La semana en que Daniel Passarella, tras años de silencio absoluto, volvió a ser noticia: la tristeza del Gran Capitán



Ni Parkinson ni Alzheimer ni otra enfermedad neurodegenerativa. Daniel Alberto Passarella estaba triste. Bajoneado, deprimido, con pocas pilas. Un estado de ánimo que arrastra desde el aislamiento, en lo más duro de la pandemia. Después de mucho tiempo sin ser noticia ni mención en los medios, el Kaiser, el único futbolista argentino que ganó dos Copas del Mundo, tuvo una semana de extremo protagonismo, con versiones periodísticas que finalmente fueron desmentidas por el propio ex futbolista.

“Daniel está atravesando sólo un estado de tristeza con signos de depresión a raíz de la situación vivida por la pandemia”, resumió la familia después de que se difundiera la información que aseguraba que Passarella, alejado del fútbol desde que dejó entre cuestionamientos la presidencia de River, padecía una dura enfermedad. 

Las dudas sobre la integridad sobre su salud, no se aplacaron tras el comunicado. ¿Por qué la familia habló por él? ¿Por qué lo hizo a través de un escrito que difundió su abogado, Marcelo Vázquez Aguilar?

Passarella, aunque triste, no se mostró todavía en público. Todo lo contrario a lo que hizo durante toda su carrera: tanto como futbolista, como cuando fue entrenador o cuando se convirtió dirigente. Se expresó, incluso, en momentos críticos de la vida más allá de la pelota, como la muerte de su hijo mayor, Sebastián, en 1995. Incluso cuando surfeó problemas judiciales que lo tuvieron acorralado y procesado. Siempre.

“Las circunstancias de haber estado alejado de sus amigos y de su actividad habitual, aunado a un problema de sordera que contribuyó a aislarlo mucho más, perjudicaron su estado de ánimo de manera esporádica”, desgranaba el comunicado.

Antes de que el Covid-19 entrara en escena, Passarella dirigía la filial en Buenos Aires de World Talent Group, una empresa del salvadoreño Fito Salume que busca talentos para representar. Durante la pandemia, la empresa cerró la oficina. Desde entonces, solamente se lo vio públicamente en el velatorio de Alejandro Sabella, a fines de 2020. Fue en el predio de Ezeiza, a donde llegó manejando su auto.

De hecho, en el comunicado, su familia hizo hincapié en ese aspecto: que aún conduce su vehículo incluso en el trayecto hacia Chacabuco, su ciudad natal, y dónde reside su hijo menor, Lucas.

A esta altura, la noticia ya había dado la vuelta al mundo. En sus redes sociales, Fiorentina le dedicó un posteo augurando fuerza. “Siempre a tu lado, fuerza caudillo”. Entonces Passarella creyó conveniente dar su versión, sin terceros.

Argentina, Uruguay, Italia, Chile y Paraguay fueron los principales países, de 49, que registraron “Passarella” como término de búsqueda en Google los últimos siete días. El último pico importante  había sido en noviembre del año pasado, para el estreno de la serie televisiva sobre Maradona, que también tuvo un personaje que encarnó al Kaiser como una especie de villano vestido de celeste y blanco.

Eligió un medio de Italia. Conversó con Alberto Cerruti, periodista de La Gazzetta dello Sport desde 1974. A él le aseguró en una entrevista exclusiva que no atraviesa ninguna de las enfermedades mencionadas.

“No estoy enfermo. Voy a ir a la Copa del Mundo en Qatar y luego volveré a Florencia. Las malas noticias sobre mi salud me dan risa”, publica el periodico tanto en su versión impresa como en la digital.

“Tengo 69 años, vi de todo y ya no me sorprende nada. Conozco al mundo de los medios y sé que hay cada vez gente que quiere impactar con noticias de todo tipo, especulando especialmente con figuras famosas”, indicó el Kaiser.

“Solo tuve un poco de depresión, sí. Porque todos hemos pasado por un mal momento, pero nada más. Estuve deprimido, fue un tiempo triste, como tantos millones de personas”, cerró en italiano, una conversación que mantuvo con Cerruti telefónicamente.

El ostracismo de Passarella no es nuevo. Después de dejar la presidencia de River en 2013, sus apariciones se fueron espaciando. El accidente en la ruta en 2017 o el velatorio de Sabella, días después de la muerte de Diego Maradona, son sus imágenes más recientes. ¿Volverá al ruedo una vez que deje atrás la depresión?



Fuente