la campaña triguera genera entusiasmo


Hay mercado, habría trigo (si el clima acompaña como se espera) y habría seguridad interna de mercado. A esto hay que sumarle genética y un paquete tecnológico elite, junto con estrategias de manejo bien ajustadas para potenciar no sólo al trigo sino también a la soja de segunda o el cultivo que venga. Parecería un penal sin arquero para el cereal de invierno en este ciclo 2021/22, lo que genera entusiasmo en toda la cadena triguera… también en el gobierno nacional.

Para hacer foco en los mercados internacionales y el local, durante el primer día del Congreso “A todo Trigo” disertaron Celina Mesquida, de la consultora RJO´Brien, que repasó cómo se está reponiendo socio-económicamente Estados Unidos del cimbronazo pandémico; Gustavo López, consultor de Agritrend, que analizó el mercado local; y el subsecretario de Mercados Agropecuarios, Javier Preciado Patiño, que llevó tranquilidad sobre “el compromiso del Ministerio de dar previsibilidad manteniendo las reglas de juego que permitan a la Argentina superar las 7 millones de hectáreas (M/ha) y consolidar más de 20 millones de toneladas (Mt) de producción”.

Celina Mesquida, de la consultora RJO´Brien

“El desafío de Argentina es tener una política agresiva en cuanto a la productividad para lograr los máximos rendimientos en cada región y expandir todo lo posible el área triguera, tenemos tecnología por suerte para eso y esperemos que pronto esté disponible para todos los productores”, dijo Preciado Patiño. Y agregó: “Jugar en esas grandes ligas significa más trabajo, riqueza, valor agregado en las comunidades y la posibilidad de redistribuir los beneficios para toda la sociedad argentina”.

“La coyuntura es muy buena, pero me interesa también la película”, lanzó Preciado Patiño. Y apuntó: “Comparando 2001 versus 2021, según el Departamento de Agricultura de EE.UU., ha habido un aumento de la producción del 31%, pero también un incremento del comercio internacional del 54%”.

“Esa es la clave que nosotros tenemos que tratar de aprovechar, programemos cómo la Argentina va a jugar fuerte porque esto no es coyuntural, esto viene para largo”, enfatizó. El Subsecretario recordó que, por ejemplo, “Bangladesh compra la misma cantidad de trigo que Brasil, alrededor de 6 Mt, Nigeria va a importar unos 5 Mt, el norte de Africa sigue siendo un excelente comprador, y el sudeste asiático tiene un crecimiento infernal”.

Ventana al mundo triguero

Celina Mesquida hizo un punteo de cómo ve el panorama en Estados Unidos y otros jugadores importantes en el mercado triguero. “En Estados Unidos se espera un poco más de producción que el año pasado pero no sería una gran cosa, por otro lado, vamos a arrancar con un poco menos de stocks porque se ha usado como forrajero y se ha vendido mucho”, contó Mesquida. Aunque agregó que “en el mundo los stocks aún son sólidos”.

La analista del mercado granario marcó “dos tipos de mercados alcistas: uno por falta de oferta y los que suben por agresividad de la demanda”. “La demanda de trigo sigue siendo sólida en el mundo y las exportaciones siguen siendo buenas”, ratificó.

China ha subastado parte de sus reservas internas de trigo, por lo que necesitarán importar cada vez más, por otro lado, el mar Negro tiene el 50% del market share de la exportación mundial de trigo y por eso hay que prestar atención a lo que suceda en Rusia, que está en un año de elecciones, tiene un sistema de precios incierto y no se sabe si afectará su competitividad el conflicto con Ucrania”, resumió Mesquida desde Estados Unidos.

Por otro lado, en el hemisferio sur, Australia tendría una buena cosecha pero no tan buena como la pasada.

Finalmente, un párrafo para Estados Unidos y la recuperación de su economía post pandemia. “Hoy el 44% de la población está ya vacunada y no hay más porque no quieren, cualquiera que ande por la calle y quiera vacunarse puede hacerlo acá, se calcula que para agosto el 80% de la población esté vacunada”, contó Mesquida. Y siguió: “La inyección de dinero que hubo de parte del Gobierno acá fue increíble, le pusieron mucho dinero a la gente en el bolsillo, de hecho, pasa lo que nunca, que algunos comercios o cadenas de comidas rápidas no consiguen gente para trabajar”.

Por todo esto, para Mesquida, el mundo se recupera en dos velocidades: “La de Estados Unidos y China que van a una velocidad, y el resto del mundo, que va a otra”.

Producción y mercado interno que responden

Analizando lo que viene, Gustavo López primero echó un ojo a lo que pueda estimar el próximo informe del USDA (el Departamento de Agricultura norteamericano), que podría ser “definitorio en función de stocks muy ajustados, tendría que salir todo muy bien para que todo se mantenga estable”.

López estimó que podrían sembrarse este ciclo entre 6,5 y, por qué no, 7 millones de hectáreas, “que si bien no sería un récord que fue de 9 M/ha hace muchos años, sí podría establecer un récord productivo si el clima acompaña y nos podemos acercar a las 21 Mt”.

Preciado Patiño.

Preciado Patiño.

El consultor comparó el inicio de esta campaña 2021/22 con la pasada. “Los stocks iniciales de esta campaña son de 800.000 toneladas, menores que la pasada que estaban en 1,3 Mt, en tanto que tomando una superficie de 6,6 a 7 M/ha, también se estaría sembrando más que el año pasado, y, por otro lado, se esperan mejores rendimientos, hay que recordar que la campaña 2020/21 muchas zonas estuvieron afectadas por la falta de agua y apenas anduvieron en 2500 kg/ha promedio, cuando para esta se estiman podría rondar en 3000 kg/ha”.

Así las cosas, la producción podría andar en 21 Mt, casi 4 Mt más que la campaña pasada, alcanzando un récord. Con estos números López avizora un volumen disponible de exportación de 13,5 Mt cuando la campaña pasada fueron de 10,5 Mt. “Y no me preocupa la colocación de este volumen, porque mercado hay”, enfatizó. Y marcó que, a la fecha se encuentran registradas Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior de trigo que se embarcará recién en diciembre de 2021 o enero-febrero de 2022 por 2 millones de toneladas.

Gustavo López.

Gustavo López.

Cuando se refiere a que “van a ser fáciles de colocar” marca que mientras que en los años 90, Argentina llegaba a 14 destinos con una preponderancia importante de Brasil (32%) y un total de 6 Mt; ahora llega a 25 destinos (Brasil sigue fuerte con 40% pero apareció el sudeste asiático con 37% y Africa con 11%) y un volumen medio de 11 Mt.

Al referirse al precio interno del trigo, López dijo que “son muy buenos los precios a cosecha”. Y explicó: “En ninguno de los últimos 5 años, para mayo se superaban valores de los 190 dólares por tonelada y hoy estamos hablando de 215 dólares”. Por eso, cree que la cosecha fina tiene buenos argumentos para sembrarse, además, pondero la combinación con soja de segunda que anda cada vez mejor.

Y en cuanto al precio externo del trigo argentino, el consultor dijo que “es de los más baratos del mundo y con márgenes que siguen siendo atractivos, esto es importante aclararlo”.

Como resumen, buenas expectativas climáticas, precios a cosecha atractivos, incremento de área y producción y destacó: “Se necesita una política comercial clara y estable porque estamos hablando de un aumento de saldo exportable con mayor aporte de divisas, estamos hablando de 3500 millones de dólares y si todo el complejo granario para este año sería de 36.000 millones de dólares, el trigo para el año que viene participa en no menos de 10%, y con un ingreso fiscal por retenciones de 430 millones de dólares”. Y cerró: “Tres puntos adicionales no serían significativos en materia de recaudación pero sí representaría perder el incentivo que hoy tiene el productor sería una picardía”. Vale recordar que el trigo tiene una retención del 12%, pero por ley el Gobierno podría subirlas a 15%.



Fuente