El rediseño de Twitter está causando dolor de cabeza: es por el alto contraste


Esta semana Twitter rediseñó tanto su web como su aplicación: una nueva fuente, distintos colores y una interfaz con más contraste. Muchos usuarios reportaron que, tras usar la nueva versión, sufrieron dolores de cabeza. Y esto tiene una explicación.

Lo curioso es que Twitter explicó que estas actualizaciones fueron hechas para hacer que la plataforma sea “más accesible” y ahora expertos en diseño dicen que sucede todo lo contrario.

Vamos por partes. Lo que más rápido que se nota es que los tuits ahora aparecen en una nueva fuente llamada “Chirp“, una tipografía patentada por Twitter. Esto ya generó críticas, aunque, claro, es una cuestión de gustos.

Lo segundo llamativo es que invirtieron los colores de los botones “seguir / dejar de seguir”: esto hace que los usuarios, visualmente, piensen que no siguen a quienes siguen, por ejemplo.

Pero más allá de estas posibles confusiones que, a fin de cuentas, son costumbre, el aspecto más problemático es el alto contraste de la interfaz.

Esto genera más intensidad en el tipo de imagen que muestra la aplicación. Para las personas con visión reducida, el diseño de alto contraste puede hacer que los sitios web sean más legibles, pero el nivel de contraste actual es tan alto que está causando tensión a algunos usuarios.

El problema es que Twitter supera con creces los estándares mínimos de contraste establecidos por las Pautas de accesibilidad al contenido web (WCAG), que proporciona recomendaciones para hacer que los sitios web sean accesibles para personas discapacitadas. Pero la accesibilidad web no es única para todos: mientras que algunos usuarios pueden necesitar una pantalla de alto contraste, otros que sufren de migrañas crónicas pueden requerir una experiencia más “apagada”.

La investigación también demostró que las personas disléxicas tienden a leer más rápido cuando se les presenta un texto de menor contraste. “Cuando llegó la actualización, inmediatamente pude sentir dolor en mis ojos, y en aproximadamente media hora, estaba teniendo un dolor de cabeza por tensión”, dijo Alex Haagaard, investigador de diseño y miembro fundador de The Disabled List, al medio especializado TechCrunch.

“Tengo mucho dolor crónico y no puedo exponerme deliberadamente a algo que va a exacerbar mis niveles de dolor, porque entonces eso tiene efectos en cascada”, agregó, según el medio.

Cómo se decidieron los cambios

Twitter rediseñó su app y web. Foto Twitter

En septiembre, unos meses después de que Twitter lanzara una función de tweet de audio sin consideraciones de accesibilidad, Twitter introdujo dos equipos de accesibilidad dedicados dentro de su empresa. Pero los expertos enfatizan que incluir a las personas discapacitadas en las decisiones de diseño desde el principio es necesario al implementar nuevas funciones.

“Tuvieron una buena charla sobre cómo iban a cambiar esto, que iban a integrar más la accesibilidad y las perspectivas de las personas con discapacidad en sus procesos de diseño, y por eso, parece que no han hecho un trabajo correcto con eso”, explicó Haagaard. “Involucrar a personas de comunidades discapacitadas como consultores en las etapas de alto nivel, dentro de la fase de investigación y conceptualización evitaría que los diseñadores lleguen a un punto en el que están probando algo y se dan cuenta de que es fundamentalmente problemático y es demasiado tarde”, opinó.

Twitter dio explicaciones. “Se buscó la retroalimentación de las personas con discapacidades durante todo el proceso, desde el principio. Sin embargo, las personas tienen diferentes preferencias y necesidades y continuaremos rastreando los comentarios y refinando la experiencia. Nos damos cuenta de que podríamos recibir más comentarios en el futuro y trabajaremos para lograrlo”.

En su cuenta de accesibilidad Twitter, reconoció los problemas que los usuarios reportaban con fatiga visual y migrañas después de la actualización. La plataforma agregó que, debido a los comentarios de los usuarios, está realizando cambios de contraste en todos los botones para que sean “más agradables a la vista”.

Lo llamativo es, a fin de cuentas, que Twitter se haya olvidado de agregar capacidades de personalización cuando lanzó su pantalla de mayor contraste y su nuevo tipo de letra predeterminado, ya que la compañía tiene un historial de ofrecer personalización en otras partes de su experiencia de usuario.

Actualmente, los usuarios pueden alternar entre los modos oscuro, claro y tenue, hacer que su tamaño de fuente predeterminado sea más grande o más pequeño e incluso cambiar el aspecto de los botones y los hipervínculos a colores como morado, naranja y rosa. Incluso antes de la actualización de esta semana, el panel de accesibilidad de Twitter permitía a los usuarios habilitar un modo de mayor contraste.

Pero, como señalaron los especialistas, el problema principal es que el contraste predeterminado debe cumplir con los estándares WCAG y los usuarios deben poder cambiarlo.

A fin de cuentas, lo mejor de la web es que, a diferencia de un papel, podemos personalizarla según nuestro gusto.





Fuente