Familiares de victimas de violencia piden una ley para erradicar esos actos



Representación de organizaciones de familiares victimas de la violencia institucional y organizaciones trans pidieron hoy en la Cámara de Diputados la sanción de un proyecto para erradicar estas prácticas que existen por parte de las fuerzas de seguridad y servicios penitenciarios, al exponer ante un plenario de comisiones del cuerpo legislativo.

Los familiares de las víctimas que murieron como consecuencia de prácticas abusivas de las fuerzas de seguridad y las organizaciones trans expusieron sobre el proyecto contra la violencia institucional promovido por el Frente de Todos.

La iniciativa se trató en la segunda reunión informativa de las comisiones de Seguridad Interior y de Derechos Humanos de la Cámara baja que están presididas por los legisladores del Frente de Todos Paula Penacca y Hugo Yasky.

Penacca anunció que habrá una reunión para que expongan sindicalistas y representantes de organizaciones sociales y señaló la necesidad que esta iniciativa se pueda aprobar con el consenso de todas las fuerzas opositores y que “refleje la visión de la mayoría de los actores sociales”

“No concebimos la construcción de este proyecto de otra manera que no sea colectivamente, sin escuchar a todas las voces, sobre todo a las que vienen desde hace mucho tiempo dando el ejemplo de cómo luchar y demandarle al Estado”, agregó.

En tanto, Yasky dijo que la violencia institucional “viene desde hace mucho tiempo y se ensaña con los jóvenes más pobres” y añadió que “esta ley no va cambiar la situación de un día el otro pero va ser un paso adelante” .

“Lo que estamos hablando de una violencia que tiene un profundo contenido de clase. Siempre la violencia es contra los pobres”, agregó.

La integrante de la Madres en Lucha contra la Impunidad, Mirian Medina -madre de Sebastián Bordón asesinado por la policía mendocina en 1997 cuando su tour de egresados lo dejó en una seccional en medio de una crisis nerviosa- marcó la necesidad de contar con “un registro de los policías que cometieron crímenes y hostigamiento y maltrato”.

Desde la misma entidad, Dolores Demonty -madre de Ezequiel Demonty- recordó que “pasaron 34 años de la masacre de Budge, que fue el primer episodio visible de violencia institucional desde la restauración democrática, que aún hoy continúa de parte de las fuerzas de seguridad”.

Eva Paula Arraigada, integrante de los espacios La Nelly y el Movimiento Trans Nadia Echazú, señaló que “la inmensa mayoría de travestis y trans” de su generación “han pasado por experiencias de abusos, violaciones y coimas”.

“Hemos vivido una verdadera masacre y acá hay un solo responsable, el Estado”, completó.

En tanto, Agostina Villagi de la Asociación de abogados litigantes de Formosa, señaló que en esa provincia tienen una “policía provincial que carece de instrucción ciudadana y cívica”.

A su vez, Ivanna Aguilera de la Coordinadora del equipo de Gestión, Área de Trabajo Trans, Travesti y No Binarie de la Universidad de Filosofía dijo que “es importante poder debatir este proyecto” porque siguen siendo víctimas de la violencia institucional.

El presidente de estudiantes del Colegio Fátima, Manuel Ayrton Blanco Ocampo, dijo esta ley “es urgente y en especial en la ciudad de Buenos Aires” donde “a las fuerzas policiales se les debe poner un freno”.

algunos puntos del proyecto

El proyecto integral para erradicar la violencia institucional fue presentado por Penacca y establece pautas de acción frente a las denuncias “con el propósito de que la recepción de las mismas se realice a través de un mecanismo transparente y eficaz”.

Asimismo, el texto incluye un programa de reentrenamiento y formación con una perspectiva transversal de Derechos Humanos para las fuerzas de seguridad.

La iniciativa también establece principios básicos sobre el empleo de armas letales y no letales cumpliendo con los estándares internacionales.





Fuente