‘Mythic Quest’: la comedia de Apple TV+ vuelve a triunfar con una estupenda temporada 2 generosa en risas y animación pospandémica


Para el que esto escribe, ‘Mythic Quest‘ fue la gran primera comedia que entregó Apple TV+ durante su curso inaugural. Cierto que antes teníamos la refrescante ‘Dickinson‘ y luego nos encontraríamos con joyas como ‘Central Park‘ y ‘Ted Lasso‘ pero con esta se vio claro que la plataforma estaba dando buenos pasos en firme.

Así, poco más de un año después, tenemos ya la temporada 2 de la comedia de oficina que sigue a los peculiares directivos de un estudio de videojuegos responsable del mayor MMORPG de la actualidad, quienes se encuentran en estos nuevos episodios con un reto: sacar una expansión a la altura de las expectativas.

Ánimos pospandémicos

Como comedia de oficina que es, ‘Mythic Quest’ no ignora que las cosas han estado paradas casi un año, que ha habido meses de confinamiento y teletrabajo. Los dos episodios “puente” entre temporadas son, en ese sentido, espléndidos en sus ánimos, en reconocer los estragos emocionales que ha causado la pandemia y en insuflar espíritu a los corazones decaídos.

En ese sentido, si bien podemos considerar ‘Quarantine’ como epílogo de la temporada 1, ‘Everlight’ bien puede funcionar como prólogo de la 2 con un torneo de fantasía que en un año como este se vuelve más importante que nunca para levantar los ánimos del estudio. Este episodio especial nos introduce perfectamente en ese momento de época difícil que transpira la temporada.

Partiendo del final de la temporada pasada, el hecho de que Poppy (Charlotte Nicdao) sea codirectora creativa cambia las dinámicas de poder en el estudio y eso se traduce, tal y como vemos en los primeros episodios, no solo en un bloqueo creativo que impide avanzar en la nueva expansión del juego sino en pasos en falsos a la hora de llevar la nueva normalidad. No solo pospandémico, sino de reajustes a nivel de equipo.

El reto del cambio

Mythic Quest Photo 020207

El gran reto, por así decirlo, del guion de Rob McElhenney, Megan Ganz y David Hornsby es cómo hacer rodar la serie cuando uno de sus elementos clave, las tensiones entre Poppy e Ian ante el ninguneo en el ambiente de trabajo, ha desaparecido y han pasado a ser ligeros roces y diferencias creativas y de mando.

Entonces, al perder ese elemento, esta temporada 2 expande algo el abanico y se dedica a darle más tiempo (aún) a Dana y Rachel (Imani Hakim y Jessie Ennis), las queridas beta testers que hacen pública su relación e incluso a la “odiosa” Jo (Jessie Ennis), que ha pasado a trabajar para el avaro Brad (Danny Pudi).

Sí que es verdad que, contaminada por el hilo central de la temporada, la serie parezca menos centrada, sin un foco claro y eso se muestra en que (no puedo adelantarme a muchos acontecimientos) es más dispersa en sus tramas episódicas, que no van tanto de intentar apagar fuegos sino de explorar nuevas vías. Es algo que es consecuencia, también, de ampliar la visión del estudio.

Cumpliendo la larga tradición de las sitcoms, la temporada 2 de ‘Mythic Quest’ abandona ese largo proceso de ajuste (que poco tiempo ha necesitado, hay que reconocer) y ahora está en un momento bastante interesante, con una exploración de las dinámicas entre personajes ya desarrollados para ver  cuánto de bien funciona la mezcla.

La noticia es que lo hace bastante bien, proporcionando más de una (y dos) carcajadas en lo que siguen explorando esos temas tangentes que surgen dentro de la industria de los videojuegos con humor y corazón. La temporada 1 era buena. La 2 no sé si es mejor, pero al menos está a la altura.



Fuente