En el Día del Trabajador de la Carne, advierten por la pérdida de puestos de trabajo por el cepo



El 10 de junio, se celebra como todos los años el Día del trabajador de la Carne. Pero este año tiene un sabor especial por el cepo a las exportaciones de carne por 30 días que impuso el gobierno.

“Sin embargo, en el día del trabajador de la carne, tenemos la obligación de manifestar nuestra profunda preocupación por el cierre de las exportaciones, ya que el mayor riesgo de esta medida es la pérdida de puestos de trabajo, no sólo en la industria frigorífica sino también en toda la cadena de producción que genera más de 400.000 puestos de trabajo”, dijeron desde la Mesa de las Carnes.

Para esta organización que agrupa a toda la cadena cárnica, el principal problema del país es que no somos capaces de generar empleo e ingresos suficientes para que los argentinos puedan pagar lo que cuestan los bienes y servicios que consumen. “Por lo que la solución del problema debería pasar por generar más trabajo, más producción, más exportaciones, no menos”, dijeron.

Cabe recordar que la última vez que se intervinieron las exportaciones de carne 16.000 trabajadores perdieron su trabajo de manera directa y otros 50.000 de manera indirecta, con impactos en la actividad económica de pueblos del interior y su consecuente efecto negativo en el arraigo.

“Si las medidas negativas se mantienen en el tiempo sus efectos negativos se vuelen permanentes. Eso no es más que perdida de trabajo genuino y federal”, agregaron.

Esta semana se terminan los permisos de embarques que los frigoríficos habían obtenido previo al cepo, por lo que empieza la incertidumbre del sector. Se prevé que desde la semana que viene, al no haber demanda externa, podría haber cierre de plantas y suspensiones del personal.

“El abanico de posibilidades es amplio, están todas sobre la mesa de acuerdo a la realidad de cada frigorífico”, dijo Daniel Urcía, presidente de la Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (Fifra). “Pero no habrá una estampida, cada empresa va a tomar sus decisiones”, aclaró.

En este sentido, indicó que algunos ya tomaron la decisión de suspender el personal, como el Frigorífico Rafaela, que se hizo público,y otros dependerá en función de lo qu vaya ocurriendo en cada caso particular.

“Los trabajadores cobran el salario básico y luego, tienen estímulos de producción por volumen producido, calidad y destino. Por lo que al trabajar menos, le va a impactar en el bolsillo”, precisó.



Fuente