El increíble caso de Jon Rahm, un positivo que llegó en el momento más inoportuno y la pregunta del millón: ¿por qué no se vacunó?



Lo ocurrido el sábado en Muirfield Village Golf Club, sede cada año del Memorial Tournament, quedará en la historia del PGA Tour. Jon Rahm volvió temprano a completar la segunda ronda y en esos 5 hoyos mostró que estaba jugando mejor que el resto. Esos 5 capítulos los jugó en 2 bajo par, hoyo en 1 incluido en el 16, y quedó al frente por dos sobre Patrick Cantlay. Lo curioso del caso es que Cantlay había ganado aquí en 2019 y Rahm era el defensor del título en la casa de Jack Nicklaus.

Rápido por la tarde todos nos dimos cuenta que Rahm parecía estar jugando en piloto automático. En toda la ronda falló solo dos fairways y un solo green. Embocó casi todo lo que tiró con su nuevo putter, firmó 64 y terminó los 54 hoyos con 6 de ventaja sobre Cantlay.

La alegría del español duró menos de un minuto. Al salir del green del 18 dos oficiales del tour le anunciaron que el resultado de su test había dado positivo y que debía retirarse del torneo.

Al comenzar la semana Rahm informó al Tour que en los días previos al torneo había estado en contacto estrecho con alguien que luego había dado positivo. El tour le dio la posibilidad de jugar en el torneo, pero con test diarios.

El protocolo del PGA Tour es muy claro y dice que si el jugador no está vacunado y estuvo en contacto con un positivo debe someterse a test diarios. Por el contrario, si el jugador está vacunado y no presenta síntomas no tiene obligación de someterse a estos test cada día del torneo. No se sabe con certeza si Rahm está vacunado o no, pero daría la impresión que no lo está.

Todos los test que Rahm hizo desde su llegada a Memorial dieron negativos, hasta que luego de finalizada la segunda ronda el sábado a la mañana apareció el primer positivo.

Esa noticia llegó recién a manos del tour apenas pasadas las 4 de la tarde cuando Rahm estaba jugando el hoyo 13 de la tercera vuelta. De inmediato el tour pidió otra prueba sobre la misma muestra para corroborar el primer resultado, y a las 18.05 llegó la confirmación del positivo. En ese momento Rahm jugaba el hoyo final.

¿Había ganado ya el torneo Rahm? No. ¿Tenía buenas chances de lograr la victoria? Muy buenas chances. A esta altura Rahm, que permanece asintomático y se perdió un suculento cheque, se debe estar preguntando por qué no se vacunó. Si es verdad esto, nosotros también nos preguntamos lo mismo.



Fuente