Kyra Sedgwick recordó el papelón que hizo en la casa de Tom Cruise y por qué llegó la policía


Tras una inolvidable anécdota en casa de Tom Cruise, Kyra Sedgwick cuenta hoy, no sin ironía, que el actor no volvió a invitarla a participar en ningún otro festejo entre las paredes de su hogar.

Durante el programa The Drew Barrymore Show, la actriz de 55 años relató una divertida historia que ocurrió en la casa del protagonista de Misión Imposible durante una glamorosa cena a la que asistió 30 años atrás. Por aquel entonces, Sedgwick ya había trabajado con Cruise en la película de 1989 Nacido el 4 de julio y su esposo, Kevin Bacon, acababa de filmar con él el clásico de 1992 Cuestión de honor.

La pareja había sido invitada a una cena repleta de estrellas en casa de Cruise y Nicole Kidman, que por ese entonces era su esposa. Todo se desarrollaba con normalidad hasta que un detalle en el interior de la vivienda llamó la atención de Sedgwick. “Es una historia bastante buena. Fue un momento vergonzoso, pero divertido”, resumió primero la actriz durante su conversación con Barrymore.

“Yo estaba embarazada, muy embarazada, y nos invitaron a cenar. Había trabajado con Tom (en Nacido el 4 de julio) y Kev (Bacon) rodaba con él Cuestión de honor. Estaban Bruce Willis y Demi Moore, porque ella también estaba en la película, Rob Reiner, Nicole (Kidman)”, agregó.

Luego reveló: “Era una de esas noches a las que a menudo no me invitan… Y había una especie de repisa en una chimenea y yo vi un pequeño botón debajo de la repisa y me pregunté: ‘¿Qué es ese botón ? Así que lo presioné”. Sedgwick admitió que esperaba que algo “interesante” sucediera si accionaba el mecanismo, pero al ver que no pasó nada, su curiosidad no hizo más que aumentar. “Así que le toqué el hombro a Tom y le dije: ‘Presioné ese botón’, y él dijo: ‘¿tocaste ese botón?’ Y yo respondí: ‘Sí, presioné ese botón’. Y él dice: ‘Ese es el botón antipánico’”.

Sedgwick explicó a continuación que llegó la policía y tuvieron que suspender todo lo que estaban haciendo a causa del revuelo generado. “¡Tenían que ver a Tom… Creo que había más de cinco autos de policía, era algo… No me invitaron más”, concluyó el relato de su anécdota entre risas.



Fuente