Festival de Venecia:Nicolás Giacobone, el cerebro argentino detrás de “Bardo”


Mucho de la imaginería de Bardo, la película de Alejandro González Iñárritu que compite por el León de Oro, y que Griselda Siciliani rodó en México, se debe a otro talento argentino. Nicolás Giacobone, ganador del Oscar al coescribir el guion de Birdman, volvió a trabajar con el realizador de El renacido.

Nicolás estuvo hasta este sábado en el Lido, acompañado por Mariana Genesio Peña. Y ahora que la premiere pasó, hablamos en el Lido.

El mismísimo Ted Sarandos, director dde Netflix, toma la selfie en la gala de “Bardo”. Arriba Nicolás, y semioculta, Mariana Genesio Peña.

-Contame cómo surgió la idea del guion de “Bardo”: de quién fue, ¿Alejandro te llamó para pensarla juntos, cómo fue?

-El proceso de Bardo fue distinto al de todos los guiones en los que trabajé. Alejandro tenía unas imágenes en la cabeza, y en las primeras reuniones me confesó que suponía que esas imágenes eran reconstrucciones surrealistas de conflictos que pertenecían a su vida.

De ahí en adelante, las semanas que pasamos juntos tomando notas para el guion se convirtieron en una mezcla de confesión personal y desarrollo de esos recuerdos/sueños bajo la lente de la ficción. Siento que el trabajo del guionista en un proyecto tan personal como éste fue el de tomar cada pedazo de ese material hecho de anécdotas y sueños y convertirlo en escenas que pertenecieran de manera orgánica a la historia de Silverio, el protagonista de la película.

Griselda Siciliani, Alejandro González Iñárritu y Daniel Giménez Cacho, prinicpales intérpretes y director de "Bardo". Foto AP

Griselda Siciliani, Alejandro González Iñárritu y Daniel Giménez Cacho, prinicpales intérpretes y director de “Bardo”. Foto AP

-Supongo que el guion lo trabajaron en plena pandemia. ¿Fue por Zoom, o vos pudiste viajar a México?

-La mayor parte del guion lo escribimos antes de la pandemia. Nos juntamos varias veces en Los Angeles y México. La producción estaba lista para arrancar cuando empezó la pandemia y hubo que retrasarla un año. Ese tiempo extra nos sirvió para seguir ajustando un guion que desde el comienzo tuvo una construcción compleja.

Amigo o compañero

-¿Considerás a Alejandro un amigo, o es un muy compañero de trabajo?

-Alejandro es un amigo, sin dudas. Nos conocemos hace mucho, y colaboramos en tres proyectos, y el trabajo en conjunto siempre fue muy bueno, incluso divertido, como debería ser la escritura de cada guion. Si no hay juego, no vale la pena. Es verdad que el guion es la única etapa del armado de una película donde no hay ansiedad, no se gastan fortunas día a día, y se puede llevar a cabo en piyama.

Nicolás Giacobone, Alejandro González Iñárritu, Alexander Dinelaris y Armando Bó, con sus Oscar por "Birdman".

Nicolás Giacobone, Alejandro González Iñárritu, Alexander Dinelaris y Armando Bó, con sus Oscar por “Birdman”.

-Ahora sí, que ya pasó la premiere, contame en tus palabras cuáles son los temas que aborda “Bardo”.

-No es una película fácil de definir. La respuesta simple, anecdótica, sería: Bardo cuenta el viaje íntimo de Silverio Gama, un reconocido periodista mexicano que hace varios años vive en los Estados Unidos, país donde triunfó como documentalista, y que con la excusa de un premio prestigioso tiene que volver a México, sin saber que esa simple visita lo va a empujar a un límite existencial.

Pero el desafío desde el principio era contar una historia donde tanto el tiempo como los espacios pudiesen fracturarse poéticamente, y donde los sueños de alguna manera convivieran con la realidad del protagonista.

La película desarrolla cuestiones como la identidad, tanto familiar como nacional, el éxito, la culpa, tanto religiosa como familiar, la historia de México en relación al México de hoy, la relación entre México y los Estados Unidos, la mortalidad, los lazos familiares, sin definirlos, sin la intención de encontrar verdades, sino describiéndolos en su confusión. Queríamos que la película fuera un estado de ánimo.

El Zócalo. Allí, el director de "El renacido" da indicaciones en el rodaje de "Bardo" a Daniel Giménez Cacho.

El Zócalo. Allí, el director de “El renacido” da indicaciones en el rodaje de “Bardo” a Daniel Giménez Cacho.

Cómo llega Griselda

-Griselda tiene un rol protagónico.

-Griselda tiene un rol esencial para la película, y hace un trabajo increíble.

-¿Cómo llegó Alejandro a ella? ¿Vos tuviste alguna participación en la elección, en el casting?

-Alejandro estaba buscando cualidades muy particulares para el personaje de Lucía, la pareja de Silverio, y le estaba costando encontrar la actriz adecuada. En un momento del casting, se interesó por conocer actrices argentinas y así llegó a Griselda. Yo lo único que le dije fue que había trabajado con ella en El último Elvis y que sin duda la admiraba como artista. Luego ella tuvo que ganarse el papel sola.

Griselda Siciliani, cuando el jueves 1° de septiembre llegaba a la premiere mundial de la película. Foto ANSA

Griselda Siciliani, cuando el jueves 1° de septiembre llegaba a la premiere mundial de la película. Foto ANSA

-Durante el rodaje, ¿estuviste presente en el set? ¿Algunos días? ¿Nunca?

-No estuve en el rodaje, porque fue en plena pandemia y los protocolos eran muy estrictos. Pero me mantuve siempre cerca del celular, y cualquier duda Alejandro me llamaba.

-Alejandro ¿es de cambiar cosas sobre la marcha en el set de rodaje, o es estricto con el guion original?

-La idea siempre es que el director llegue al primer día de filmación con un guion trabajado hasta el más mínimo detalle. Luego obviamente hay lugar para la sorpresa en el rodaje, ya que una película no se hace hasta que se filma. El guion es una guía detallada de una obra de arte que aún no se ejecutó. Pero en mis colaboraciones nunca encontré momentos en las películas que estuviesen muy lejos de la versión original en papel.

Todos juntos. En la photocall, previo a la conferencia de prensa.. Nicolás, el más alto a la derecha. Foto AP

Todos juntos. En la photocall, previo a la conferencia de prensa.. Nicolás, el más alto a la derecha. Foto AP

-Pareciera que tenés algún contrato con Netflix: escribiste el guion de “Bardo”, el de “Granizo”…

-No, no tengo contrato con nadie. Es una coincidencia que ambas películas hayan terminado en Netflix.

-¿Estás escribiendo algo?

-Siempre ando escribiendo algo, sea libro o guion, porque si no, los días no tienen sentido. No me gusta mucho hablar de lo que estoy escribiendo actualmente, porque aún no sé si va a terminar bien, o si va a terminar del todo. Tengo un par de proyectos ya escritos para producirse en los Estados Unidos, y uno para la Argentina, del cual lo único que puedo decir es que es una película musical. También publiqué este año una novela en España, Bum Bum Bum, que el año que viene va a salir editada en la Argentina.



Fuente