Liam Neeson, irrompible en Agente secreto


A los 70 años, y a 15 de la primera “Búsqueda implacable”, el actor perfecciona el rol a repetición.

Así como hay quienes llevan muchas de sus artimañas del trabajo a casa, Travis Block (Liam Neeson, convertido en héroe de acción a repetición) instruye hasta a su nietita sobre si algún extraño la vigila o sigue, y la verificación de salidas de escape.

Bueno, es que puede ser un poco paranoico, pero también es un obsesivo compulsivo. Digámoslo todo.

Es que en Agente secreto, Neeson -que ya tiene 70 años, diez menos que Harrison Ford, y por más que diga que abandonará el género, al rato se desdice- trabaja para su amigo el director de FBI (Aidan Quinn, de Benny & Joon, Corazones en conflicto). Travis tiene, cómo no, un pasado oscuro. Desde hace años se dedica a extraer a agentes encubiertos. O a hacer cosas que, legalmente, ejem, serían difíciles de explicar o disimular.


Neeson trabaja para un amigo, el director del FBI, hasta que descubre algo turbio.

Pero la nueva misión lo pone en estado de alerta extrema. Travis empieza a intuir, y luego descubre, que su amigote del FBI está tramando cosas non sanctas contra ciudadanos estadounidenses (¡epa!).

Todo a partir del pedido de hacerse cargo de Dusty Crane (Taylor John Smith, visto en Sharp Objects). Crane alterna entre el alcohol y las pastillas, pero no se sabe si toma para olvidar o es al revés. Hubo un hecho reciente que lo marcó a fuego, y está dispuesto a contar la verdad al periodismo.

Liam y un arma, una dupla inevitable desde hace ya varios años.
Liam y un arma, una dupla inevitable desde hace ya varios años.

Esos son buenos ciudadanos estadounidenses.

Así las cosas, la trama del filme de Mark Williams irá yendo de Crane huyendo, y tratando de encontrarse con Mira Jones (Emmy Raver-Lampman de The Umbrella Academy), para contarle todo, a Travis lidiando con él.

Taylor John Smith ("Sharp Objects") es el agente que revela todo, y Neeson lo escucha.
Taylor John Smith (“Sharp Objects”) es el agente que revela todo, y Neeson lo escucha.

Como en muchas de las películas de acción con Neeson, desde Búsqueda implacable (2008) a la fecha, su personaje tiene algún fuerte enlace con la familia -si es que le queda algún miembro vivo-. Aquí, es con su hija (Claire Van Der Boom), que está divorciada, y la nieta de la que hablábamos al comienzo (Gabriella Sengos).

Disparos, persecuciones y sigue la lista

Todo esto para humanizar, si cabe el término entre tantas persecuciones, disparos, muertes, emboscadas y traiciones, a Travis.

El abuelo. Neeson quiere retirarse (en la ficción) para estar más tiempo con su nieta y su hija divorciada.
El abuelo. Neeson quiere retirarse (en la ficción) para estar más tiempo con su nieta y su hija divorciada.

Porque Travis habrá hecho cosas malas, pero siempre, siempre, hay tiempo para redimirse. Y para alejarse del trabajo arduo, y pasar más y mejor tiempo con sus chicas.

¿Quién no lo haría?

Pero su amigo del FBI no le acepta la jubilación, y ahí es donde lo manda a buscar a Crane.

La nueva película  vuelve a reunirlo con Mark Williams, que lo dirigió en la mejor "Venganza implacable".
La nueva película vuelve a reunirlo con Mark Williams, que lo dirigió en la mejor “Venganza implacable”.

El resto es más o menos previsible, si ya vieron alguna que otra película de Neeson con un arma en la mano. Hay muchas persecuciones bien filmadas, y las víctimas se cuentan por decenas.

Neeson vuelve aquí a trabajar con el director Mark Williams, que lo había dirigido en Venganza implacable (2020), donde era un ladrón de bancos que decidía entregarse, pero era traicionado por dos agentes del FBI.

Se ve que entre Neeson, Williams y esos tipos del FBI, hay algo personal.

“Agente secreto”

Buena

Acción. EE.UU., 2022. Título original: “Blacklight”. 104’, SAM 13 R. De: Mark Williams. Con: Liam Neeson, Aidan Quinn, Taylor John Smith. Salas: Cinépolis Houssay, Cinemark Palermo y Caballito, Showcase Belgrano y Norcenter.

Mirá también



Fuente