La producción agroalimentaria arrastra a Brasil a crecer 5 por ciento o más en 2021



El PBI brasileño creció +1.2% en el 1er. trimestre del año comparado con el trimestre anterior, en que trepó a +3.2%. Esto significa que dejó atrás la recesión de -4.1% experimentada en 2020, y ahora se apresta a expandirse + 5% o más en 2021, un punto y medio por encima de los previsiones más optimistas del Banco Central y el Consenso Económico.

Es el resultado directo del auge explosivo de la producción agroalimentaria, que se ha expandido +5.7% en los primeros 3 meses del año sobre la base de un crecimiento de +1.5% en los últimos 3 meses de 2020.

La expansión de la economía brasileña es generalizada. La industria manufacturera mostró un alza de +3% respecto a igual periodo del año pasado, que representa un aumento de +0.7% entre enero y marzo de este año; y lo mismo sucedió con los servicios y los sistemas logísticos; y abarcó también a todas las regiones y ciudades del país sin excepción.

La producción agroalimentaria fue encabezada por un aumento récord en la cosecha de soja de 133 millones de toneladas en el ciclo 2020/21; y esto permite prever un superávit comercial neto de U$S 87.400 millones en este año, que implica una ampliación de casi U$S 40.000 millones respecto al año pasado.

Este aumento de excepción del PBI brasileño se revela ante todo en el auge de la tasa de inversión –“Formación Bruta de Capital Fijo (FBCF)” que alcanzo a +4.6% en el 1er. trimestre del año en comparación con los 3 meses anteriores, cuando se elevó más de 20%.

Este aumento de la tasa de inversión implica que su porcentaje en el PBI asciende a 19.4% del total. Esto asegura que el crecimiento de la economía brasileña tiene un carácter sostenido y se extiende más allá del periodo 2021/2022.

El alza del PBI ocurre en todos los sectores, todas las regiones y en todas las ciudades; y está acompañado por la creación de más de 1 millón de empleos formales en los primeros 3 meses de 2021. La consecuencia de este acontecimiento crucial es que los ingresos fiscales treparon más de 20% en esta etapa.

Lo que significa el sector agroalimentario en Brasil lo revela el hecho de que fue el único que creció en 2020 (+2% anual), mientras todos los demás retrocedieron, en una recesión que alcanzó a -4.1% .

Las exportaciones agroalimentarias crecieron 2% en 2020, en tanto que treparon +6% en el 1er. trimestre del año. Por su parte la industria cayó -2.7% el año pasado, y -11.3% se redujo la actividad manufacturera.

Citibrasil estima que el PBI aumentaría +5.1% este año, y el Itaú proyecta una expansión de +5% en 2021, sobre la premisa de que los brasileños por encima de los 18 años estarán vacunados con 1 dosis en noviembre de este año.

Lo mismo hizo Goldman Sachs que pronostica un alza del producto de +5.5% en 2021, mientras que su previsión previa era +3.5% anual. El banco norteamericano también presume que la pandemia estará controlada en el 2do. Semestre del año.

La tasa de inflación de Brasil ascendería este año a +2.7% anual, mientras que alcanzó a +6.7% el año pasado.

Hay 15 millones de brasileños desocupados (14.7% de la población), pero en los estados del Nordeste el desempleo alcanza a 18.7% del total.

Equivale a afirmar que el auge de excepción de la producción agroalimentaria brasileña no se ha traducido todavía en un incremento de los ingresos de los trabajadores y desocupados; y esto ocurre cuando al mismo tiempo se han elevado los precios de los alimentos y de la energía, en un contexto de mínima pero creciente inflación.

El alza de la inflación ha ocurrido ante todo con 2 alimentos básicos de la ingesta popular brasileña: el arroz ha aumentado +64% en los últimos 12 meses y el “feijao” (porotos negros) se ha elevado 51% en el mismo periodo.

En este momento casi la mitad de la población brasileña no tiene acceso a una alimentación adecuada, y son 19 millones de personas -9% del total- las que enfrentan una situación de hambre estructural, en especial en las fabellas de los grandes centros urbanos como Rio, San Pablo, y Bahía.

La aparición de este fenómeno de carencia básica de alimentos esta en relación directa con el aumento de +18.5% experimentado en la canasta alimentaria básica en marzo de este año, que fue acompañada por una elevación de los valores del Fuel Oil de 92%.

Por cada punto del producto que crece la economía brasileña, la economía argentina se expande 0.25%.

La que existe entre los dos principales países de América del Sur, que sumados constituyen la principal plataforma de producción de proteínas del siglo XXI, es de carácter simbiótico.



Fuente