‘Love, Death + Robots’: la temporada 3 de la serie animación de Netflix es un abrumador espectáculo visual que aprende de los fallos de sus predecesoras


Este fin de semana ha regresado uno de los proyectos más interesantes y atrevidos que han salido de Netflix con la tercera temporada de ‘Love, Death + Robots‘. La antología de cortos de animación de ciencia ficción de David Fincher y Tim Miller nos ha dejado con nueve nuevas historias para continuar explorando los confines del género.

La tercera temporada consta de algunos “repetidores” de anteriores entregas y también de varias adiciones nuevas… y también contamos con la primera secuela dentro de la antología con el regreso de los tres robots protagonistas de ‘Tres robots: Estrategias de escape’.

Después le sigue ‘Mal viaje’ que marca el primer corto dirigido por Fincher para la serie, y completan la temporada ‘El propio pulso de la máquina’, ‘La noche de los minimuertos’, ‘Equipo mortal’, ‘El enjambre’, ‘Las ratas de Mason’, ‘Sepultados en salas abovedadas’ y ‘Jíbaro’.

Espectáculo visual por encima de todo

Como ocurre con todas las antologías y ya hemos visto en las anteriores temporadas de ‘Love, Death + Robots‘, esta tercera temporada resulta un tanto irregular pero también nos deja con una sensación de que la serie ha ganado en calidad. Se nota que los creadores han ido puliendo cada vez más los detalles al ir aprendiendo de sus errores y de los frentes donde más se criticó a la antología en su estreno, como por la hipersexualización innecesaria de la primera temporada.

La tercera temporada nos deja con propuestas muy valientes e innovadoras, aunque lógicamente algunas brillan más que otras, pero lo que queda claro es que ‘Love, Death + Robots’ es un espectáculo visual impresionante por encima de todo. Incluso las historias que pueden flojear más en algunos frentes compensan simplemente por la calidad de la animación y su acabado artístico.

La aportación de Fincher con Blur Studios nos deja una de las historias más impactantes de la antología, y que a pesar de alejarse un poco del género de ciencia ficción más duro, nos presenta una trama llena de tensión donde una tripulación se topa con un terrible monstruo marino.

También hay que resaltar ‘Jíbaro’, de Alberto Mielgo, que resulta el broche perfecto para la temporada y casi deja más a sus predecesoras. El regreso de Mialgo es un corto impactante y con una calidad abrumadora que de verdad llega a sembrar dudas sobre si estamos viendo animación o actores reales, con un acabado pulido y cuidado que aprovecha todas las maravillas del medio.

Love Death Robots Temporada 3

Lo que tenemos que echarle en cara a esta tercera temporada de ‘Love, Death + Robots’ es que se sigue echando en falta más variedad de estilos de animación para estar tratando con una antología animada. De los nueve cortos solo uno de ellos (‘Equipo mortal’) está realizado en animación 2D, aunque por lo menos también se ha apostado por alternativas de CGI más estilizado como el de ‘El propio pulso de la máquina’ y ‘Las ratas de Mason’.

Aún así, la tercera entrega de la antología ha encontrado un buen equilibrio entre estilos y temas, explorando diferentes frentes que se nos presenta en un concepto tan amplio como la ciencia ficción. También los creadores han aprendido a manejar mejor el tono de la serie con un mayor equilibro entre historias rebosantes de acción y violencia explícita y otros más relajados con tonos de comedia que rozan el slice of life, dejándonos una temporada muy disfrutable y que supera a sus predecesoras.



Fuente