La escuela de danza creada por Maurice Béjart cerró sus puertas por abusos de poder y nepotismo


La prestigiosa escuela de danza Rudra Béjart, fundada en Suiza por Maurice Béjart, suspendió esta semana pasada sus cursos para la próxima temporada tras una auditoría que reveló “graves deficiencias”, lo que provocó el despido de su director y su esposa, quien era la gerente.

En febrero el Consejo de la Fundación Béjart Ballet Lausanne -que monitorea la escuela- “tomó conocimiento de elementos inquietantes que ponían en tela de juicio a la dirección de la escuela-taller Rudra Béjart Lausanne, obligándolo a reaccionar de inmediato”, de acuerdo a un comunicado de prensa.

La fundación precisó que los autores del informe constataron “cierto número de hechos y comportamientos que revelaban graves deficiencias por parte de la dirección”, llevando al Consejo a rescindir los contratos del director, Michel Gascard, y de la gerente, su esposa, Valérie Lacaze.

Esta escuela de danza había sido fundada por Maurice Béjart en 1992, y forma a unos cuarenta alumnos de entre 16 y 20 años provenientes de todo el mundo.

El estilo de Béjart forjó una escuela en la danza contemporánea. Foto AFP-Eric Cabanis

La cadena televisiva suiza RTS, que recogió testimonios de alumnos y de la presidenta de la fundación, Solange Peters, afirma que esta auditoría reveló “abuso de poder, nepotismo y una grave disfunción pedagógica”.

“Por ejemplo, una de los alumnas describió una situación que enfrentó en medio de un círculo de discípulos y profesores, en que fue humillada y menospreciada“, indicó Peters a la RTS.

Además, numerosas declaraciones de alumnos recogidas por la RTS, la mayoría bajo cubierta del anonimato, apabullan al director. Mencionan maltrato psicológico, tiranía y ensayos excesivos, según se desprende de la página web. cabe agregar que no hubo manera de contactar con el director destituido.

Maurice Béjart murió el 22 de noviembre de 2007, a los 80 años, y dejó una profunda huella en el mundo de la danza. Foto AFP-Eric Feferberg

Maurice Béjart murió el 22 de noviembre de 2007, a los 80 años, y dejó una profunda huella en el mundo de la danza. Foto AFP-Eric Feferberg

Por su lado, el Ayuntamiento de la ciudad “tomará a su cargo la renovación de la gestión, establecerá un marco que garantice la formación en el respeto a los valores educativos que rigen su misión, y el fortalecimiento de sus lazos con el Béjart Ballet Lausanne”, precisó en un comunicado.

Maurice-Jean Berger, más conocido como Maurice Béjart (1927-2007), fue un bailarín y coreógrafo francés nacionalizado suizo el mismo año de su muerte.

El “arte” de enseñar a las bofetadas  

“Maurice me enseñó a bailar con muy pocas palabras. Debo ser el discípulo con el que menos hablo en toda su vida. Un día se acercó hasta donde yo estaba practicando y sólo me dio una bofetada. Ni siquiera me explicó por qué…”, contó alguna vez nuestro Jorge Donn, bailarín considerado uno de los más icónicos de la danza del siglo XX, quien fuera su alumno predilecto.

“Lo cierto es que con ese bife yo entendí perfectamente lo que me había querido decir. Desde ese memento comencé a aprender. Esa es también mi forma de enseñar. No conozco otra…”, dijo Donn, fallecido en 1992.

Maurice Bejart (centro), junto al argentino Jorge Donn, quien contó que adoptó el método de enseñanza del riguroso director francés.

Maurice Bejart (centro), junto al argentino Jorge Donn, quien contó que adoptó el método de enseñanza del riguroso director francés.

La relación entre ambos fue inmensa. Béjart compuso pensando en él más de 30 obras. Entre otras, Divertimento, Romeo y Julieta, Novena Sinfonía, Mathilde, Baudelaire, Bhakti y Lettera Amorosa.

Béjart: “Si puedes bromear sobre algo muy importante es que realmente has alcanzado la libertad”

Fuente: Agencia AFP

E.S.​



Fuente