“Los lugares están, sólo hay que animarse a tomarlos”



Ivana Cavigliasso fue nombrada recientemente como la nueva presidenta de la Cámara Argentina del Maní (CAM), convirtiéndose en la segunda mujer en presidir la organización, que agrupa a 20 empresas del sector manisero. La gerente de Calidad e Inocuidad de Prodeman era vicepresidenta y ahora asumió en reemplazo de Eduardo Nervi. “Somos chicos pero con mucho peso ,es un sector muy importante a nivel regional”, dijo Cavigliasso a Clarín Rural.

El sector fue creciendo en los últimos años en área y producción. Precisamente, la cámara difundió la primera estimación de la producción de maní a nivel nacional para esta campaña y los datos no son tan alentadores por la sequía. Según la entidad, para este ciclo se espera una baja del 6,8% respecto a la campaña pasada.

Si bien la superficie sembrada fue mayor a la de la campaña previa en casi un 10%, los rindes esperados rondan los 2,36 toneladas por hectárea contra los 2,78 toneladas por hectárea de la cosecha anterior. Así, se estima una producción 909.997 toneladas, lo que significa 66.378 toneladas menos de materia prima que el año pasado. Esta merma en la producción también hará caer las exportaciones del maní, en las cuales se espera una caída del 13,6% bajando a las 623.000 toneladas.

La producción de maní en Argentina se concentra mayormente en la provincia de Córdoba, con el 88% del área sembrada. Le siguen San Luis (5%) y La Pampa (3%), y en menor proporción en Buenos Aires, Salta, Santa Fe y Jujuy.

Pero para poder seguir creciendo, la nueva presidenta remarcó que se necesitan políticas que acompañen al sector. “Hoy estamos en diálogo abierto a nivel provincial y nacional donde solicitamos la reducción de las retenciones porque el maní es una economía regional pero cuando salió el decreto de la reducción a todas las economías regionales nosotros quedamos exentos Y seguimos teniendo el 7%”, sostuvo.

Además pide una diferenciación entre el maní crudo y un maní planchado, que es un producto con mayor elaboración para promover la mano de obra y el valor agregado. Según explicó, a las empresas les conviene vender maní crudo ya que tienen la misma alícuota de retenciones.

“Estos impuestos internos que tenemos se ven reflejados en los precios y a la vez en la competitividad contra el resto del mundo. Por ejemplo, Brasil, que viene creciendo muy fuerte en los últimos años, nos viene copando algunos mercados mientras que Argentina quedó estancada en la producción”, reaccionó.

En este sentido, volvió a mencionar que como desafío urgente es rever el tema de las retenciones, trabajar para abrir nuevos mercados e instalar nuevas variedades e ingresar en otra zonas productivas.

“Para los próximos años de gestión, buscaremos seguir consolidando el sector manisero argentino como referente mundial de alta calidad”, señaló Cavigliasso, remarcando que las plantas instaladas son de última tecnología y el maní argentino siempre es el elegido por el mercado tan exigente como es el europeo, que representa casi el 60% del total exportado.

Por último, se metió de lleno en un tema que abarca a la sociedad, como es la igualdad de género. “Siempre me dieron un papel muy activo, tuve un gran apoyo del equipo. Los lugares están, sólo hay que animarse a tomarlos. Uno se pone los impedimentos para llegar. Hoy está más abierto a que las mujeres tengamos espacio”, cerró.



Fuente