Guillermo Coppola contra quienes cuidaban la salud de Diego Maradona: “Al amigo no le soltás la mano”



Este sábado se estrena un documental que indaga en los últimos días en la vida de Diego Maradona. El documental contará con testimonios de allegados, incluido Guillermo Coppola, un personaje clave en la historia del ídolo.

En la noche del viernes dio un adelanto en Polémica en el bar, y se refirió a los miembros del entorno de Maradona que no lo querían de manera genuina.

El exmanager le contó a Mariano Iúdica que habló bastante en el documental, y que quedó muy conforme con el resultado. Su testimonio se centra en la amistad que tenía con Maradona, que iba más allá de una relación profesional: “Ustedes me conocen. Yo nunca me escondí de nada. Cuando dije que fui amigo, fui amigo. Un profesional de la salud no soy, y dependo de un médico. Pero de amigo, no me enseña nadie nada. Yo lo que no puedo bancar es que a mi mejor amigo lo hayan dejado así, porque al amigo no le soltás la mano”, dijo con la voz quebrada.

Uno de los miembros de la mesa deslizó que esas palabras podían entenderse como un “palito” hacia Matías Morla, el último abogado de Maradona. La respuesta de Coppola fue contundente: “Al que le quepa, que se lo ponga. Pero si yo me declaro amigo, estoy con el amigo”. El exmanager recordó las innumerables peleas que tuvo con el ídolo, en las que a pesar de su enojo se mantuvo firme a su lado.

Por último, Iúdica le preguntó a Coppola si creía que podría haberse evitado que Maradona partiera de la forma en la que lo hizo: “No sé si se pudo haber evitado. Eso lo van a definir aquellos que saben. Yo no señalo, no tengo elementos. Pero escucho, veo, entonces por eso me enerva. ¿Qué me enerva? Cuando algunos hablan de él como ‘el mejor amigo’. ¿Vos decís ‘el mejor amigo’? ¿Dónde estabas, campeón?”.

Pero el amor por su amigo no hace que deje de reconocer que era alguien difícil para tratar, casi imposible: “En algún momento me dio un bife, por un celo, porque estaba en pareja. Pero esa era la relación de amigos. Nunca nos fuimos a las manos, pero discusiones un montón. Después nos abrazábamos y llorábamos. Él era eso”.

Más información



Fuente