Llega al país una tecnología para tratar más rápido el cáncer de mama en etapa inicial


Llegó a la Argentina una tecnología de radioterapia intraoperatoria para tratar el cáncer de mama en etapa inicial. Permite hacer el procedimiento en un solo día y obtener resultados clínicos más rápidos.

Se trata de un equipo de radioterapia móvil de origen alemán y es el primero en su tipo en nuestro país. Como es portátil, puede trasladarse y adaptarse a cualquier quirófano sin necesidad de una infraestructura específica.

Lo acaban de incorporar los servicios de Ginecología y Anatomía Patológica del Hospital Italiano de Buenos Aires, junto al equipo de Mevaterapia, que es el servicio de terapia radiante de ese centro de salud. Por el momento se usó una vez. 

Sin embargo, no es algo novedoso a nivel mundial. De hecho, es muy aplicado en Italia y quien tiene más experiencia es el Instituto de Tumores de Milán.

Las pacientes deben tener cierta característica de tumores de buen pronóstico. Foto DPA.

Vale aclarar que no es para todas las pacientes, sino para quienes tienen un grupo seleccionado de tumores en etapa temprana. Y a partir de cierta edad. 

“Está indicada en mujeres con cáncer de mama inicial. En principio, mayores de 50 años”, explicó a Clarín la mastóloga Carola Allemand, médica de planta del servicio de Ginecología del Hospital Italiano.

Además, las pacientes deben tener cierta característica de tumores de buen pronóstico. “Que sean receptores hormonales positivos o grados bajos”, precisó Allemand, quien también es miembro de la comisión directiva de la Sociedad Argentina de Mastología (SAM).

La radioterapia intraoperatoria se integra a la cirugía conservadora de mama. Luego de la extracción del tumor y de que el patólogo haya chequeado que los márgenes de la lesión estén sanos, se coloca un aplicador esférico en el lugar que ocupaba el tumor y comienza la radioterapia, que dura 20 minutos.

Radioterápia - Tecnología contra el cáncer de mama

El tiempo de recuperación de la cirugía es de un mes aproximadamente, el mismo que el habitual.

Según lo informado por este centro de salud en un comunicado, el tratamiento brinda varios beneficios.

Por ejemplo, se obtienen resultados clínicos más rápidos, ya que la dosis necesaria de radiación se aplica en el momento de la cirugía. Así, elimina la demora de un tratamiento radiante convencional, que dura 3 o 4 semanas.

Además, ofrece un mejor proceso de recuperación. Las pacientes pueden permanecer en sus casas, en vez de tener que hacer sesiones diarias de radiación externa.

El tratamiento se está realizando en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Foto Andrés D’Elia.

El tratamiento se está realizando en el Hospital Italiano de Buenos Aires. Foto Andrés D’Elia.

La tecnología permite administrar una única dosis de radiación bajo inspección visual, directa y palpable del tumor. Entonces, logra un tratamiento más específico que las técnicas basadas en la “aproximación” del área.

Esto –según el hospital- reduce la toxicidad evitando la radiación de tejidos sanos, tales como piel, parrilla costal, pulmones y corazón.

Consultado por Clarín, el doctor Santiago Bella, especialista en cáncer de mama y presidente de la Asociación Argentina de Oncología Clínica (AAOC), aclara que el procedimiento “no es más efectivo” que el convencional, aunque acorta los tiempos.

El tratamiento del cáncer de mama es cada vez más personalizado. Foto Shutterstock.

El tratamiento del cáncer de mama es cada vez más personalizado. Foto Shutterstock.

“Permite hacer el tratamiento en un día, en la misma cirugía. En vez de ir, durante un mes, todos los días. Se hace en la misma cirugía y asunto terminado”, destaca Bella.

En la misma línea, la radioterapeuta María Fernanda Díaz Vázquez, miembro de la Sociedad Argentina de Terapia Radiante Oncológica (SATRO), comenta que se hace en una sola aplicación, dentro del quirófano, en el mismo momento de la cirugía.

“Es decir, sacan el tumor y, sobre ese lecho, hacen la terapia intraoperatoria”, grafica la especialista, quien considera que esta técnica viene a aportar un abanico de posibilidades más amplio al tratamiento de la enfermedad.

“Es tener varias opciones y poder adaptar cada opción de tratamiento a cada necesidad de la paciente de acuerdo a la etapa de su enfermedad, tipo de tumor, y algunas características de la enfermedad”, señala.

“Entonces, en tumores iniciales -que cada vez son más frecuentes porque cada vez se diagnostican antes- donde el riesgo de tener otro foco tumoral en la mama es bajo y sea necesario solo irradiar el lecho tumoral, se puede aplicar esta técnica”, completa Díaz Vázquez.

La radioterapeuta aclara que, si bien el Hospital Italiano fue el primero en comprar un equipo específico para esto, no es el primero en hacer radioterapia intraoperatoria en el país. El Centro de Terapia Radiante de Rosario adaptó un equipo para el quirófano y la está realizando.

“La diferencia es que el equipo que trajo el Italiano está comprado específicamente para hacer este tipo de tratamiento. Es portátil, muy versátil, y maneja un tipo de radiación diferente al de Rosario”, compara.

“Este tipo de tratamiento está avalado en un estudio multicéntrico, a nivel mundial, que se denomina Targit trial”, cierra Díaz Vázquez.



Fuente