«Hay que volver a la libretita»


Uno de los momentos más esperados del tradicional congreso A Todo Trigo es el cierre técnico que suelen aportar el coordinador técnico del congreso, Daniel Miralles (FAUBA) y el prestigioso asesor privado y referente de AACREA, Jorge González Montaner. En esta oportunidad, la dupla volvió a dejar un importante número de inputs para anotar en la libretita.

La búsqueda de sustentabilidad fue uno de los temas del congreso. El mayor protagonismo lo tuvo el trabajo impulsado por Argentrigo sobre la Huella de Carbono del trigo. Al respecto, González Montaner consideró que «hoy hacemos un esfuerzo grande por tener una actitud más consciente como agricultores y ciudadanos. Esta doble mirada del productor de asegurar requerimientos nutricionales pero bajar impacto ambiental, tiene que estar presente”. El asesor acotó que la huella de carbono que deja un trigo orgánico es más elevada que la que deja un trigo convencional y esto se debe básicamente a los niveles de rendimiento, algo que se alcanza con el uso adecuado de las tecnologías.

Para González Montaner «falta comparar más para demostrar que nuestra huella de carbono en trigo es más baja, pero se trata de una herramienta fuertísima que en el futuro permitirá agregarle un valor de marca a nuestra producción”.

“Con todo lo que sabemos podemos comenzar a avanzar hacia sistemas más saludables”, dijo y recomendó integrar herramientas. Por ejemplo, para el manejo de malezas, usando tecnologías como los sensores o Weed It, las camas biológicas o los cultivos de servicios, entre otros.

Para el asesor, las tecnologías de sensores u otras de ese estilo seguramente se irán incorporando a la maquinaria agrícola de uso común, como las sembradoras, e irán bajando sus costos con el paso del tiempo. “Hoy los weedseeker son algo accesible para un aplicador”, ejemplificó.

En su opinión, “necesitamos construir sistemas más resilientes. Hay que ir bajando la presión de selección de las malezas. Los problemas no son eternos si nosotros cambiamos la forma en que tomamos las decisiones”.

Sobre el impacto del clima en el manejo de los trigos y su relación con la tecnología de los trigos transgénicos resistentes a sequía, González Montaner sostuvo que el año pasado dejó una enorme enseñanza. “Los rindes se dividieron en 2. En el norte hubo sequías y heladas, y en el sur solo heladas. Los primeros rindieron menos que los segundos”, acotó al destacar la importancia del agua en la producción de trigo y recomendó para las situaciones de heladas la siembra de nitrógeno por debajo de la paja en cultivos voluminosos de cobertura y el uso de variedades de buen comportamiento a frío.

“HB4 (el trigo transgénico) para la zona oeste pueden ser un aporte muy interesante. Quiero decir que felicito al equipo por este desarrollo tecnológico. De todas maneras del otro lado está el tema comercial. Pero aumentos del 4% o 6% se pueden obtener con técnicas que no tienen riesgos comerciales. Hay que seguir mirando qué dicen los mercados. Creo que como tecnología es muy interesante pero hay un riesgo muy significativo desde el punto de vista comercial”, dijo.

“Este año estamos hablando de que hay un riesgo de frío importante pero también es cierto que los perfiles están muy bien y eso puede ponderar los riesgos. Baguette 750 es por lejos el más resistente para el frío en los ciclos largos para el Sur”, dijo y aclaró que en los lugares más fríos los trigos no se hielan. Eso les ocurre donde hay alternancias climáticas.

Es muy importante ver qué pasa con el agua a través de un perfil. “No solo es importante el volumen total sino lo que sigue. Hay muchas zonas definidas por el agua abajo, que es la que define los altos rendimientos del trigo”, explicó.

Sobre la práctica de ubicar el fertilizante bajo la paja, bajando la cobertura, el asesor explicó que el objetivo es poner en contacto la paja con el suelo para que las raíces del cultivo no queden en el aire y se hielen. Esto se hace con la sembradora. “En la medida en que pongo el nitrógeno por debajo, la paja queda en lugares sin nitrógeno y no lo inmoviliza significativamente. Así es que estamos teniendo rendimientos espectaculares después de maíz en la zona norte. Gracias a la práctica de incorporación del nitrógeno por debajo de la paja”, detalló y acotó que hay que tener en cuenta que no haya avena fatua o gramíneas. La práctica se puede realizar hasta un mes antes de la siembra. Si se pone toda la dosis o no, depende del riesgo de lavado.

Sobre los trigos de grupo de calidad 1, el asesor aportó que ha bajado mucho su uso porque las primas son bajas y la mayoría de las variedades de este grupo han sufrido mucha roya lineal.

“Hoy estamos haciendo los parámetros alveográficos de todos nuestros sitios experimentales”, anunció al referirse a una línea de trabajo del Crea Mar y Sierras. La primera idea es usar para cada uno de los materiales un valor distinto de nitrógeno para diferentes variedades y de ese modo alcanzar determinados parámetros de calidad. “El nitrógeno anaeróbico es excelente medidor de la mineralización. Les recomiendo el uso de Nan cuando están pensando en calidad. También es novedoso el caso del azufre. En el sudoeste hay grandes respuestas. La relación Ncero/MO % en Mar y Sierras es la mejor variable para ajustar la respuesta al azufre, hemos tenido respuestas de arriba de los 300 kg/ha”, detalló.

Sobre el aspecto sanitario, González Montaner detalló que en la región Mar y Sierras, el 70% de los productores hizo el año pasado una sola aplicación y casi la mitad de éstas llevaron carboxamidas.

“En general, si el problema es grave de mancha amarilla recomendamos carboxamidas. Si el problema es roya lineal entonces vamos con mezclas de triazoles y estrobirulinas. Y en una segunda aplicación, depende el caso, podemos usar una carboxamida”, dijo y acotó que las mezclas de variedades son una herramienta interesante para manejar el punto sanitario.

“Los rescates son muy caros”, dijo y mostró datos del impacto negativo de las aplicaciones tardías de herbicidas respecto de su fitotoxicidad.

Su mensaje final: “volver a la libretita”.



Fuente