Festival de Venecia: “Competencia oficial” arrancó carcajadas


La primera proyección de Competencia oficial en la ostra de Venecia ya pasó, y fue recibida con carcajadas y despedida con aplausos, según cuentan los presentes. La comedia de los argentinos Mariano Cohn y Gastón Duprat, con Oscar Martínez, Antonio Banderas y Penélope Cruz fue vista por la prensa acreditada. A la noche será la función de gala del filme que compite por el León de Oro.

“El dúo argentino Mariano Cohn y Gastón Duprat no pierde la ocasión para burlarse del oficio de actor con la sátira mordaz de su último filme”, dice la agencia AFP.

Los argentinos reinciden en Venecia “después de sus anteriores y aplaudidas obras, El ciudadano ilustre (2016, y que codirigieron) y Mi obra maestra (2018, de Duprat), “con un filme corrosivo sobre el cine, el trabajo de actor y el duelo de egos”.

Mariano Cohn y Gastón Duprat rodean a Antonio Banderas, Penélope Cruz y Oscar Martínez, en el Lido de Venecia. Foto EFE

Por la primera, Oscar Martínez se llevó del Lido de Venecia la Copa Volpi a la mejor interpretación masculina.

La trama

Penélope Cruz es Lola Cuevas, una excéntrica directora de cine, dirige a Félix Rivero, estrella latina en Hollywood -qué otro que Antonio Banderas- y al refinado actor teatral Iván Torres, el papel de Oscar Martínez.

Gastón Duprat y Mariano Cohn vuelven a Venecia, tras "El ciudadano ilustre" y "Mi obra maestra". Foto EFE

Gastón Duprat y Mariano Cohn vuelven a Venecia, tras “El ciudadano ilustre” y “Mi obra maestra”. Foto EFE

“Con un guión cáustico y divertido en el que participó Andrés Duprat, hermano de Gastón y firmado por los dos realizadores, la película desgrana con ironía el narcisismo de los actores, pero también sus genialidades, sus trucos y secretos”, sigue lo publicado por AFP.

En la conferencia de prensa tras la función matinal, Mariano Cohn expresó que “Queríamos contar las estrategias que tienen los actores para luego emocionarnos”, y calificó de verdaderas “clases magistrales” las actuaciones de los tres actores.

La película cuenta la historia de un empresario multimillonario (José Luis Gómez) que decide hacer una película que le genere prestigio social, en vez de financiar la construcción de un puente moderno, como había pensado. Y se decide por contratar a los mejores, con un elenco estelar.

Oscar Martínez regresa al Lido de Venecia, donde hace cinco años gano la Copa Volpi al mejor actor por "El ciudadano ilustre". Foto EFE

Oscar Martínez regresa al Lido de Venecia, donde hace cinco años gano la Copa Volpi al mejor actor por “El ciudadano ilustre”. Foto EFE

“Ha sido una actuación liberadora y divertida”, dijo Penélope Cruz, quien definió su personaje como “encantador, inteligente, egocéntrico, sin filtros y salvaje. No me gustaría para nada parecerme a ella”, dijo tras confesar que le gustó “colocarse en su piel”.

“En los tiempos que corren la risa es algo casi subversivo, clandestino, porque la ironía toca lo políticamente incorrecto”, dijo por su parte Banderas.

“Nosotros nos hemos quitado esa protección para ridiculizar los accesos que se utilizan para llegar al arte; hay envidias, competencia, inseguridades, estamos viendo con lupa un trozo del ser humano, porque aunque son actores es perfectamente aplicable a la política y a otros campos”, subrayó.

Histriónico. El malagueño Antonio Banderas hizo imitaciones de colegas con los que actuó en su carrera. Foto EFE

Histriónico. El malagueño Antonio Banderas hizo imitaciones de colegas con los que actuó en su carrera. Foto EFE

Oscar Martínez es ese actor con un férreo discurso ético, que se cree por encima del bien y del mal. “Y eso mismo lo condena”, aseguró el intérprete argentino, que ahora reside en Madrid. “Es muy inconsciente de su propia naturaleza (…), tiene una ideología que lo justifica, que es su guarida, pero obviamente es un mediocre que tiene una envidia profunda a Félix”.

Todo empezó por el deseo de trabajar juntos, según contó Gastón Duprat. “Armamos esta idea en conjunto, ellos transfirieron sus experiencias, que en algunos casos están en el guion”.

Banderas descartó parecerse a su personaje, que calificó de “machista y arrogante”, pero dice ver en él “cierta nobleza” frente al carácter ambiguo y enigmático, escudado en la ética y la intelectualidad, de Torres, al que ve como un impostor.

Cruz es la directora del filme en el que los personajes de Banderas y Martínez chocan sus egos. Foto AFP

Cruz es la directora del filme en el que los personajes de Banderas y Martínez chocan sus egos. Foto AFP

“Esta idea está en el corazón de la película, la cantidad de impostores que existen, no sólo en el mundo del arte, también en la política, hay un narcisismo de mirarse al espejo pero también hay un narcisismo intelectual poderoso que traspasa barreras impensables”, aseguró el intérprete de Dolor y gloria.

Banderas hizo reír a los periodistas en la sala de prensa en la isla del Lido, haciendo imitaciones de las excentricidades de su profesión trabajando con ellos, algunas de las cuales se recrean en la película.

La coproducción argentino española, que fue rodada completamente en España, tras su paso por Venecia se verá en el Festival de Toronto, que arranca la semana próxima, y también se verá en el de San Sebastián.

“Es un homenaje a nuestra profesión. No es una parodia, ni una falta de respeto al actor”, explicó Penélope Cruz, quien tuvo la que tuvo la idea del filme.



Fuente