El Tío Lucas de Los locos Addams fue estafado por su padrastro y participó de un linchamiento


En Los locos Addams 2, la secuela animada basada en la exitosa serie en blanco y negro de los años ’60, el personaje más simpático es, como siempre, el Tío Lucas.

Jackie Coogan interpretaba en la serie al hermano de Homero, pelado, y que era capaz de encender una lamparita poniéndosela en la boca. Había sido El pibe, en la película de Charles Chaplin. Y había tenido una infancia y juventud, por lo menos, complicada.

Hablamos del hombre que, consultado sobre qué fue lo que más lo gratificó tras su larga vida, dijo: “Lo que más me enorgullece es que nunca me han derrotado en Scrabble”.

Cuando pasó el casting para “Locos Addams” estaba por caer en bancarrota. Foto Archivo Clarín

Jackie nació como John Leslie Coogan el 26 de octubre de 1914, en Los Angeles, California. Su padre era bailarín, y su madre había sido actriz ya desde niña. Era apenas un bebé de 16 meses cuando comenzó a aparecer, ya que no a actuar, en distintos vodeviles, en teatro, y también en el cine. Charles Chaplin fue quien lo descubrió, y antes de inmortalizarlo como El pibe (The Kid, 1921), le dio un papelito en el cortometraje A Day’s Pleasure, que dura 18 minutos.

¿Cómo fue su primer encuentro con el genial Chaplin? “Eran alrededor de las 11 de la noche, en el hotel Alexandria. Hablé un rato con el señor Chaplin y luego me quedé dormido en una silla en el vestíbulo del hotel”, recordaría luego.

Con El pibe Jackie pegó un salto, más que un estirón, y se convirtió -atención- en la primera superestrella infantil de Hollywood. No cobró mucho por la primera película en largometraje que dirigió Chaplin (US$ 75 por semana), pero le abrió las puertas a muchas nuevas producciones.

Charles Chaplin lo descubrió, y lo dirigió primero en un cortometraje. Luego sería "El pibe". Foto Archivo Clarín

Charles Chaplin lo descubrió, y lo dirigió primero en un cortometraje. Luego sería “El pibe”. Foto Archivo Clarín

“El Sr. Chaplin me llevó a ver el circo de Barnum & Bailey justo después de que terminamos The Kid. No lo vi mucho después de eso. Una vez me detuve en su estudio, cuando tenía 21 años. Cuando le mencioné que nunca había visto El pibe, dejó el rodaje en el que estaba, me llevó a almorzar y luego a una sala de proyección donde él mismo tocó el órgano para acompañar las imágenes. Nunca había visto la película. Fui a la premiere, pero me quedé dormido”.

Obvio, interpretó a varios chicos en el cine, y salió de gira con su padre en distintos escenarios. No tenía 9 años y, cuando estrenó Daddy (1923), ya era una de las estrellas mejor pagadas de todo Hollywood, sin importar la edad.

Era la época en la que, en una encuesta de popularidad de la década de 1920, superaba a Rudolph Valentino y Douglas Fairbanks, según el The New York Times. En septiembre de 1924 tuvo una reunión de 15 minutos con Benito Mussolini, quien le entregó una foto autografiada con la inscripción “Al Piccolo Grande” (Al pequeño grande).

Jackie no habia visto la película hasta los 21 años. Y cuando se lo contó a Chaplin, lo que pasó es increíble. Foto Archivo Clarín

Jackie no habia visto la película hasta los 21 años. Y cuando se lo contó a Chaplin, lo que pasó es increíble. Foto Archivo Clarín

Ponto dejaría First National por la Metro-Goldwyn-Mayer, donde le encontrarían un papel en Long Live the King (1923). Su contrato con MGM era de US$ 500.000 más el 60% de los ingresos brutos de algunas películas. Pero en 1927 tenía 13 años, Coogan ya no era un nene y su carrera cinematográfica se vio empantanada.

¿Lo mató el cine sonoro? Mmm… Lo cierto es que su enorme popularidad terminaría con dos relatos clásicos, Las aventuras de Tom Sawyer (1930) y Huckleberry Finn (1931).

Un linchamiento

Los locos Addams, una familia muy normal. Foto Archivo Clarín

Los locos Addams, una familia muy normal. Foto Archivo Clarín

Corría el año 1933, y una de sus amigas, Brooke Hart, que a los 22 años era heredera de una pequeña fortuna, fue secuestrada y luego asesinada. Pero ingresaron a la cárcel donde estaban los dos hombres responsables de la muerte, los sacaron para lincharlos y los colgaron de un árbol. Por lo que se sabe, Jackie sostenía la soga que utilizaron para ahorcarlos.

Dos años más tarde, en 1935, fue el único sobreviviente de un accidente automovilístico en el que falleció su padre junto a otros tres pasajeros, en las montañas de California. El estuvo gravemente herido. Y reconocería que ése fue el día más triste de su vida.

Y miren que tuvo varios.

Muerte del padre y estafa

Jackie junto a Ted Cassidy (Largo). Fueron 64 episodios. Foto Archivo Clarín

Jackie junto a Ted Cassidy (Largo). Fueron 64 episodios. Foto Archivo Clarín

Además del dolor por la pérdida, Jackie sufrió otra. Su madre se casó con Arthur Bernstein, que pasó a ser su manager. Jackie ya era mayor de edad, y quiso que le dieran el dinero que había ganado cuando era una estrella infantil. Pero mamá y el padrastro se negaron. Tal vez no era que no quisieran. La pareja había derrochado todas las ganancias.

Jackie cayó en el alcohol como único refugio.

Presentó una demanda por los 4 millones de dólares que había ganado -imagínense lo que significaba hace casi un siglo: hoy se calcula que serían, centavos más, centavos menos, unos 75 millones-. Pero según la ley de California no tenía derechos sobre el dinero obtenido cuando era niño, y solo se le otorgaron 126.000 dólares.

Con Carolyn Jones (Morticia Addams), quien murió 7 meses antes que Jackie, en 1983. Tenía solo 53 años. Foto Archivo Clarín

Con Carolyn Jones (Morticia Addams), quien murió 7 meses antes que Jackie, en 1983. Tenía solo 53 años. Foto Archivo Clarín

Gracias a Coogan, la Legislatura de California aprobó el Proyecto de Ley de Niños Actores -conocido como Ley Coogan-, que estableció un fondo fiduciario para proteger las ganancias de cualquier intérprete infantil.

Que se lo cuenten a Britney Spears.

Jackie se casó por primera vez en 1937, con Betty Grable, pero el amor duró poco: tres años.

Piloto de guerra

Más tiempo estuvo combatiendo en la Segunda Guerra Mundial. Después del ataque a Pearl Harbor, solicitó un traslado a la Fuerza Aérea del Ejército de los Estados Unidos como piloto de planeador debido a su experiencia de vuelo civil.

Indudablemente, el Tío Lucas era nuestro preferido cuando éramos chicos. Foto Archivo Clarín

Indudablemente, el Tío Lucas era nuestro preferido cuando éramos chicos. Foto Archivo Clarín

“Me declararon muerto al llegar al hospital cuando tenía 6 años. Un accidente automovilístico. Mi cabeza estaba partida en cinco lugares, una doble fractura basal. Salí del hospital 14 días después. Y luego de siete incursiones aéreas detrás de las líneas enemigas japonesas, no tuve ni un rasguño”, se ufanaba.

Pero cuando regresó, sano y salvo, tuvo que volver a pagar un derecho de piso. Trabajó en películas Clase B, en roles pequeños. Es que sus nuevas parejas -el alcohol y las drogas- no le permitieron retomar el éxito.

Salto a la TV

Pero, y siempre hay un pero, en la década de 1950 comenzó a trabajar en un medio nuevo y pujante -la televisión-y aceptó trabajar en todo lo que le ofreciesen.

Fue en los ’60 cuando se hizo conocido nuevamente, actuando en dos comedias completamente diferentes. En McKeever and the Colonel (1962) interpretó al sargento Barnes en una escuela militar. Estuvo en los 26 episodios.

Charles Addams, el dibujante creador de "Los locos Addams". Foto Archivo Clarín

Charles Addams, el dibujante creador de “Los locos Addams”. Foto Archivo Clarín

La otra fue Los locos Addams (1964), donde interpretó al Tío Lucas hasta 1966. Cuando lo aprobaron en el casting, tenía 49 años. Estaba a punto de caer en la quiebra. Después de la serie nunca le faltó trabajo, pero fueron breves apariciones en programas de televisión y unas pocas películas en el cine.

Un día volvió de la filmación de un capítulo y le dijo a su hija Leslie: “Solía ser el niño más hermoso del mundo y ahora soy un monstruo espantoso”.

Se casó tres veces más: con Flower Parry (1941-1943), Ann McCormack (1946-1951) y Dorothea Lamphere (desde 1952 hasta su muerte. Tuvo cuatro hijos y enfermedades cardíacas y renales. Murió de un infarto el 1º de marzo de 1984 a la edad de 69 años.

Jackie fue uno de los que fue a recibir a Chaplin tras su exilio, cuando regresó a los Estados Unidos. Y lo que dijo Chaplin...Foto Archivo Clarín

Jackie fue uno de los que fue a recibir a Chaplin tras su exilio, cuando regresó a los Estados Unidos. Y lo que dijo Chaplin…Foto Archivo Clarín

Coogan nunca ganó un premio, pero sí tiene su Estrella en el Camino de la Fama, en Hollywood, no muy lejos de donde desde el miércoles Daniel Craig tiene la suya. Se la dieron el mismo día que a su primera esposa. Algún día contaremos cómo se hace para conseguirla.

Coogan consideró que su momento de mayor orgullo fue el reencuentro con Charles Chaplin. Después de dos décadas de exilio de los Estados Unidos, Chaplin regresó en marzo de 1972 para recibir el Medallón Handel en la ciudad de Nueva York y un Oscar especial a su trayectoria.

Coogan fue a recibir a Chaplin al Aeropuerto de Los Ángeles. Después de saludar a otras personas con apretones de manos circunstanciales, Chaplin lo reconoció, aunque no se habían visto en décadas, y lo abrazó. “¿Sabés? Prefiero verte a vos que a cualquier otra persona”, fue lo primero que le dijo. Luego se dirigió a la esposa de Jackie. “Nunca debés olvidar que tu esposo es un genio”.



Fuente