Luis Fonsi: lo que perdió por el éxito de “Despacito” y el bullying sufrido


Con el éxito de Despacito, uno de los hits más pegadizos de los últimos años, ya como parte fundamental de su vida, Luis Fonsi está entusiasmado con su nueva canción: Bésame, un tema que fusiona bachata y reguetón que en solo 10 días desde su lanzamiento ya acumula más de 10 millones de visualizaciones en YouTube.

Al parecer, el tema nuevo seguirá los pasos de la canción que el puertorriqueño compuso en 2017 junto a Daddy Yankee y que rompió todos los récords musicales posibles. Entre otros, estuvo al tope de las listas musicales en 47 países y se convirtió en la primera canción en español en mantenerse en el número uno en los Estados Unidos durante 16 semanas.

Pero, mirando atrás, Fonsi contó qué importancia tuvo esa canción en su vida y en su carrera y cuál fue el lado menos feliz de aquel éxito impresionante y lo hizo en una entrevista con el diario español El País. “Es una bendición, un regalo de Dios. Mientras la gente no se canse y me la sigan pidiendo, la cantaré”, dijo.

Luis Fonsi y Daddy Yankee reciben el Premio Billboard Canción Latina de la Década por “Despacito”. Foto EFE/Alexander Tamargo

Un éxito inesperado

Antes de que Despacito se convirtiera en un sonido esparcido por todo el mundo, Fonsi asegura que la escribió sin grandes expectativas. “La compuse de la misma manera, con la misma guitarra, en el mismo estudio y con las mismas dudas y emociones que con cualquier otro tema”.

Y a partir de ahí fue como un relanzamiento de su carrera. “Habían pasado tres años desde mi disco anterior, que fue muy diferente porque era más orgánico, grabado en Londres con una esencia muy británica”, cuenta. “La música había cambiado mucho, yo cambié de sonidos, de productoras y por primera vez me lancé a hacer una colaboración con el artista urbano por excelencia”, dice sobre Daddy Yankee, de paso despejando dudas sobre supuestos roces entre ellos. 

Lo mejor del éxito de Despacito fue, según dice, llegar con la canción a rincones remotos del planeta. “Gracias a ella llevé mi música y mi idioma a Asia, Australia, Rusia, conocí a mucha gente y muchas otras culturas” . Pero también hubo un lado B, algunas situaciones no tan felices que ahora reveló.

El otro lado de los triunfos

Unas semanas antes del lanzamiento del tema, nació su hijo Rocco, y él no pudo estar tan presente como hubiera deseado. “Eran sentimientos extraños porque necesitaba estar a tope profesionalmente pero, a la vez, me estaba perdiendo las primeras veces de mi niño, sus primeros pasos… Eso me costó mucho”, explica.

A modo de compensación, Fonsi asegura que luego la canción infantil Baby Shark que destronó a Despacito como lo más visto de YouTube fue una suerte de revancha. Luego, la pandemia le permitió estar más cerca de su familia. “La música latina está en un momento muy importante a nivel global. Es un vicio muy hermoso y en este último año y medio me he dado cuenta de que lo necesito y de lo difícil que es no tenerlo”, dice.

Refugiado en su casa y estudio de Miami, estuvo dedicado a producir su nuevo disco que espera lanzar a fin de año. Pero también, el músico asegura que, últimamente, se sintió más interesado por la política, sobre todo preocupado por las desigualdades que sufren los latinos en la sociedad estadounidense y que él ha vivido en carne propia. “Yo he sufrido bullying, racismo y todavía hay gente que dice que, como hablo español, no soy americano. Eso me lo tomo muy personal, me hierve por dentro”, explica.

Por eso, junto a otros artistas latinos reconocidos como Ricky Martin y Eva Longoria se sumó a colaborar durante la campaña del actual presidente demócrata Joe Biden. “Mi padre siempre me enseñó que la política es un tema delicado y que hay que respetar a todo el mundo, por eso cuando me invitaron me lo pensé mucho, porque era una responsabilidad muy grande, pero sentí que había que hablar”, explica.

Aprovechando su popularidad, Fonsi está decidido a hacer oír su voz, en nombre de muchos de sus compatriotas. “No estuve nada de acuerdo con la manera de gobernar de Donald Trump, especialmente con cómo trató a la población de Puerto Rico. Se burló de nosotros, nos despreció, y me lo llevé muy a lo personal”, detalla. “Biden no será un presidente perfecto y cometerá errores, pero al menos hemos mejorado en el respeto a los derechos humanos. Ya no tenemos ese circo diario como había antes”.

En cuanto a la música, Fonsi no dudó en contar que se siente ansioso por volver a un escenario, lo que espera poder hacer en 2022. Mientras, Luis Fonsi sigue participando como uno de los coaches de La Voz, junto a Alejandro Sanz, Malú y Pablo Alborán. Y anuncia: “Las mejores canciones todavía no se han escrito”.

WD



Fuente