Nadia Podoroska busca la final de dobles de Roland Garros


Nadia Podoroska impresionó al tenis femenino en 2020 cuando en París se convirtió en la primera tenista proveniente de la qualy en clasificarse a semifinales de un Grand Slam. Esta vez, vive otro Roland Garros mágico: eliminada en el debut del cuadro de singles, buscará este jueves la final del dobles femenino.

La rosarina unió fuerzas con la rumana Irina Begu. Y, tras una reñida victoria por 6-3, 4-6, 6-2 sobre la croata Petra Martic y la estadounidense Shelby Rogers, se metieron entre las cuatro mejores parejas en París.

En semifinales, el desafío para Podoroska y Begu es alto, ya que las espera la dupla conformada por la estadounidense Bethanie Mattek-Sands y la polaca Iga Swiatek, justamente la última campeona como singlista en Roland Garros y quien eliminó a la rosarina en aquel recordado torneo de 2020.

El duelo se disputa en el segundo turno del court Simonne-Mathieu, donde desde las 8 se dirime la primera dupla que se meterá en la definición, que saldrá de la polaca Magda Linette y la estadounidense Bernarda Pera o las checas Barbora Krejcíková -finalista en singles- y Katerina Siniaková.

“Es muy emotivo, estoy muy feliz de cómo jugamos. No estoy acostumbrada a jugar demasiados dobles, es el primer año que juego más, así que estoy muy feliz. Con mi ranking puedo entrar en todos los torneos y quiero usarlo para aprender más”, admitió la actual 42° del mundo en el sitio de Roland Garros.

Para la argentina y la rumana este es su tercer torneo como pareja. Sin embargo, la conexión se dio rápidamente y el idioma no fue un problema. “Nos entendemos muy bien dentro y fuera de la cancha. También hablo español, así que es una buena comunicación. Con Nadia es fácil porque es una persona relajada”, valoró Begu.

Nadia se recuperó a su mala performance en singles y alcanzó la final en dobles.
 EFE/EPA/CAROLINE BLUMBERG

Nadia se recuperó a su mala performance en singles y alcanzó la final en dobles.
EFE/EPA/CAROLINE BLUMBERG

Semifinalista del dobles femeninos en el Abierto de Australia en 2018, la rumana confía en que no las abrumará la posibilidad de ser finalistas en París. “Sería genial. Pero no estoy tan estresada, presionando de manera negativa. Solo quiero disfrutar. Si llegamos a la final, tiene que ser de forma positiva, para estar relajadas y disfrutar”, explicó.



Fuente