Jay-Z vendió Tidal, la plataforma de streaming que mejor le paga a los artistas, por 300 millones de dólares


Por lo visto, haber llegado a los 50 años a Jay-Z le hizo reflexionar acerca de las posesiones y las propiedades, y el rapero marido de Beyoncé parece dispuesto a “soltar” algunas de las varias que acredita tener.

Hace tan solo dos meses, el cantante se deshizo de la mitad de las acciones de su marca de champán de lujo ‘Armand de Brignac’, vendiéndoselas a LVMH Moët Hennessy y Louis Vuitton, según consignó el periódico español ABC.

Ahora, le tocó el turno a Tidal, la plataforma digital de emisión de música que en 2015 le compró a la compañía noruega Aspiro, que combina audio sin pérdida y videos musicales de alta definición, basada en un régimen de suscripción paga.

De acuerdo a lo divulgado, Jay-Z confirmó la venta por unos 300 millones de dólares a la compañía de tecnología financiera Square, Inc., una empresa de pagos digitales con sede en San Francisco, fundada en 2009 por el empresario Jack Dorsey.

“Sabía que Tidal era algo especial en cuanto lo experimenté, y seguirá siendo el mejor hogar para la música, los músicos y la cultura”, señaló el inversor, que fue uno de los cofundadores de Twitter, y que según lo pactado pagará el monto negociado en efectivo y en acciones.

La plataforma fue comprada por Jay-Z en 2015, a la compañía noruega Aspiro. Foto Andrew Harrer/Bloomberg

Además, el acuerdo contempla que el Jay-Z, cuyo patrimonio se calcula que supera los mil millones de dólares, se una a la junta directiva de Square; en tanto, él mismo y otros artistas que actualmente tienen participaciones en Tidal permanecerán como accionistas. Entre ellos aparecen Madonna, Beyoncé, Nicki Minaj, Rihanna y Kanye West.

Tidal operará entonces como una entidad separada junto a la oferta de hardware y software de Square. Pero el eje de la cuestión está planteado definitivamente en la distribución de material musical.

Una opción atractiva

Tidal se ha presentado como una alternativa atractiva para artistas frente a los otros servicios de streaming, y Square dice que llevará el fenómeno más allá para los músicos como ha hecho para otros negocios con sus sistemas financieros.

De por sí, la plataforma es reconocida por ofrecer una mejor calidad de sonido y mejores condiciones de monetización a los artistas. Sin embargo, a pesar de que en 2019 generó 167 millones de dólares, las pérdidas operativas llegaron a 55,3 millones.

No obstante, Jay-Z se mostró muy entusiasmando con la operación, en virtud de las posibilidades que ofrece la asociación con Jack Dorsey, con quien aseguró haber conversado acerca de las infinitas posibilidades de Tidal.

“Desde el principio, Tidal fue algo más que transmitir música, y seis años después sigue siendo una plataforma que apoya a los artistas en cada punto de sus carreras. Los artistas merecen mejores herramientas que los ayuden en su viaje creativo”, explicó.

La decisión de Apple Music de pagar más a los artistas puso contra las cuerdas a Spotify, la plataforma con más suscriptores en la actualidad.

La decisión de Apple Music de pagar más a los artistas puso contra las cuerdas a Spotify, la plataforma con más suscriptores en la actualidad.

El acuerdo se da en el marco de la reciente decisión de Apple Music de subir su aporte a los músicos, en línea con el reclamos de los artistas de “una reproducción, un centavo”, algo más del doble de lo que Spotify, que ejerce un poder dominante en el negocio, paga a quienes crean su contenido.

“Creemos que hay que pagar a todos los creadores la misma tarifa, creemos que una obra de teatro tiene un valor y que los creadores nunca deberían tener que pagar por darle visibilidad”, disparó la marca de la manzanita.

Lo cierto es que en 2020 el mercado del streaming siguió expandiendo sus alcances, otorgando a las compañías un nuevo aumento en sus ganancias, mientras los músicos siguen reclamando un mejor tratamiento para ellos. 

De su lado, Dorsey señaló que la idea es “encontrar nuevas maneras para apoyar el trabajo de los artistas”, mientras Jay-Z advirtió que la “sociedad será un punto de inflexión para muchos”.

E.S.



Fuente