No solo para los alérgicos: hallan que el polen sube el riesgo de contraer coronavirus


El polen es un viejo y conocido enemigo de las personas con alergias a estos granos microscópicos. Pero la pandemia de coronavirus amplió el universo de vulnerables, según un estudio realizado en Alemania, que observó que el riesgo de contraer covid-19 aumenta con las concentraciones elevadas de polen en el aire, de acuerdo a evidencia recogida en 31 países.

Las concentraciones elevadas de polen provocan una respuesta inmunitaria más débil en las vías respiratorias y por ello pueden causar en general la aparición de tos y resfríos, algo que los investigadores de la la Universidad Técnica de Munich (TUM) hallaron que también pasa con la enfermedad producida por el nuevo coronavirus.

“La coexposición al polen en el aire aumenta la susceptibilidad a las infecciones virales respiratorias, independientemente del estado de alergia. Presumimos que esto también podría ser cierto para las infecciones por SARS-CoV-2. Para investigarlo, probamos las relaciones entre las tasas de infección del SARS-CoV-2 y las concentraciones de polen, junto con la humedad, la temperatura, la densidad de población y los efectos de los bloqueos (cuarentenas)”, explican los autores en el artículo publicado en la revista PNAS.

Es que cuando un virus entra en el organismo, las células infectadas habitualmente liberan proteínas mensajero, sostienen. Son las proteínas conocidas como interferones, cuyas propiedades antivíricas hacen que las células próximas aumenten sus defensas y “de manera adicional, se activa una respuesta inflamatoria apropiada para combatir el virus”.

Los investigadores constataron que si las concentraciones de polen son elevadas y los granos se inhalan junto con las partículas del virus, se generan menos interferones con esa capacidad.

“La respuesta inflamatoria benéfica queda igualmente afectada. Por lo tanto, en días con elevadas concentraciones de polen, puede conducir a un incremento del número de afecciones respiratorias. Esto funciona también con covid-19. Es irrelevante si las personas son alérgicas a diferentes tipos de polen”, aclaran los autores.

“Nuestro conjunto de datos único se deriva de 130 sitios en 31 países de los cinco continentes. Descubrimos que el polen, a veces en sinergia con la humedad y la temperatura, explicaba, en promedio, el 44% de la variabilidad de la tasa de infección​”, precisan.

Aconsejan usar barbijos que filtren las partículas de polen, especialmente las personas en mayor riesgo. Foto Shutterstock.

Los investigadores aconsejan para los próximos meses el uso de barbijos que también filtren las partículas de polen, sobre todo aquellas personas que pertenecen a grupos de alto riesgo.

“Usar una mascarilla de filtrado de partículas cuando las concentraciones de polen son altas puede mantener tanto el virus como el polen fuera de las vías respiratorias“, señalan, entre otros, Athanasios Damialis y Claudia Traidl-Hoffmann, quienes destacan además la importancia de informar de este riesgo.

El estudio muestra que en aquellas ciudades en las que no se aplicaron medidas para controlar la propagación del cororonavirus, la tasa de infección fue mayor debido también al aumento de la proporción de polen en el aire.

De media, las tasas de infección crecieron un 4 % con cada aumento de 100 granos de polen en el aire por metro cúbico, por lo que en aquellas ciudades en las que se registraron concentraciones de hasta 500 granos de polen por metro cúbico al día, la tasa de infección aumentó más del 20 %.

En cambio, en las regiones en las que se aplicó el confinamiento, las cifras de infección se redujeron a la mitad en comparación con otras con concentraciones similares de polen.

Estaciones de conteo de polen en Argentina

En Argentina, la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC) cuenta con cinco estaciones de conteo de pólenes en Bariloche (Río Negro), Buenos Aires, Catamarca, Mar del Plata (Buenos Aires) y Mendoza. Los datos obtenidos sobre concentración (se establece un ranking de baja/media/alta) y tipo de polen (por familia o género de especies como gramíneas, hierbas, árboles, esporas) son volcados en reportes periódicos que pueden consultarse en el sitio web de la entidad y son útiles para para profesionales y pacientes, a quienes les permite ajustar tratamientos sintomáticos y conductas cotidianas. Algunas estaciones interrumpieron su servicio por la pandemia.

Los horarios entre las 5 y las 10 y las 19 y las 22 son los de mayor concentración de polen en el aire. A las personas con alergias, se les recomienda minimizar la actividad al aire libre en esos horarios, así como también la cantidad de pólenes en los interiores, tanto del hogar como del auto, manteniendo las ventanas cerradas en esos horarios, usando aire acondicionado o purificador HEPA para filtrar los alérgenos.



Fuente