Luje Pritchard y el regreso de The Kooks al Luna Park: “La música me salvó”


Hay bandas de rock que consiguen jugar de locales en Argentina después de una primera visita exitosa. Tal es el caso de The Kooks, la banda que surgió en Inglaterra a principios de este siglo y que tuvo su minuto de éxito con Nueva Gran Cosa en la escena indie, y luego lo sostuvo dignamente.

Ahora, tras una ausencia de cuatro años, pandemia mediante, regresan para tocar en el Luna Park el 18 de mayo, donde van a celebrar los 15 años de su álbum debut, Inside In/Inside Out. Ese disco fue certificado cuádruple platino y tuvo hits como She Moves in Her Own Way, You Don’t Love Me y Naive.

The Kooks en el Luna Park, 2018. Fotos: Gallo Blugermann.

Con los años, ese trabajo se convirtió en una suerte de clásico, venerado por sus fans originale y también una nueva generación de seguidores, que aprecian la frescura y energía de esas canciones.

La charla

DE CARA AL FUTURO. Luke -al frente de la imagen- confiesa que con "Listen" (2014) buscaba que los escuchasen como banda.   grupo banda The Kooks musica musico cantante nota entrevista reportaje

DE CARA AL FUTURO. Luke -al frente de la imagen- confiesa que con “Listen” (2014) buscaba que los escuchasen como banda. grupo banda The Kooks musica musico cantante nota entrevista reportaje

Zoom mediante, el cantante y guitarrista Luke Pritchard admitió que, “Nunca me imaginé tener tanta popularidad allá. Es un sueño. Sé que el pública argentino tiene una tradición y respeto por el rock y es genial ser parte de ese mundo, pero nosotros empezamos de chicos y jamás nos imaginamos que nuestra música llegaría tan lejos. Estamos muy agradecidos y hace rato que no volvemos, asi que no puedo esperar para reconectarme con los fans”.

En cuanto al hecho de dar un recital en el Luna Park, dijo, “Conozco bien el Luna y me acuerdo que la primera vez que fuimos íbamos a ir a un lugar más chico y nos ascendieron de categoría porque se vendieron muchas entradas. Recuerdo estar frente a tanta gente cantando las letras y no lo podíamos creer. Es un lugar importante para nosotros y está bueno volver al Luna”.

-¿Eran muy locas las giras siendo tan jóvenes?

-Puedo asegurar que no fuimos a muchas galerías de arte. (risas) Fue genial. Recuerdo los lugares, los olores y las comidas, bifes enormes y conocer lugares buenísimos. Tengo muchos recuerdos lindos y locos. A esa edad querés explorar pero también tenés los shows, así que tenés que concentrarte. Recuerdo la calidez, salir a recorrer y escuchar bandas en vivo. Hasta creo que fuimos a un recital de poesía”.

Según Pritchard, "Tengo recuerdos lindos y locos de Argentina".

Según Pritchard, “Tengo recuerdos lindos y locos de Argentina”.

-¿Hubo resacas graves que afectaron los shows?

-En general eso ocurre después de los shows. Tomamos los tiempos para que no sea grave. Pasa que cuando recorrés el mundo tenés mucha energía. Y la música es genial porque subís al escenario y podés hacer de todo. Con un shot de tequila antes de subir alcanza para estar bien. Ser músicos es como ser un soldado: tenés que ir a hacer lo que tenés que hacer, que en nuestro caso es tocar porque la gente pagó y te está esperando.

-Lo ideal debe hacer dar varias funciones y quedarse varios días en una ciudad, ¿no? Sino es pasar cada día esperando en un aeropuerto.

-Es bueno cuando ocurre eso de quedarse, pero estar en una banda es 95% esperar. Es por lo que te pagan. Pero lo genial es estar en una banda de amigos, porque divagamos y nos reímos todo el tiempo. Con suerte, en Sudamérica a veces tenemos unos días libres y está buenísimo, porque salir de gira siempre te deja con ganas de conocer más.

La cuarentena en Inglaterra

-¿Cómo sobrevivieron el “lockdown”?

-Lo difícil fue por la mitad, porque estaba desconectado de tocar y viajar. No tenía la adrenalina de los shows, así que hice cosas locas como plancharme el pelo. Al principio pensé que estaba bien pero la estaba luchando. Era una yuxtaposición de sensaciones: por un lado no poder hacer lo que hacés y luego encontrar comfort en hacer música y leer lo que te gusta. 

-¿Grabaron en esa época?

-La música me salvó, en serio.Después de ver todo lo que hay en Netflix, mi esposa y yo convertimos nuestra casa en un estudio. Eso estuvo divertido y logré hacer el disco de The Kooks. Fue raro grabar vía Facetime, porque todo tarda más, pero después nos juntamos y lo terminamos. La música nos permitió atravesarlo.

The Kooks en el Personal Fest de 2016. foto Rolando Andrade Stracuzzi

The Kooks en el Personal Fest de 2016. foto Rolando Andrade Stracuzzi

-Grabaste en Berlín, cerrando un círculo perfecto: allá grabó Bowie y ustedes se bautizaron como “Kooks” por una canción suya.

-Fuimos con un poco menos de heroina que él, pero sí, fue así. Nos llamamos The Kooks por un tema suyo. Es interesante seguir los viajes de la gente. Habíamos ido antes para hacer turismo musical de nuestros héroes, pero esta fue la primera vez que viví allá, al punto que ya me conocían en el café de la esquina. Es una ciudad con una sensación relajada y hay muchas personas creativas alrededor.

Gira sudamericana

-¿Cómo fueron los primeros shows de este año?

-No estamos oxidados, no se preocupen. Hace un mes terminamos una gira por Inglaterra y estuvimos en México, aunque la interrumpí porque mi mujer dio a luz antes de fecha y tuve que volver.Estamos haciendo todo el primer disco y es la primera vez que lo hacemos así.

The Kooks pasó por la Bombonera en una visita anterior.

The Kooks pasó por la Bombonera en una visita anterior.

-¿Se complica armar la lista de temas?

-En esta gira no tanto, porque tocamos todo el primer álbum, que son 40 minutos. Luego hay que meter todos los temas conocidos. ¡Ya tenemos seis discos! ¿Cuándo pasó eso? ¡Eramos los nuevos y los jóvenes! (risas) Queremos tocar lo que la gente quiero. No haremos Lados B. Queremos que canten y la pasen bien.

MFB



Fuente