Elon Musk negocia con varias aerolíneas para ofrecer Wi-Fi de Starlink en los vuelos


Tras el importante despliegue de satélites que realizó durante el último año, SpaceX quiere dar un paso más allá con Starlink, su servicio de internet satelital. Por ese motivo, la empresa que lidera Elon Musk buscará solucionar uno de los problemas que afectan a miles de pasajeros: no tener Wi-Fi en el avión.

En la actualidad, el servicio de internet en los aviones es lento y muy costoso. Y si bien Starlink no será más económico, al menos garantiza una “gran experiencia”, más próxima a lo que los usuarios están acostumbrados en tierra firme.

El año pasado, la firma presentó planes para probar Starlink en cinco aviones Gulfstream. Y en marzo, SpaceX solicitó la aprobación de la FCC para usar su internet satelital con las llamadas Earth Stations in Motion, jerga de la industria para referirse básicamente a cualquier vehículo que recibiría una señal, incluidos automóviles, camiones, embarcaciones marítimas y aviones.

“Tenemos nuestro propio producto de aviación en desarrollo, ya hemos hecho algunas demostraciones hasta ahora y estamos buscando completar ese producto para ponerlo en aviones en un futuro muy cercano”, señaló Jonathan Hofeller, vicepresidente de SpaceX para Starlink y ventas comerciales.

La compañía ya subió cerca de 1.800 satélites pequeños con el sello de Elon Musk. Fotos AFP

Para que la conexión a gran altura ofrezca una mayor estabilidad durante el vuelo, los satélites de Starlink se enlazan entre sí mediante láser.

De acuerdo con Hofeller, el diseño de las antenas para aerolíneas de SpaceX será muy parecido a la tecnología de sus terminales de consumo, pero “con mejoras evidentes para la conectividad de la aviación”.

Al igual que esas antenas de consumo, el hardware de aviación será diseñado y construido por SpaceX, agregó el ejecutivo. Así, las antenas aéreas podrán enlazar con las estaciones terrestres para comunicarse con los satélites Starlink.

Mientras que, para proporcionar conectividad a los aviones que sobrevuelan zonas remotas del océano, alejadas de las estaciones terrestres, se necesitarán enlaces intersatélites, que permitan que los satélites se comuniquen entre sí mediante enlaces láser sin rebotar primero las señales en las estaciones terrestres.

Nuevas funciones

El sitio Satellitemap.space muestra los satélites de Starlink en tiempo real e indica cuál es el rango de su cobertura, ya que se actualiza en directo con los datos de space-track.org.

El sitio Satellitemap.space muestra los satélites de Starlink en tiempo real e indica cuál es el rango de su cobertura, ya que se actualiza en directo con los datos de space-track.org.

Y sin bien de momento esta función no está habilitada, Hofeller explica que sí será posible en la próxima generación de satélites, que ya se están desarrollando y serían los que permitirían ofrecer Wi-Fi en todos los vuelos, tanto privados como comerciales.

Desde 2018, SpaceX puso en órbita cerca de 1.800 satélites pequeños con el sello Satarlink de los cerca de 4.400 que precisa para proporcionar una cobertura global de internet de banda ancha, enfocado especialmente en aquellas zonas rurales donde las conexiones de fibra no están disponibles.

Pese a la tecnología que ofrece Starlink, la competencia en el sector de los satélites que operan en órbita baja es cada vez más aguerrida.

Alguien que también busca pisar con firmeza en este campo intangible es Jeff Bezos con las mega constelaciones de Amazon, pese a que todavía no ha lanzado ninguno de sus 3.000 satélites planificados. Mientras que OneWeb del Reino Unido, ya tiene 182 satélites de los 640 programados.

Todos esos satélites estarán en órbita terrestre baja, un dominio por debajo de las órbitas geoestacionarias más distantes de satélites de Internet más grandes que actualmente brindan servicios a la red de aviones comerciales.

SL



Fuente