Historia pura en el atletismo: Shelly-Ann Fraser-Pryce se convirtió en la segunda mujer más rápida de todos los tiempos



La atleta jamaiquina Shelly-Ann Fraser-Pryce hizo historia en el atletismo: se convirtió este sábado en la segunda mujer más rápida de la historia en los 100 metros llanos, distancia que completó en 10s63/100. Es el mejor registro para una mujer en 33 años.

La actual campeona del mundo y doble campeona olímpica de los 100m (2008 y 2012), de 34 años y con dos años de ausencia de 2017 a 2019 producto de haber sido madre, da con este resultado un golpe de autoridad a menos de dos meses de los Juegos Olímpicos de Tokio (23 julio-8 agosto).

Fraser-Pryce le sacó nada menos que 32 décimas a la segunda clasificada y quedó sólo por detrás de la fallecida estadounidense Florence Griffith-Joyner, que es dueña de los tres mejores tiempos de la historia (10s49, 10s61 y 10s62) aunque sobre ella pesan fuertes sospechas de dopaje.

Detrás quedó la estadounidense Carmelita Jeter (10s64 en 2009), que la felicitó inmediatamente.

“Sé lo merecido que es. Regresaste después de dar a luz a un niño y mostrarle al mundo lo talentosa y apasionada que eres. Eres oficialmente la mujer más rápida aún viva”, tuiteó Jeter, ya retirada de las pistas.

Después de las hazañas de la joven americana Sha’Carri Richardson (10s72 segundos en abril), Fraser-Pryce recordó que hay que contar con ella en la cita olímpica de Tokio con este nuevo récord personal (el anterior databa de 2012 con 10s70).

“No tengo palabras porque hacer 10,6 era un sueño. Honestamente no me lo esperaba. No sentía demasiada presión y sólo quería hacer una buena carrera antes de los Trials nacionales. Este año esperaba bajar la marca de 10,7 segundos y ahora puedo concentrarme sólo en ser parte del equipo olímpico”, comentó.

Shelly-Ann Fraser-Pryce completa con este crono un palmarés fuera de lo normal: a los 35 años cuenta con seis medallas olímpicas, dos de ellas en los 100m, y diez medallas mundiales de las cuales cuatro son en los 100m y una en los 200m.

A pesar de ello, la discreta jamaiquina vivió durante mucho tiempo bajo la imponente sombra de su compatriota Usain Bolt.

Nacida en Waterhouse, un gueto de Kingston marcado por la violencia, Fraser-Pryce dio a luz a su hijo Zyon el 7 de agosto de 2017, nada que le impidiera volver aún más fuerte.

Como embajadora de UNICEF, dedica tiempo a las obras de caridad, abogando por mejores condiciones para los partos en Jamaica o por una mejor información sobre la lactancia materna.

La única sombra en su carrera fue haber sido suspendida seis meses por dopaje con oxicodona (opioide) en 2010.

Con información de AFP.





Fuente