Jóvenes del peronismo recrearon el cruce del río Matanza


Foto: Leo Vaca

Jóvenes peronistas de Cañuelas cruzaron este mediodía el río Matanza para revivir con esa acción, que consistió en atravesar la corriente con el agua hasta la cintura, uno de los momentos claves de la jornada del 17 de noviembre de 1972, cuando decenas de miles de personas desafiaron al cerco militar que había dispuesto la dictadura de Alejandro Lanusse con el objetivo de recibir a Juan Domingo Perón en su regreso al país.

La convocatoria reunió a más de cincuenta participantes del centro cultural “Volveré”, de la localidad bonaerense de Cañuelas, junto a afiliados del gremio mecánico Smata y de varios sindicatos municipales, quienes se metieron en las aguas barrosas para pasar de una orilla a la otra como si se dirigieran al aeropuerto de Ezeiza, para repetir lo que 49 años atrás hizo la multitud que quería llegar hasta Perón a pesar del bloqueo de las Fuerzas Armadas.

Foto Leo Vaca
Foto: Leo Vaca

Los participantes cruzaron el río a metros de la autopista Ricchieri y enfrente de la cancha de Deportivo Italiano, un gesto simbólico que este año realizaron por tercera vez, para lo cual se habían provisto de bidones de agua, detergente y lavandina ya que en las experiencias anteriores comprobaron que el olor y la contaminación obligan a desinfectarse y cambiarse de ropa al llegar al otro lado.

Uno de los organizadores, Martín Marelli, trabajador de la Anses, señaló a Télam que el cruce del río, para el que alrededor de 60 personas se concentraron en ese punto de Ciudad Evita, formó parte de una serie de iniciativas de reivindicación histórica que realizan regularmente desde el centro cultural, entre ellas un homenaje anual al general Juan José Valle, fusilado en la penitenciaría de la actual plaza Las Heras en 1956.

Foto Leo Vaca
Foto: Leo Vaca

“Este cruce fue muy simbólico y se transformó en un homenaje a los compañeros que en 1972 fueron a recibir a Perón tras 18 años de lucha. Algunos de ellos estuvieron hoy con nosotros, y al hablar de aquella jornada se les caían las lágrimas”, contó Marelli a esta agencia, quien además recordó “a (José Ignacio) Rucci y a las más de 160 personas” (fueron 153) que acompañaron a Perón en el vuelo de Alitalia que lo trajo de regreso.

Marelli contó que la decisión de traspasar a pie el río Matanza surgió hace tres años y que a medida que pasa el tiempo “se van sumando muchísimos más compañeros”, quienes aceptan poner el cuerpo y sumarse a lo que se convirtió en un ritual cargado de épica, al que él considera una suerte de legado emocional para las nuevas generaciones.

“Los que tenemos alrededor de 40 años les estamos dejando la posta a los pibes que vienen; esto es un pequeño ofrecimiento simbólico y un compromiso, un homenaje que tiene que ver con esa mística creada en los 18 años de resistencia”, subrayó a esta agencia, y comentó que esta vez participaron varios militantes que estuvieron en ese mismo lugar en la jornada del 17 de noviembre de 1972.

Los participantes que 49 años atrás habían ido a recibir a Perón eran Javier Mouriño, Aldo Duzdevich, Abdo El Kadri y Omar El Kadri, estos dos últimos primos del fallecido referente de las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) y luego preso político Envar “Cacho” El Kadri, quien tras la dictadura se graduó como abogado y trabajó de productor cinematográfico.

Historiador y periodista, Duzdevich se refirió al impacto simbólico del acto de atravesar un río, que “tiene un contenido épico”, destacó, y lo relacionó con otros hechos emblemáticos del peronismo, como el cruce del Riachuelo desde el sur del conurbano -a nado o en bote, ya que los puentes se habían levantado- por parte de quienes querían rescatar a Perón el 17 de octubre de 1945.

“Lo que hicieron estos chicos hoy es un acto de fe, de mística de la militancia”, valoró Duzdevich, para quien cada generación del peronismo tiene su “fecha militante”.

“Para la generación de la Resistencia (la que vivió el golpe de 1955 y enfrentó la proscripción política) su fecha militante fue el 17 de octubre (de 1945), mientras que para la generación de los ’70 su 17 de octubre fue el 17 de noviembre de 1972, cuando el pueblo fue a rescatar a Perón”, dijo a Télam.

Junto a la emoción y al sentido de homenaje, los participantes asumieron con humor el costado más incómodo de la acción de cruzar el río: “Hay mucho barro, está todo mucho más sucio y se hace bastante más difícil”, reconoció Marelli sin perder el entusiasmo.



Fuente