Natalie Portman, la estrella que fue descubierta en una pizzería, cumple 40


La descubrieron en una pizzería. Se cansó de que, de joven y más chica, fuera “sexualizada desde niña” y le arrebataran “mi propia sexualidad”. Estudió una carrera universitaria porque no quiso quedarse solamente con la actuación. Se enamoró perdidamente de Gael García Bernal, vino hasta la Argentina a seguirlo, y fue hasta a la cancha de Vélez, pero no pudo reconquistarlo. Ganó un Oscar. Y hoy cumple 40 años.

Natalie Hershlag, más conocida como Natalie Portman, nació el 9 de junio de 1981 en Jerusalén, Israel. Hija única, su padre es médico ginecólogo y especialista en fertilidad, y su madre, artista, terminó siendo su representante. Natalie nació el mismo día que su madre cumplía 29 años.

Fue descubierta por un agente en una pizzería a la tierna edad de 11 años. Comenzó en el modelaje, pero ella decidió que prefería seguir una carrera en la actuación.

Natalie Portman en ‘El perfecto asesino”. Foto Archivo Clarín

Tomó lecciones de danza desde más pequeña aún, a los 4 años. Su familia se mudó de Israel a los Estados Unidos, primero a Washington, D.C., y luego a Long Island, Nueva York.

Allí fue donde el agente la descubrió mordiendo la porción de muzzarella.

La pequeña actriz del lunar en el rostro no fue en primera instancia aceptada para El perfecto asesino (Luc Besson, 1994), porque era muy chica. Finalmente fue la niña a la que León (Jean Reno) salva de que el policía corrupto que encarnaba Gary Oldman la masacrara como a su familia.

¡Es mío! Natalie y el Mjölnir, que supo tener Thor, en el panel de Marvel de la Comic-Con de San Diego en 2019. Foto AFP

¡Es mío! Natalie y el Mjölnir, que supo tener Thor, en el panel de Marvel de la Comic-Con de San Diego en 2019. Foto AFP

Mito o no, se dice que la película tenía una escena en la que se insinúa un acercamiento sexual entre Matilda y León.

Como sea, Natalie rechazaría luego el papel principal en la versión de Lolita (1997, de Adrian Lyne, el director de Atracción fatal) por su rechazo a que los actores y actrices jóvenes estén expuestos al sexo en las películas.

Portman llevó un vestido con los nombres de las directoras mujeres que no fueron nominadas al Oscar, en la entrega de 2020. Foto AFP

Portman llevó un vestido con los nombres de las directoras mujeres que no fueron nominadas al Oscar, en la entrega de 2020. Foto AFP

Natalie tenía 18 años cuando estrenaba Star Wars: Episodio I, La amenaza fantasma en el doble papel de Queen Amidala y Padmé, cuya premiere se perdió porque tenía que rendir exámenes del Secundario, y se anotaba en Harvard para estudiar Psicología. “No me importa si la universidad arruina mi carrera. Prefiero ser inteligente que una estrella de cine”.

Y entre los papeles que se perdió, cuenta el de Natasha Romanoff / Black Widow en Iron Man 2 (2010), que quedó en manos de Scarlett Johansson.

Como la Reina Amidala, en "Star Wars: Episodio I". Foto Archivo Clarín

Como la Reina Amidala, en “Star Wars: Episodio I”. Foto Archivo Clarín

Ese mismo año, y dos años después de debutar como directora con el corto Eve, le llegó El cisne negro. Pagó de su bolsillo todo el entrenamiento de ballet para prepararse para el papel de Nina Sayers.

Y no sólo se llevó el Oscar, el Globo de Oro, el BAFTA y el Premio del Sindicato de Actores, sino que al rodar el filme de Darren Aronofsky conoció a Benjamin Millepied, el coreógrafo de la película. Con él se casó y tienen dos hijos.

Natalie Portman en "El cisne negro". Foto Archivo Clarín

Natalie Portman en “El cisne negro”. Foto Archivo Clarín

A los 30 años lo había ganado prácticamente todo

Se rapó para V de Venganza, y dice que su peor trabajo como intérprete fue en Todos dicen te quiero (1996), de Woody Allen, echándole la culpa a “mi falta de capacidad para la improvisación”.

Muy amiga de Jake Gyllenhaal, Mila Kunis y Bryce Dallas Howard, el buceo es uno de sus pasatiempos favoritos.

Natalie Portman posa con su Oscar a la mejor actriz, por "El cisne negro". Estaba embarazada de su primer hijo. Foto AP

Natalie Portman posa con su Oscar a la mejor actriz, por “El cisne negro”. Estaba embarazada de su primer hijo. Foto AP

Mucho antes, corría el año 2003 cuando Natalie Portman y Gael García Bernal se conocieron en la entrega de los Premios Oscar. El crimen del Padre Amaro fue candidata como o Mejor película en idioma extranjero, y parece que el flechazo fue potente.

Al año siguiente festejaban el Día de San Valentín en la tierra del actor de Amores perros, México. Y si estaban en España, ella filmando con Milos Forman (Los fantasmas de Goya) y él con Pedro Almodóvar (La mala educación), los acosaban los paparazzi.

Gael García Bernal fue su pareja. Y ella vino a buscarlo hasta Buenos Aires. Foto EFE

Gael García Bernal fue su pareja. Y ella vino a buscarlo hasta Buenos Aires. Foto EFE

Pero por 2006 Gael vino a Buenos Aires a grabar la serie Soy tu fan, en la que se reencontró con Dolores Fonzi, con quien había trabajado en Vidas privadas (2001), la película de Fito Páez. Natalie estaba en Los Ángeles, le llegó el rumor de un posible engaño y vino a la Argentina. Estuvo, inclusive, siguiéndolo hasta la cancha de Vélez Sársfield una noche. Cuando comprobó que no lo recuperaría, se fue a Europa.

Gael estuvo casado con Dolores Fonzi, con quien tuvieron dos hijos, Lázaro y Libertad.

Natalie tuvo romances con compañeros de trabajo, como Hayden Christensen, Lukas Haas, Jude Law y Adam Levine.

Natalie Portman como Jackie Kennedy, en "jackie". Fue su tercera candidatura al Oscar. Foto Archivo Clarín

Natalie Portman como Jackie Kennedy, en “jackie”. Fue su tercera candidatura al Oscar. Foto Archivo Clarín

Sería nuevamente candidata al Oscar, como actriz protagónica, por Jackie (2016), donde encarnó a Jacqueline Kennedy, la viuda del presidente estadounidense.

¿Dónde veremos a Natalie? En lo inmediato, este año la escucharemos en la serie de Marvel What if…, poniéndole la voz al personaje animado de Jane Foster, a quién si encarnará el año que viene cuando estrene en mayo Thor: Love and Thunder.

Allí agarrará el Mjölnir, el martillo que supo blandir en su mano Thor. Todo un símbolo.



Fuente