LG renueva su Serie K y presenta tres equipos de gama media con altas prestaciones


Con la intención de sumar volumen a la congestionada columna de la gama media, LG acaba de renovar los tres modelos que flotan en estas aguas. Se trata del K61, K51S y K41S.

Esta serie de smartphones se destacan por ofrecer funciones solo vistas en modelos premium, como cámaras cuádruples con Inteligencia artificial y pantalla que supera las 6 pulgadas.

Los tres equipos de la nueva Serie K ofrecen una matriz de 4 cámaras traseras que consta de una cámara principal de alta resolución, lente gran angular, sensor de profundidad y una lente macro que permite tomar fotos en primer plano con alta calidad de detalles aún si el usuario enfoca el objetivo a una corta distancia.

Los nuevos modelos suman en sus cámaras la función de Inteligencia Artificial (AI CAM), que permite obtener imágenes optimizadas sin necesidad de usar filtros.

El más ambicioso es el LG K61, cuyo lente principal alcanza los 48MP. Incluye la tecnología Quad-cell

La Al CAM analiza los objetos o personas en la pantalla, ofreciendo 8 modos diferentes de capturas (mascota, amanecer, atardecer, comida, persona, paisaje, flor y ciudad) y además optimiza los colores de las fotos que tome el smartphone.

Toda la gama viene equipada con una batería de larga duración que alcanza los 4.000 mAh, que permite unas 12 horas de autonomía con al menos dos funciones (datos y Bluetooth, por ejemplo) encendidas.

Al igual que las series K anteriores, estos modelos cuentan con Sonido DTS X: 3D, para lograr un sonido envolvente y más real.

Además, presentan certificación militar – de grado MIL-STD-810G- avalando su mejor desempeño ante altas y bajas temperaturas, choque térmicos, humedad, vibración y sobre todo, caídas. Y si bien no son irrompibles, resisten golpes más duros. 

LGK61

LGK61

El más ambicioso es el LG K61, cuyo lente principal alcanza los 48M. Incluye la tecnología Quad-cell que logra píxeles 4 veces más grandes, más ingreso de luz y menor ruido visual, mejorando la calidad de las fotos aún en escenarios con poca iluminación.

En cuanto al display, es de 6,53 pulgadas en un formato cinematográfico, con resolución Full HD+ (2.340 por 1.080 píxeles) y relación de aspecto 19.5:9 súper nítida.

En cuanto al aspecto, el material de la cubierta es policarbonato, los cantos están redondeados y el color titanio brillante le otorgan al conjunto un aspecto atractivo. Los biseles que rodean al móvil son más delgados para mejorar la experiencia de visualización inmersiva.

La parte posterior permanece completamente lisa, salvo por la presencia del lector de huellas, el logo de LG y los cuatro sensores de la cámara, que están alojados en un módulo horizontal junto al flash.

Ese sensor de huellas es bastante efectivo a la hora de reconocer el dedo índice, aunque tarda un poco en desbloquear el teléfono.

“Desde LG seguimos apostando a la gama media porque vemos una gran respuesta por parte de los usuarios que año tras año siguen eligiendo la actualización de la Serie K”, indica Sergio Jung, mobile product manager de LG Argentina.

El primero en salir a la venta es el K51S, que se consigue a $29.499. Los otros dos modelos, el K61 y K41S, saldrán a la venta en abril y todavía no está definido su precio.



Fuente