El creador de Dogecoin dice que las criptomonedas son un fraude: “Es una tecnología hiper capitalista de derecha”


Jackson Palmer, uno de los creadores de Dogecoin, la popular criptomoneda que empezó como “un chiste” y hoy tiene una capitalización total de más de mil millones de dólares, abandonó el mundo cripto en 2015. Desilusionado, por aquel entonces explicó que el concepto ya no se adecuaba a sus valores. Y este miércoles volvió a cargar con todo contra el sistema: “Es una tecnología hiper capitalista de derecha”.

Palmer no hablaba del tema desde hacía mucho tiempo, pero este miércoles decidió tuitear recordando las razones por las cuales abandonó el mundo de las cripto y, además, fundamentó sus motivos para abandonar ese barco.

“A menudo me preguntan si ‘regresaré a las criptomonedas’ o comenzaré a compartir mis pensamientos sobre el tema nuevamente. Mi respuesta es un ‘no’ de todo corazón, pero para evitar repetirme, creo que podría valer la pena explicar brevemente por qué aquí”, disparó en un tuit que se convirtió en un hilo.

Su fundamento es, básicamente, que las criptomonedas son un fraude que ensancha la brecha de la desigualdad, por el contrario de la idea que la descentralización propone.

“Después de años de estudiarlo, creo que la criptomoneda es una tecnología hipercapitalista inherentemente de derecha construida principalmente para amplificar la riqueza de sus defensores a través de una combinación de evasión fiscal, supervisión regulatoria disminuida y escasez impuesta artificialmente”, lanzó Palmer.

Jackson Palmer, creador del DogeCoin, en una conferencia en San Francisco. Foto The Verge

Siguió: “A pesar de las afirmaciones de ‘descentralización’, la industria de las criptomonedas está controlada por un poderoso cartel de figuras adineradas que, con el tiempo, han evolucionado para incorporar muchas de las mismas instituciones vinculadas al sistema financiero centralizado existente que supuestamente se propusieron reemplazar.

Según Palmer, además, el uso extendido de esta tecnología se nutre, en parte, de la ilegalidad, al aprovechar “una red de conexiones comerciales turbias, personas influyentes compradas y medios de pago por juego para perpetuar un embudo de culto de ‘hacerse rico rápidamente’ diseñado para extraer dinero nuevo de los ingenuos y desesperados financieramente”.

Explotación financiera, más desigualdad

Dogecoin, la moneda "meme". Foto Bloomberg

Dogecoin, la moneda “meme”. Foto Bloomberg

Las criptomonedas basan su circulación en la propia comunidad. Sucede que se crean de manera digital y no dependen de terceros para ser creadas o intercambiadas: son los usuarios los que inscriben las transacciones en el blockchain, que es un registro público, accesible, muy difícil de crackear.

El problema para Palmer es cómo terminó migrando el propósito de las criptomonedas. “La criptomoneda es como tomar las peores partes del sistema capitalista actual (por ejemplo, corrupción, fraude, desigualdad) y usar software para limitar técnicamente el uso de intervenciones (por ejemplo, auditorías, regulación, impuestos) que sirven como protecciones o redes de seguridad para la persona promedio”, explicó.

Y en este momento enumeró una serie de problemas conocidos con las cripto, como ser la inmensa cantidad de divisas que han quedado bloqueadas porque sus usuarios no se acuerdan las contraseñas o, una vez que mueren, con ellos se va la posibilidad de recuperar esa riqueza.

“¿Perdiste la contraseña de tu cuenta de ahorros? Tu culpa. ¿Ser víctima de una estafa? Tu culpa. ¿Multimillonarios manipulando los mercados? Son genios. Este es el tipo de criptomoneda capitalista peligrosa ‘gratis para todos’ que desafortunadamente fue diseñada para facilitar desde sus inicios”, criticó.

“En estos días, incluso la crítica más modesta de la criptomoneda provocará difamaciones de las poderosas figuras que controlan la industria y la ira de los inversores minoristas a quienes les han vendido la falsa promesa de que algún día serán un compañero multimillonario”, siguió Palmer.

Dogecoin: cómo nació la moneda meme

La criptomoneda hoy vale 0.19 centavos de dólar. Foto Reuters

La criptomoneda hoy vale 0.19 centavos de dólar. Foto Reuters

La criptomoneda Dogecoin fue creada por el programador e ingeniero de IBM Billy Markus con una idea que fue clara desde un principio: hacer una criptomoneda “chiste”.

Esto tiene sus raíces en una criptodivisa ya existente llamada «Bells», basada en el juego Animal Crossing de Nintendo. La idea era expandir la base de usuarios para superar a la del bitcoin.

Ahí es donde entra Jackson Palmer, amigo de Markus, quien trabajaba en Adobe Systems en Sydney, Australia, y que desarrolló la idea del Dogecoin.

Doge es un meme de un perro muy conocido en internet.

Tras hacer una cuenta de Twitter y tener muchas menciones, Palmer registró el dominio dogecoin.com y junto con Markus lanzaron la “criptomoneda meme”.

El crecimiento fue particularmente llamativo para tratarse de “una broma”: a fines de diciembre de 2013, a menos de dos semanas desde el lanzamiento de la moneda, el 6% de la cantidad total de 100 millones de DOGE ya habían sido minados. El 19 de diciembre, el valor del Dogecoin había subido más de un 300%, pasando de 0.00026 a 0.00099 dólares​ en un momento en que Bitcoin y otras muchas criptodivisas estaban tambaleándose por la decisión de China de prohibir a sus bancos realizar operaciones yuanes chinos con Bitcoin.

Quizás su momento de gloria fue durante este año, cuando Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX y segunda persona más rica del mundo, la impulsó al aceptarla como medio de pago para su compañía de automóviles eléctricos, aunque después se arrepintió por el consumo energético que demandan las criptomonedas.

Elon Musk apoya las criptomonedas de manera, pero tambien las critica. Foto Bloomberg

Elon Musk apoya las criptomonedas de manera, pero tambien las critica. Foto Bloomberg

“Simplemente ya no salgo de mi camino para participar en debates públicos sobre las criptomonedas. No se alinea con mi política o mi sistema de creencias, y no tengo la energía para tratar de discutir eso con aquellos que no están dispuestos a entablar una conversación sólida”, dice, hoy, en 2021, uno de sus cocreadores.

“Aplaudo a quienes tienen la energía para seguir haciendo las preguntas difíciles y aplicando la lente del escepticismo riguroso al que toda tecnología debería estar sujeta. Las nuevas tecnologías pueden hacer del mundo un lugar mejor, pero no cuando están desvinculadas de sus consecuencias políticas o sociales inherentes”, cerró.

Una crítica que, sumada a la polémica por la cantidad de energía mayormente no renovable que consume, empieza a hacer ruido en el ambiente cripto.

El hilo completo de Palmer

A continuación, el hilo de Palmer traducido al español:

El hilo completo de Palmer. Foto Twitter

El hilo completo de Palmer. Foto Twitter

El hilo completo de Palmer. Foto Twitter

El hilo completo de Palmer. Foto Twitter

SL





Fuente