Murió el actor Guillermo Murray, a los 93 años


A los 93 años, murió este jueves el actor argentino Guillermo Murray, radicado en México desde los años setenta.

Tal como dijeron los medios de aquel país, el motivo de su fallecimiento fue un shock séptico. Desde 2007, según se informó, padecía demencia senil; y en 2012, le habían diagnosticado Alzheimer.

“Tiene demencia senil, pero si voy a estar como él cuando cumpla 90, ¿dónde firmo? Físicamente está muy bien”, había confirmado su hijo, el también actor Rodrigo Murray, en 2017. En esa misma entrevista, contó que Murray procuraba no encontrarse con gente que no formara parte de su círculo más íntimo. Y explicó: ”Aún reconoce a sus hijos, conoce a sus nietos y sabe perfectamente bien lo que quiere, la hora que es y dónde está. También, va al baño solo y duerme tranquilo. Hizo una vida plena y plausible. Entonces, más bien habría qué aplaudir esos noventa años”.

Murray fue uno de los actores más buscados por los realizadores televisivos y cinematográficos de México. En total, filmó más de 60 películas y participó de decenas de telenovelas. Con el correr del tiempo, mientras el público crecía y se renovaba, él seguía manteniendo su lugar privilegiado dentro del mundo del espectáculo, hasta ser considerado un “primer actor”, título con el que los mexicanos suelen destacar a los intérpretes de gran versatilidad y experiencia. Además, fue un reconocido dramaturgo y guionista.

Guillermo MurrayArchivo

Antes de emprender su viaje a México, Murray fue uno de los galanes de la época de oro del cine argentino. Había nacido en la ciudad bonaerense de Colón, en 1927. Antes de subirse a los escenarios, estudió Filosofía y Letras en la Universidad del Litoral. Su debut se produjo como parte de la compañía teatral de Esteban Pavón. En los años 50, complementó su formación estudiando historia del teatro y actuación con el maestro italiano Alberto D’Aversa.

Sus primeros pasos en la pantalla grande los dio en los filmes Somos inquilinos y Horas marcadas, ambos de 1954. También hizo dupla con Isabel Sarli en India, con la dirección de Armando Bó. Sin embargo, en 1960, su carrera dio un volantazo cuando, mientras se encontraba en el festival de Cannes presentando la película La procesión, su impronta, su porte y su altura -medía 1,85 metros- llamaron la atención de productores mexicanos, que inmediatamente lo tentaron para probar suerte en su país.

Si bien allí comenzó su extensa carrera en tierra azteca, volvería a la Argentina en los años 70 para participar de algunos proyectos locales. En 1974 protagonizó, junto a Silvia Montanari, la telenovela Juntos, hoy y aquí; y ese mismo año también se pondría al frente de Enséñame a quererte, junto a Mabel Landó, Susana Freyre y Enzo Viena.

Murray, en una escena de El mundo de los vampiros (1961)
Murray, en una escena de El mundo de los vampiros (1961)Archivo

También formó parte del elenco protagónico de Malevo, la exitosa ficción de época de Rodolfo Bebán, y participó del mítico ciclo de Canal 9 Alta Comedia, en la puesta de El tío Vania, de Antón Chejov, y en Piénsalo, Giácomo, de Luigi Pirandelo, entre otras.

Aprovechando su estadía en el país, volvió a subirse a los escenarios locales como parte del elenco de la comedia musical Diferentes, junto a Jorge Barreiro, Julio de Grazia, Marta González, Elizabeth Killian, Andrés Perciavale y Norma Pons.

Un año más tarde, en 1975, se convertiría en Germán en la telenovela No hace falta quererte, también protagonizada por Bebán y Gabriela Gili.

Sus apariciones más recientes en la televisión se dieron en la telenovela La hija del mariachi, de 2006, y en la película Morirse está en hebreo, de 2007.

Murray conoció a su esposa, Lidia Prisant, en 1955, en el set de El protegido, de Leopoldo Torre Nilsson. Fruto de su relación, nacieron sus cinco hijos: Guillermo Jr, Alejandro, Gabriela, Rodrigo y Marcela, fallecida trágicamente en 1968, a los 5 años.



Fuente