El reporte del USDA tiene sabor a poco pero la historia recién empieza



Muy buenos días, se fue una semana complicada con lluvias que, en muchos lugares superaron los 250 mm, claro que fueron excesivas e interrumpieron las cosechas y sin que hubiera lugar para la recuperación de los cultivos aun en pie, que en la mayoría de las zonas ya cerraron su etapa de “Llenado de Granos”.

Pero antes de venir al país y arrancando desde lejos, debemos decir que, mientras observamos cierto freno en la apreciación del Dólar que traíamos durante los primeros tres meses del año, en los primeros 10 días abril; los bonos del Tesoro de Estados Unidos a 10 años muestran una pequeña reducción en su rendimiento. Veremos con el tiempo si se trata de un cambio real y duradero o sólo intermitencias de corto plazo, en cualquier caso, la economía norteamericana sigue mostrando indicadores de recuperación y esa es la percepción del gran mercado de capitales, que continúa entrando en activos financieros propiamente dichos, marcando récords históricos en los tradicionales “Standard & Poors 500” y “Dow Jones”.

Está claro que los commodities agrícolas son nuestra materia, pero nunca olviden que debemos seguir de cerca lo que ocurre en el Gran Mercado de Capitales de Estados Unidos pues indirectamente recibimos la incidencia de sus percepciones. Mientras tanto el amigo Jerome Powel, mantiene su acción de compra de activos (emisión monetaria) y las Tasas de interés de referencia en el rango de 0,00%-0,25%, es decir poniendo toda la carne al asador procurando la firme recuperación de la economía de Estados Unidos.

Hecha esta breve reseña vamos al reporte mensual de Oferta y Demanda del USDA de abril 21 y sus colaterales.

Por el lado de la soja

Mantuvieron sin cambios la estimación de Producción para la Argentina, en 47,50 Millones de toneladas (mientras nuestras fuentes locales la volvieron a reducir de 44 en 43) y elevaron la estimación de Producción para Brasil desde 134 a 136 millones de toneladas. Particularmente el dato para nuestro país, sin lugar a dudas deberá ser recortado más temprano que tarde. Sin ser estimadores profesionales debemos decir que nuestras giras permanentes por todo el país agrícola nos muestran datos enormemente variables, en muchos casos inferiores a los promedios y con mucha Soja de segunda perdida literalmente o con rendimientos realmente escasos en comparación con los datos históricos, es decir coincidimos claramente con las estimaciones locales.

Pero yendo a lo que tiene mayor incidencia sobre el mercado de Chicago, el Balance de Oferta y Demanda de Estados Unidos se reportaron algunos datos que; cuando menos despiertan interrogantes, pero antes de describirlos recordemos que el USDA es el USDA y nos guste o no, le creamos o no, es la referencia madre de nuestro mercado mundial y de quienes operan en el mercado de Chicago. Dicho esto, vamos al detalle; mantuvieron sin cambios los Stocks finales estimados para el presente año comercial, en 3,27 millones de toneladas, lo cual arroja una Relación Stock / Demanda del 2,62%, es decir mismo número del mes pasado y la más baja de la historia.

Pero si observamos más en detalle los componentes de la Demanda veremos que, mientras incrementaron las Exportaciones estimadas en 810.000 toneladas, redujeron en sólo 270.000 toneladas el dato estimado de Molienda para el año y en 50.000 toneladas el uso para semilla. Es decir que para mantener el Stock final en el mismo valor del mes pasado debieron reducir en 460.000 toneladas, es decir un 81% el denominado uso “Residual”. Es sabido que muchas veces se utiliza este Ítem para amortiguar determinadas situaciones de estrechez, pero una reducción de semejante magnitud de un mes al otro fue inédita.

En cualquier caso, es una bala de plata que está gastada, y sólo quedan 102.000 toneladas para uso Residual ahora. En simultáneo, el propio USDA reporta que ya se han vendido 60,749 millones de toneladas al mundo, lo cual representa un 98% del saldo exportable para el año, cuando restan 4 meses y medio del año comercial.

Finalmente, pero en el mismo sentido, si miramos hacia adelante la potencial campaña 21/22 que se comienza a sembrar en breve en Estados Unidos y haciendo uso del “Ceteris Paribus”, es decir, dejando todas las variables sin cambios, es decir incluyendo como Stock Inicial, al Stock Final de esta campaña, incluyendo el área estimada por el “Prospective Plantings” del propio USDA y manteniendo estable la perdida desde área sembrada a Cosechada de este año, se reduce la oferta en una gran proporción por lo escaso de los Stock Iniciales. Aún con el incremento en la Producción que surge del incremento esperado del área, la Oferta Total se reduce en 8,56 millones de toneladas, motivo por el cual debería haber si o si un racionamiento de la Demanda, pues de lo contrario los stocks finales 21/22, se hacen negativos en este cálculo teórico.

En conclusión, está claro que Stocks negativos no existen, pero queda explícitamente planteado que el balance actual de Oferta y Demanda de Soja norteamericana requiere que no haya ninguna falla en la Producción de la campaña entrante. Dicho de otro modo, cualquier percepción de problemas climáticos durante la campaña que viene generará una volatilidad pocas veces vista.

Por el lado del maíz

No reportaron cambios ni en la estimación de Producción ni en los datos de exportación de Brasil, 109 y 39 millones de toneladas, respectivamente. Debemos decir al respecto que se mantienen ciertas dudas sobre el dato de Producción brasileño pues el 80% del forrajero en aquel país es Maíz de safrinha, es decir sembrado después de la soja que, a su vez, este particular año se cosecho muy tarde en grandes regiones, motivo por el cual buena parte del Maíz se sembró en fechas inéditamente tardías.

El otro gran exportador del mundo es Ucrania, que este año decidió poner un techo de 24 millones de toneladas de exportación, por haber sufrido una grave reducción en su producción que ascendió al 24% respecto del año pasado. Pues bien, el USDA en este reporte redujo dicho dato de exportaciones ucranianas a 23 millones de toneladas.

Por el lado de la Argentina, redujeron la estimación de Producción desde 47,50 a 47,00 millones de toneladas y mantuvieron el dato de exportaciones para nuestro país en 34 millones. Mientras que, por nuestras latitudes, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires estima 45,00. También le caben posteriores reducciones por parte del USDA a la estimación de producción argentina.

Yendo a Estados Unidos, fue en Maíz en donde se produjeron reacciones positivas en los precios en los minutos posteriores al reporte; y lo que sucedió fue que, en resumen, se incrementó la estimación de Demanda Total en 3,81 millones de toneladas para el presente año comercial, mientras se dejó sin cambios la Oferta, motivo por el cual se dio una lógica reducción en los Stocks Finales estimados. Este guarismo terminó en 34,34 millones de toneladas y una relación Stock/demanda del 9,15%. En resumen, un Balance muy pero muy ajustado, aunque sin alcanzar el nivel de escasez de la Soja.

Vale decir finalmente que al momento se encuentra comprometido el 98% del saldo exportable estimado para el año, un dato también histórico para la fecha. En resumen, un “Mundo Maíz” con menores ofertas reales y/o potenciales por parte de los 4 grandes exportadores y una demanda creciente de la mano de China, que aparece como “nuevo” primer importador de Maíz del Mundo y que por ahora se mantiene, según el USDA, en 24 millones de toneladas; pero podría ser más.

Perdón por tanto número, pero creímos necesario poner en blanco sobre negro algunos de los relevantes datos de los productos en cuya cosecha nos metemos de lleno, lluvia mediante.

Yendo a la gestión

Recuerden, mientras cosechan, que las cotizaciones de las posiciones de fin de campaña para Maíz y Soja, es decir la Julio 21 y la mayo 21 respectivamente, mostraban U$S120/tn y U$D 218/tn hace exactamente un año. No debo decirles que al momento estamos muy pero muy por encima de esos valores y observando precios impensados 12 meses atrás, motivo por el cual la premisa es Defenderlos.

Nuestro ranking de ventas pone al Maíz en primerísimo lugar, por precio y por potencial manoseo de las autoridades de turno, pero muy cerquita en las prioridades de venta para cubrir vencimientos, o comprar insumos 21/22 se encuentran el Girasol y el Sorgo. Pero claro que no vender Soja no implica dejarla a la intemperie y acá aparecen los PUTs Julio 21 o noviembre 21 como herramientas ideales para defender las toneladas de la oleaginosa que no vendamos. ¡¡A NO DORMIRSE!!



Fuente