La berenjena y el durazno, los emojis más incomprendidos en todo el mundo


Los emojis encontraron su hueco en la comunicación digital al contribuir a hacer más cercana la interacción con otros usuarios, por encima de las barreras del lenguaje. Sin embargo, hay algunos de estos elementos que no son reconocidos, como le ocurre a la berenjena y al durazno.

Para Paul D. Hunt, diseñador de tipografías en Adobe y uno de los representantes de la empresa en el consorcio Unicode, la empatía es el aspecto más importante de la comunicación, algo que trasciende el idioma y permite comprender del todo lo que quiere decir la otra persona.

Dada la abstracción que el lenguaje puede adquirir en la comunicación digital, sin ver las expresiones faciales o los gestos la otra persona, ni oír su tono de voz, Hunt defiende que los emoji pueden ayudar a conectar en mayor profundidad con el sentimiento que hay detrás de los mensajes enviados digitalmente, como expone en una publicación en Adobe.

En este contexto, el 88 por ciento de los usuarios de emoji a nivel mundial son más propensos a sentir empatía hacia alguien si utiliza un emoji, un dato que se desprende del informe de Adobe sobre las tendencias globales del emoji 2021, en el que fueron encuestadas 7.000 personas de Estados Unidos, Reino Unido, Alemania, Francia, Japón, Australia y Corea del Sur.

La mayoría de los usuarios de emoji están de acuerdo que utilizarlos les facilita expresarse.

Más de la mitad de los usuarios globales de emoji se sienten más cómodos expresando sus emociones a través de emojis que en conversaciones telefónicas (55%) y que en conversaciones en persona (51%).

Según apunta Hunt, “los emojis brindan la oportunidad de detenernos y elegir una imagen apropiada para transmitir cómo nos sentimos y cómo esperamos que se sienta la otra parte”.

Incluso más de la mitad de los usuarios (55%) están de acuerdo en que el uso de emojis en las comunicaciones tuvieron un impacto positivo en su salud mental.

Quebrando barreras de comunicación

El estudio de Adobe recoge que a la gente le encanta utilizar los emojis para expresarse, y que éstos incluso ayudan a las personas a superar las barreras lingüísticas y a establecer conexiones que de otro modo serían más difíciles.

Así, la mayoría de los usuarios de emoji están de acuerdo en que los emojis les facilitan expresarse (90%) y comunicarse más allá de las barreras lingüísticas (89%), y para el 67 por ciento, las personas que usan emojis son más amistosas y divertidas que las que no lo usan.

El 76 por ciento afirma que los emojis son una herramienta importante en la comunicación para crear unidad, respeto y comprensión hacia los demás, un dato que se complementa con la respuesta del 70 por ciento de los usuarios que están de acuerdo en que los emojis inclusivos pueden ayudar a entablar conversaciones positivas sobre temas culturales y sociales relevantes.

Los más elegidos y más incomprendidos

Emojis, una forma de comunicación cada vez más usada. Foto: Shutterstock

Emojis, una forma de comunicación cada vez más usada. Foto: Shutterstock

La cara que ríe con lágrimas, el pulgar hacia arriba, el corazón rojo, la cara que lanza un beso y la cara que llora con una lágrima se presentan como los cinco emojis favoritos entre los usuarios de estos elementos comunicativos.

No obstante, hay tres que no acaban de ser aceptados a nivel global: la berenjena, el durazno y la cara de payaso se sitúan como los emojis más incomprendidos. De hecho, Facebook e Instagram prohibieron el uso de ambos cuando sean empleados en un contexto sexual o para hacer ofrecimientos de este tipo.

De acuerdo con las Normas Comunitarias de Facebook, en el capítulo 14, Servicios Sexuales, la red social busca limitar encuentros entre adultos; además de restringir el lenguaje sexual explícito, pues normalmente los emojis de berenjena y durazno son usados con connotaciones relacionadas a la sexualidad. 

SL



Fuente