo más sano y brillante.

El aceite de ricino es un buen aliado para el cabello dañado o con las puntas abiertas.

El aceite de ricino es un buen aliado para el cabello dañado o con las puntas abiertas.

Usar aceite de ricino en las pestañas

El aceite estimula la circulación sanguínea hacia los folículos capilares, por lo que puede ser un aliado de las pestañas débiles o escasas. Se debe aplicar cada noche en las pestañas limpias y desmaquilladas y masajear suavemente hasta su absorción. También podemos usarlo en las cejas, en caso de desear estimular su crecimiento. Pero es importante tener mucho cuidado de que no entre en los ojos.

Usar aceite de ricino en las uñas

En manos y pies, las propiedades hidratantes del aceite de ricino ayudan a lucir uñas hidratadas, fuertes y de aspecto saludable, siempre que se aplique con constancia en las cutículas, masajeando suavemente las manos con algunas gotas cada noche. En los pies, además, su acción antiinflamatoria puede aliviar el dolor de los callos y ayudar a menguar la inflamación.

Tanto la piel de las manos como las uñas se benefician con el uso del aceite de ricino.

Tanto la piel de las manos como las uñas se benefician con el uso del aceite de ricino.

Aún así, en todos estos casos, lo correcto es usarlo con previa consulta al médico dermatólogo.



Fuente